Así ha superado Europa a China en ventas de coches eléctricos... y así perderá el trono
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
giro que puede revertirse pronto

Así ha superado Europa a China en ventas de coches eléctricos... y así perderá el trono

Las ayudas y los nuevos modelos han ayudado a impulsar la demanda del consumidor, pero China es ejemplo de que dicho impulso puede ser efímero

placeholder Foto: EC.
EC.

Europa está comprando coches eléctricos a un ritmo récord y ha superado a China como el mayor mercado de vehículos eléctricos (EV, por sus siglas en inglés) del mundo, ya que los consumidores están alentados por las ayudas del Gobierno y por decenas de nuevos modelos eléctricos e híbridos. Un 43% de las ventas de nuevos coches eléctricos que se efectuaron en el mundo se hizo en Europa, mientras China y EEUU perdían cuota de mercado.

Pero el repunte de Europa depende en gran medida de los incentivos gubernamentales ofrecidos durante la pandemia, y los analistas advierten de que el ímpetu podría revertirse cuando se retire dicho apoyo. La mayoría de subvenciones de vehículos eléctricos tienen un alcance limitado y vencerán a finales de año. “El mercado es extremadamente sensible a las ofertas gubernamentales y empresariales”, declara Arndt Ellinghorst, analista automovilístico en Bernstein Research.

“Una vez desaparezcan las ayudas, las ventas de EV caerán de un 30% a un 40% durante al menos uno o dos trimestres”. Sin las subvenciones, los vehículos eléctricos siguen siendo bastante más caros que los coches equivalentes con motor de combustión. Eso no cambiará seguramente hasta finales de esta década, según los analistas, a medida que el precio de las baterías disminuya gracias a nuevas tecnologías, una mayor escala y más competencia.

placeholder Coche eléctrico recargándose. (Reuters)
Coche eléctrico recargándose. (Reuters)

El enfoque de Europa empezó con más palos que zanahorias. En concreto, la Unión Europea ha endurecido constantemente los límites de emisiones, impulsando a la industria a desplegar más coches eléctricos o híbridos, o enfrentarse a multas considerables.

Cuando golpeó la pandemia, los gobiernos, que querían amortiguar el impacto económico, empezaron a destinar ayuda a industrias en primera línea en la batalla contra el cambio climático. Una gran parte de esta ayuda fue a parar a incentivos para que los consumidores comprasen EV, lo que provocó un aumento de la demanda. El movimiento cambió la percepción entre los líderes de la industria de que no había mercado que justificara las grandes inversiones necesarias para construir coches eléctricos. “Tenemos un incentivo para construir estos coches… Ayuda a volver al EV más atractivo para el consumidor”, dice Hakan Samuelsson, director ejecutivo de Volvo, fabricante de coches sueco que pertenece al Grupo Geely, con sede en Zhejiang. “Pero a largo plazo estos incentivos y exenciones tributarias no son sostenibles”.

Los fabricantes de automóviles empezaron a lanzar nuevos modelos en serio el año pasado. Volkswagen, el mayor fabricante de Europa, presentó sus modelos ID.3 e ID.4. Los fabricantes de coches prémium como BMW, Mercedes y Audi lanzaron vehículos eléctricos de alta gama. Este año, se espera que Mercedes lance el EQS, que será el sucesor eléctrico y en gran medida automatizado de su emblemático Clase S.

Foto: EC

El año pasado, se lanzaron cerca de 65 nuevos modelos de EV en Europa —el doble que en China—, y está programado que otros 99 salgan al mercado este año. Eso contrasta con los 15 lanzamientos en Norteamérica el año pasado y los 64 programados para este año. Los fabricantes dicen que los incentivos y la explosión en el número de nuevos modelos disponibles aparecieron en el momento adecuado, estimulando tanto la oferta como la demanda. “Tienes que ofrecer el producto correcto… Eso es lo que vimos el año pasado en Europa”, declara Britta Seeger, miembro del consejo de Daimler y encargada de las ventas globales. “La oferta es mejor, y las subvenciones están fomentando las ventas”.

La disponibilidad de vehículos eléctricos bajo marcas conocidas también está impulsando las ventas. Hallgeir Langeland, ecologista noruego de 65 años y expolítico, lleva 25 años sin tener coche propio, pero cuando Ford lanzó una versión totalmente eléctrica de su Mustang el año pasado, no se lo pensó dos veces. “Tenía que tenerlo”, dice, recordando el Mustang que condujo en su juventud. Ahora espera ansiosamente a que llegue en marzo. “Es rojo cereza”. La compra fue más fácil gracias a subvenciones que han convertido Noruega en el mayor mercado de EV per cápita del mundo, inspirando un anuncio irónico de General Motors en la Super Bowl protagonizado por Will Ferrel, quien llamaba a los consumidores estadounidenses a comprar coches eléctricos y aplastar a Noruega.

Christian Burg, que dirige una empresa de construcción de casas eficientes energéticamente en Alemania, llevaba años conduciendo un todoterreno BMX X3 de diésel. Cuando el Gobierno aumentó las ayudas para coches eléctricos el verano pasado, solicitó un subsidio para la pequeña empresa y se cambió al iX3, la nueva versión híbrida enchufable del coche. “Recibimos 3.750 euros en incentivos en efectivo”, afirma.

Las ventas de coches eléctricos enchufables en Europa crecieron un 137% el año pasado, hasta 1,4 millones de unidades, superando a China

Las ventas de coches eléctricos enchufables en Europa crecieron un 137% el año pasado, hasta 1,4 millones de coches, superando a China, que registró un aumento del 12%, hasta 1,3 millones, y a EEUU, donde las ventas aumentaron un 4%, hasta 328.000 vehículos, según ev-volumes.com, grupo analista. La situación del mercado europeo recuerda a la trayectoria del vehículo eléctrico de China hace años. Determinado a dejar atrás los mercados occidentales, Pekín proporcionó grandes subvenciones para compras y solicitó a los fabricantes que asegurasen que un cierto porcentaje de los coches nuevos producidos era eléctrico.

El esfuerzo ayudó a generar cientos de ‘startups’ y disparó la cuota de coches eléctricos a más del 8% de las ventas de coches nuevos para mediados de 2019. Después, Pekín recortó las ayudas en junio de 2019 y las ventas se desplomaron. El porcentaje de ventas de EV cayó por debajo del 5% a finales de año. Cuando golpeó la pandemia, las ventas de coches eléctricos en China cayeron todavía más, generando dudas sobre la capacidad de Pekín para conseguir su objetivo de que representaran el 20% de las ventas de coches nuevos en 2025. Pekín restableció las subvenciones para vehículos eléctricos a principios del año pasado, pero las volvió a reducir en enero en un nuevo esfuerzo para que los consumidores se desacostumbrasen a ellas.

Foto: .

En Europa, los gobiernos nacionales están reconsiderando planes para eliminar gradualmente el actual régimen de subvenciones a los EV hasta finales de año. Los analistas sugieren que los gobiernos de países con una mayor producción de vehículos, como Alemania y Francia, podrían extender las ayudas más allá de este año.

Mientras la mayoría de los líderes del sector aplauden los esfuerzos gubernamentales por arrancar los mercados de nuevas tecnologías como los coches eléctricos, a los fabricantes les preocupa que las subvenciones tengan solamente un impacto cortoplacista y que no creen un mercado autosuficiente si no hay cambios estructurales más amplios. En cambio, instan a los gobiernos a centrarse más en desarrollar infraestructuras como estaciones de carga, en proporcionar apoyo a las plantas de construcción de baterías y establecer impuestos para las emisiones de CO₂.

Europa está comprando coches eléctricos a un ritmo récord y ha superado a China como el mayor mercado de vehículos eléctricos (EV, por sus siglas en inglés) del mundo, ya que los consumidores están alentados por las ayudas del Gobierno y por decenas de nuevos modelos eléctricos e híbridos. Un 43% de las ventas de nuevos coches eléctricos que se efectuaron en el mundo se hizo en Europa, mientras China y EEUU perdían cuota de mercado.

Coche eléctrico Venta de coches Unión Europea Coches Pandemia
El redactor recomienda