Es noticia
Menú
La bolsa está en racha: varias razones para no fiarse y vender ahora que puede
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Volatilidad a la vista

La bolsa está en racha: varias razones para no fiarse y vender ahora que puede

El mercado de valores ha experimentado un importante repunte recientemente. Ahora, parece probable que vuelva a moverse a la baja

Foto: Foto: EC Diseño.
Foto: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El S&P 500 cerró el martes alrededor de un 12% por encima de su cierre más bajo del año, de 3.577, alcanzado a principios de octubre. El principal motivo es que la tasa de inflación está disminuyendo, tendencia que se ha dejado sentir en múltiples datos económicos. Esto significa que la Reserva Federal podrá ralentizar pronto el ritmo de las subidas de los tipos de interés, que pretenden enfriar la inflación, reduciendo la demanda de bienes y servicios. El aumento de los tipos de interés es un problema para las acciones, ya que un crecimiento más lento de la economía puede afectar a los beneficios de las empresas.

Aunque el mercado tiende a permanecer un tiempo sin crecer cuando algunas subidas llegan a su fin, el caso actual podría terminar abruptamente con un descenso.

Para empezar, el S&P 500 se está acercando a lo que se conoce como niveles de resistencia. A poco menos de 4.000, el índice no está muy lejos de la zona de 4.200 a 4.300, al que acababa de llegar a principios de año, cuando entraron los vendedores, haciendo caer el índice. El mercado podría subir fácilmente hasta ese nivel, pero si lo hace, es probable que los vendedores sigan interviniendo agresivamente.

Una subida hacia los 4.200 o 4.300 probablemente haría que el mercado fuera insosteniblemente caro. A los 4.300, por ejemplo, el S&P 500 se vendería a unas 18,5 veces los beneficios agregados por acción que se espera que obtengan las empresas que lo componen durante el próximo año. El mínimo de este año fue de unas 15 veces.

Foto: EC.

Con el S&P 500 a 18,5 veces los beneficios futuros, los beneficios anuales de las empresas del índice equivaldrían a un 5,4% de su precio total. Esto es solo 1,6 puntos porcentuales más que el rendimiento de la deuda del Tesoro a 10 años. Esa rentabilidad adicional —la llamada prima de riesgo de la renta variable— lleva cerca del 4%, de media, desde el final de la crisis financiera de 2008-2009, según Morgan Stanley.

La valoración del índice, o el múltiplo, no suele ser un factor desencadenante de las caídas, pero cuanto más sube, más vulnerable es el mercado a una caída.

Esta vez, el desvanecimiento del optimismo sobre los beneficios empresariales podría contribuir a desencadenar un descenso. Según FactSet, las estimaciones de los analistas sobre los beneficios agregados por acción en 2023 de las empresas del S&P 500 han disminuido un poco en los últimos meses. Pero, como el aumento de los tipos de interés suele dañar la demanda económica después de un tiempo —la Fed no comenzó su última serie de subidas hasta marzo—, los analistas podrían tener que rebajar aún más sus previsiones de beneficios.

Esto es especialmente cierto porque las previsiones de BPA para el próximo año no han caído tanto como lo hacen históricamente en los últimos meses del año. Y si las previsiones de BPA caen y los precios de las acciones no, los múltiplos suben, haciendo que las acciones sean aún más caras. Eso haría que las acciones fueran demasiado caras para cualquiera, excepto para los compradores que planean mantener las acciones durante años, si no décadas.

Foto: Foto: EC Diseño.

"Para mantener una ganancia por encima de [4200], hay que esperar que las valoraciones se amplíen hasta niveles muy superiores a los normales o que los beneficios sorprendan al alza", escribió Keith Lerner, codirector de inversiones de Truist. "Aunque es plausible, no vemos esto como una propuesta de riesgo/recompensa favorable".

Los funcionarios de la Fed han indicado que, si bien se está acercando el momento en que puedan reducir el ritmo de la subida de los tipos de interés, pasará un tiempo antes de que dejen de elevar los costes de los préstamos, lo que también podrían desconcertar al mercado. Dado que la tasa de inflación sigue estando muy por encima del objetivo del 2% de la Reserva Federal, es probable que los portavoces de la Reserva Federal hagan comentarios que sugieran que no se va a producir una pausa en el endurecimiento de los tipos de interés.

"Los inversores deberían tener cuidado", advierte Lauren Goodwin, economista y estratega de carteras de New York Life Investments. "El informe sobre la inflación de octubre no indica un cambio de estrategia para la Fed; solo es un primer paso esperanzador en esa dirección".

Todo esto no significa que el mercado vaya a alcanzar necesariamente un nuevo mínimo. Solo significa que podría tener que pasar por otra liquidación antes de reanudar su ascenso.

*Contenido con licencia de Barron’s.

El S&P 500 cerró el martes alrededor de un 12% por encima de su cierre más bajo del año, de 3.577, alcanzado a principios de octubre. El principal motivo es que la tasa de inflación está disminuyendo, tendencia que se ha dejado sentir en múltiples datos económicos. Esto significa que la Reserva Federal podrá ralentizar pronto el ritmo de las subidas de los tipos de interés, que pretenden enfriar la inflación, reduciendo la demanda de bienes y servicios. El aumento de los tipos de interés es un problema para las acciones, ya que un crecimiento más lento de la economía puede afectar a los beneficios de las empresas.

Reserva Federal Tipos de interés Acciones Inflación Rentabilidad Prima de riesgo Renta variable
El redactor recomienda