El misterio del pueblo con más coches eléctricos de España: "Es un paraíso fiscal"
  1. Motor
UN PROBLEMA PARA LOS AYUNTAMIENTOS

El misterio del pueblo con más coches eléctricos de España: "Es un paraíso fiscal"

Patones es el municipio con más coches eléctricos por habitante de España. Pero los más de 3.000 vehículos que tiene registrados de este tipo no se ven por ninguna de sus calles

placeholder Foto: Patones.
Patones.

—Hija, ¿sabes de alguien que tenga un coche eléctrico en el pueblo?

¿Un coche eléctrico en Patones? Como mucho, el vecino de Torremocha de Jarama que viene todas las semanas a comprar carne.

En la Carnicería Ruiz, en Patones de Abajo, la familia que regenta el negocio tuerce el gesto cuando se les pregunta si conocen a algún cliente que tenga un vehículo eléctrico. La pregunta es extraña: ¿cómo iba alguien de los 523 habitantes a tener uno si ni siquiera hay un punto de recarga en el pueblo?

Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), Patones es el municipio con más coches eléctricos sobre el total de los turismos censados de España: el 17% de los vehículos registrados tiene distintivo cero (eléctricos o híbridos con autonomía eléctrica). La diferencia con otros lugares del país es abismal. En Madrid, por ejemplo, el número de vehículos no contaminantes no llega al 0,7% del total del parque y la media nacional apenas alcanza el 0,4%. Pero los vecinos de Patones no se lo terminan de creer.

“Llevo más de 20 años viviendo y trabajando aquí y te puedo asegurar que ningún vecino tiene un coche eléctrico”, coincide el camarero de El Chiscón, un restaurante en Patones de Arriba que, pese a su atracción turística, está vacío por la lluvia de este martes. Tras una breve charla intrascendente sobre el mal tiempo en pleno verano, el hombre desvía la conversación y desvela la respuesta al misterio: “Ahora que lo dices... A lo mejor es porque Patones siempre ha sido famoso por registrar más coches de los que hay”.

La falsa meca de la movilidad sostenible

En este municipio, que incluye tanto el pueblo de Arriba como el de Abajo, hay hasta 35 veces más coches que personas, un total de 18.500. Patones, situado a 50 minutos del centro de Madrid, lleva años siendo uno de los ‘paraísos fiscales’ que acogen a las empresas de ‘renting’ o de ‘leasing’ para que censen sus vehículos y se ahorren los impuestos que pagarían en las principales ciudades de España.

Pero ahora, con el progresivo auge de los coches eléctricos, este turístico destino se ha convertido en la falsa meca de la movilidad sostenible. Porque de los 3.040 coches eléctricos registrados en Patones, no hay ninguno en las calles de Patones.

Foto: En el primer semestre, las ventas de vehículos eléctricos puros supusieron el 1,96%.

“Las grandes flotas y las empresas de ‘renting’ de coches matriculan sus vehículos porque el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM) es mucho más barato que en Madrid o en Barcelona”, explica Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA). A través de una serie de bonificaciones, algunos ayuntamientos compiten a la baja por atraer a las empresas de coches, que tan solo tienen que tener un domicilio social en el municipio. “Les abren un despacho y ya está”, detalla Arnaldo, quien recalca que Patones es un "paraíso fiscal" para los coches.

“Les abren un despacho y ya está, lo convierten muy rápido en un paraíso fiscal sin hacer nada”

Cada año, AEA realiza un informe señalando los distintos ‘paraísos fiscales’ y las importantes diferencias entre ayuntamientos con este impuesto, también conocido como ‘numerito’, que en algunos casos superan el 300% entre un municipio y otro. Por delante de Patones, los municipios con más coches por habitante son Rozas de Puerto Real (Madrid), Colmenar del Arroyo (Madrid), La Serratella (Castellón) y Rajadell (Barcelona). En el primero, según los datos facilitados por la DGT para junio de este año, habría un total de 51.067 turismos censados para una población de 555 habitantes: 92 coches por vecino.

Además, la tasa de vehículos sin emisiones en casi todas estas localidades está muy por encima de la media nacional. Si excluimos estos casos extremos, y entre los municipios de al menos 1.000 habitantes, el municipio valenciano de Almussafes es quien cuenta con los coches más ‘limpios’ de España: un 6,2% de su flota son eléctricos.

Entre lugares con más población, por encima de los 10.000 habitantes, la mayor parte de los municipios con mayor proporción de vehículos cero pertenece al área metropolitana de Madrid de rentas altas. Torrelodones, Las Rozas, Pozuelo de Alarcón, Majadahonda y Paracuellos del Jarama, todas ellas con algo más de un 1% de vehículos de este tipo. El 'ranking' entre los municipios grandes lo lidera Martorell, en Barcelona, que cuenta con un 4% de coches sin emisiones.

Paraísos fiscales de coches

El fenómeno de los paraísos fiscales explotó cuando se eliminó la designación provincial en la matrícula en 2002. Antes de eso, muchas compañías de alquiler de coches matriculaban sus vehículos cerca de la zona donde operaban. “Había rechazo a usar coches de alquiler de otro lado”, enfatiza Arnaldo. “Cuando se elimina, las empresas se aprovechan del anonimato y se mueven a los pueblos que ofrecen las tarifas más bajas porque se dan cuenta de que pueden ahorrar mucho dinero”.

Teniendo en cuenta el total de vehículos censados y su población, en Patones hay cerca de 18.500 coches pertenecientes a personas jurídicas. Solo en 2019, se matricularon 13.295 turismos a nombre de empresas, y otros 8.906 en 2021, según los datos de AEA. Esta organización recopila además las tarifas anuales a pagar por el IVTM.

Foto: Las Rozas de Puerto Real.

Un vehículo de entre 12 y 15,99 caballos fiscales, por ejemplo, paga 129 euros en Madrid, frente a los 17,99 de Patones o los 7,99 en Castielfabib. Si todos los coches de las empresas que engordan el parque de vehículos de estos paraísos fiscales del motor tuvieran esta categoría intermedia de caballos fiscales, Patones se embolsaría algo más de 300.000 euros cada año solo con los vehículos de las empresas. Y si todos ellos estuvieran censados en Madrid y no existiera esta argucia fiscal, el ayuntamiento de la capital ganaría unos 2,3 millones de euros.

“Para un pueblo como el nuestro, cualquier pequeña inyección como esta puede ser vital”, destaca Óscar Sanz García, alcalde de Patones, a El Confidencial. El regidor, que ocupa sus funciones en su tiempo libre, asegura que las empresas de vehículos que se registran sí cuentan con una oficina en Patones, aunque como en tantos otros pequeños municipios apenas se anuncian por las críticas recibidas. Como mucho, de vez en cuando se acerca algún empleado a recoger la correspondencia.

"Para un pueblo como el nuestro, cualquier pequeña inyección como esta puede ser vital"

“El turismo no nos beneficia mucho en términos de recaudación municipal”, afirma el alcalde, quien recuerda que sus principales vías de ingresos vienen por el IBI por el embalse del Atazar y el IVTM. El presupuesto del municipio ronda los 2,4 millones de euros y, según cálculos de este periódico, ingresa alrededor de un 10% por el impuesto del 'numerito', algo que le ha permitido, entre otras cosas, tener las cuentas del consistorio saneadas.

Óscar García se defiende e insiste en que, sobre todo, tener el balance en verde ha sido gracias a la gestión del equipo de gobierno. “Ninguno de nosotros vivimos de la política y todos nos propusimos no gastarnos más de lo que entraba. Con esa filosofía, llevamos ya seis años. Si nos quitan el IVTM, pues tendremos que adaptarnos”.

Mario Arnaldo: "Muchos ayuntamientos están viviendo de este impuesto, en muchos pueblos se pagan las fiestas o el polideportivo"

Mario Arnaldo, sin embargo, es más crítico con este y otros pueblos. “Muchos ayuntamientos están viviendo de este impuesto, en muchos pueblos se pagan las fiestas o el polideportivo”, afirma, recordando el caso del municipio catalán de Aguilar de Segarra donde financiaron la piscina con este dinero. “Los alcaldes o concejales se están convirtiendo en verdaderos comerciales a la caza del contribuyente”. “Las grandes ciudades no hacen lo mismo, porque ellas ya tienen a muchos particulares que pagan el impuesto en la ciudad, por lo que si compitieran a la baja, perderían mucha recaudación”, insiste Arnaldo.

¿El fin del chollo?

Aun así, algunas ciudades están intentando presionar para conseguir una armonización del IVTM a través de la eliminación del margen legal para las bonificaciones. Un escenario que, para pueblos como Patones, sería una pésima noticia.

Hace unos meses, Barcelona, Madrid y Valencia se aliaron para pedir el fin de estos paraísos fiscales en España acusándolos de fraude. Las tres ciudades más pobladas de España se unieron dentro de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para terminar con una práctica que les deja sin recaudar millones de euros cada año, tal y como informó 'El Mundo'. Ellos quieren que tanto las diputaciones como los ayuntamientos puedan investigar si estas sedes son fantasma o no, al considerar que están llevando a cabo "prácticas fraudulentas e ilegales".

Luis del Amo: "Habría que cambiar la Ley de Haciendas Locales para acabar con esta competencia fiscal a la baja"

Algunos, como Luis del Amo, secretario técnico del Registro de Economistas de Asesores Fiscales (REAF), se muestran escépticos ante un cambio de tal calado. “Habría que cambiar la Ley de Haciendas Locales para acabar con esta competencia fiscal a la baja, pero como ocurre con toda la financiación autonómica, no es nada fácil de renovar, porque hay muchos intereses contrapuestos”, subraya. Otros, como el propio alcalde de Patones, reconocen que no les extrañaría que, tarde o temprano, acabe ocurriendo.

“Las grandes ciudades llevan tiempo queriendo cargarse este sistema de impuestos”, explica este alcalde, resignado. “Si algún día lo consiguen, no habrá donde rascar, porque estamos ante la historia de siempre del pez grande que se come al pequeño”.

Coche eléctrico Coches Paraísos fiscales
El redactor recomienda