Necesita que haya Gobierno y Presupuestos

Ribera plantea un fuerte aumento de las ayudas al vehículo eléctrico y quitar barreras

El IDAE ya tiene listas las líneas maestras del Plan Moves para 2020. Pretende aumentar la cuantía total desde 45 millones hasta 200 millones e incentivar el achatarramiento sin exigirlo, como ahora

Foto: La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)
La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)
Adelantado en

El Ministerio para la Transición Ecológica pisa el acelerador en su apuesta por la descarbonización del transporte. El Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) ya tiene listo el programa de ayudas al vehículo alternativo (MOVES) del año que viene.

Según plantean varias fuentes al tanto de los planes del departamento que dirige Teresa Ribera, la propuesta plantea elevar de forma decidida el montante final de las ayudas desde los actuales 45 millones de euros del plan 2019 hasta los 200 millones de euros del programa del año que viene.

La cifra que maneja la institución dirigida por Joan Groizard parte del análisis del PNIEC, que prevé ayudas por 1.000 millones de euros hasta 2025, fecha en la que se estima que se alcanzará la paridad de precios entre los vehículos eléctricos y los actuales modelos de combustión.

De esta manera, se incentiva la movilidad más sostenible hasta que no sea necesario la inclusión de subvenciones porque el precio no será un argumento a la hora de decidirse por un modelo de automóvil.

Foto de archivo de vehículos eléctricos cargándose. (EFE)
Foto de archivo de vehículos eléctricos cargándose. (EFE)

Aunque la propuesta está ya lista para poder aplicarse, la medida necesita que se desbloquee la situación política para que eche a andar. El plan solo podrá salir adelante si se conforma un Gobierno que sea capaz de articular unos nuevos Presupuestos Generales del Estado que permitan elevar el montante de las ayudas.

Si no es así, se prorrogarán los actuales con lo que de nuevo se dispondrá de un plan de 45 millones de euros, algo que diferentes fuentes del sector creen que es insuficiente para que se afiance la industria del automóvil eléctrico, que necesita más demanda.

Sobre todo a partir de 2020, cuando entra en vigor la normativa europea CAFE (Corporate Average Fuel Emissions) que obligará a todas las marcar a bajar sus emisiones globales hasta los 95 gr de CO2 por coche vendido. De superarse, se plantean elevadísimas multas, lo que invita a pensar que se incentiven mucho las ofertas de coches eléctricos que baja con fuerza esa media.

El plan además trata de subsanar algunas cuestiones que contiene el actual Moves 2019 y que han lastrado su ejecución. Uno de las reformas que sopesa el IDAE es la de eliminar la obligación de achatarramiento del vehículo antiguo para poder acceder a la subvención del nuevo automóvil eléctrico.

El plan actual apenas ha consumido la mitad de lo presupuestado. Esto, según apuntan las comunidades autónomas que gestionan los fondos, se debe en muchos casos a que no se quiere entregar el coche de combustión.

Tal y como explican, los nuevos coches eléctricos aún no tienen la autonomía suficiente ni existe una red de recarga capaz que permita sustituir los vehículos de combustión por los cero emisiones para largos trayectos. De esta manera creen que si se elimina esta exigencia habrá más usuarios dispuestos a tomar las subvenciones que da el ministerio.

No obstante, el área de diversificación y ahorro energético es consciente de que España tiene un parque de automóviles con una elevada antigüedad, lo que supone un gran problema en cuanto a emisiones de CO2 y partículas (los coches con más años son los más contaminantes).

Por ello, una idea que plantean es eliminar la exigencia de achatarrar el coche antiguo pero incentivar y dar una ayudas más cuantiosas a aquellos que además entreguen su coche viejo al acceder a la subvención del nuevo.

La idea, apuntan las fuentes consultadas, es mantener las cuantías de ayuda por vehículo igual que en el plan de 2019 y mantener las subvenciones sólo para eléctricos y gas cuando no haya alternativas (vehículos pesados, cuya versión eléctrica es inviable a día de hoy).

Las nuevas soluciones se plantean desde concesionarios de distintas comunidades autónomas donde las ayudas no se han consumido y el plan no acaba de funcionar. A cierre de octubre, solo las islas (Baleares y Canarias) y Navarra ya habían gastado el 100% de las subvenciones para coche eléctrico.

Sin embargo, otras como Madrid solo habían gastado un 26% de las mismas. En Andalucía solo se han consumido un 19% del Moves 2019 mientras que en Castilla-La Mancha están en el 25%. Castilla y León, por su parte, ya ha gastado el 91% del plan. En el conjunto de España, el plan ha consumido menos del 50%, alrededor del 47%. En el sector creen que es una cifra muy baja dado que los antiguos planes PIVE se consumían en pocas horas.

No obstante, el cambio de tecnología aún es un reto. La descarbonización del transporte no puede solo depender de Transición Ecológica y las fuentes consultadas aseguran que Hacienda está trabajando también para modificar la fiscalidad de los automóviles para lograr que esta sea más verde.

Eso significaría penalizar a aquellos coches que contaminen más e incentivar los cero emisiones, como ya se está haciendo también desde algunas administraciones locales. De nuevo, el bloqueo político supone un freno a cualquier reforma.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios