Es noticia
Menú
La información privilegiada no es lo que era: otra prueba de que nadie sabe qué hará la bolsa
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Los inversores deberían odiar la certeza

La información privilegiada no es lo que era: otra prueba de que nadie sabe qué hará la bolsa

A veces, los inversores creen que saben exactamente lo que está a la vuelta de la esquina. Ese tipo de certeza suele ser peligrosa

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Imagínese que pudiera conocer hoy las noticias de mañana. ¿Le haría eso un mejor inversor? El 13 de octubre, el Departamento de Trabajo de EEUU anunció que el índice de precios al consumo subió un 8,2% en septiembre con respecto al mismo mes del año anterior, desvaneciendo las esperanzas de que la inflación bajara. ¿Y si el 12 de octubre hubiera sabido exactamente lo que iba a aparecer en el informe de inflación de la mañana siguiente? Habría apostado a que las acciones se hundirían, con un mercado inquieto que seguramente entraría en pánico al oír las noticias.

Nunca habría imaginado lo que ocurrió después. Después de caer un 2% en la apertura del mercado esa mañana, las acciones se dieron la vuelta casi instantáneamente, subiendo casi un 3% al cierre, una de las mayores oscilaciones intradía registradas. De hecho, las acciones estadounidenses han subido aproximadamente un 9% desde su mínimo en la mañana del 13 de octubre.

*Si no ves correctamente este formulario, haz clic aquí

Tal vez el público decidió que las malas noticias no eran lo suficientemente malas como para hacer que la Reserva Federal subiera los tipos de interés en su reunión de noviembre más del 0,75 % que ya se considera inevitable. Tal vez pensaron que las malas noticias no eran tan malas como se temían.

¿Quién sabe? Lo que sí podemos saber es que ni siquiera poseer hoy las noticias de mañana le aseguraría poder realizar una operación rentable. Por eso es tan importante atenerse a un plan a largo plazo en lugar de perseguir la ilusión de certeza más reciente.

Uno de los dichos favoritos de Wall Street es que los inversores odian la incertidumbre. Lo que deberían odiar, en cambio, es la certeza. Basta con pensar en todo aquello sobre lo que los mercados han estado seguros últimamente.

Foto: EC Diseño.

A finales de julio, los participantes en el mercado estaban seguros de que la Reserva Federal, tras subir los tipos de interés este año, iba a recortarlos drásticamente en 2023. Ya casi nadie espera que sea así.

El pasado mes de diciembre, el valor de mercado de Tesla Inc. subió casi 200.000 millones de dólares en cuatro días, más que el valor de mercado de Ford Motor Co. y General Motors Co. juntos, todo ello por la creencia de que era imposible que el crecimiento del fabricante de coches eléctricos se detuviera. En lo que va de año, Tesla ha perdido un 36%, lo que supone casi el doble de la subida de finales de año.

En enero, con un consenso amplísimo, los estrategas del mercado preveían que las acciones ganarían entre un 6% y un 11% este año. El S&P 500 ha perdido casi un 20% en lo que va de 2022. No mucho antes, Wall Street había estado promoviendo las llamadas acciones de calidad, con rentabilidad alta y deuda baja, como una especie de seguro contra lo que la economía pudiera deparar. Las acciones de calidad han tenido un rendimiento aproximadamente cuatro puntos porcentuales por debajo del S&P 500 este año.

Foto: EC.

Y piense en la certeza con la que los fanáticos del oro y del bitcoin han estado proclamando durante años que el metal precioso y la moneda digital eran formas perfectas de proteger su poder adquisitivo. En lo que va de 2022, con una inflación galopante, el oro ha bajado un 9% y el bitcoin ha perdido más del 50%.

No son solo los pequeños inversores y los profesionales de las finanzas los que creen que pueden averiguar lo que se avecina. Considere la reciente investigación en varias partes de The Wall Street Journal, 'Capital Assets', en la que se explica el sorprendente grado en que los funcionarios estadounidenses comercian con acciones y otros activos.

Entre los más ávidos de estos comerciantes, el Journal encontró que aproximadamente siete docenas de altos funcionarios federales, su familia o sus asesores financieros hicieron un total de más de 80.000 operaciones desde 2016 hasta 2021. El marido de una funcionaria, por ejemplo, realizó más de 9.500 operaciones en un solo año, 2020, incluyendo acciones, opciones y ventas en corto, o apuestas a que el precio de un activo caerá. Eso supone una media de 38 operaciones cada día de apertura de los mercados.

Foto: EC Diseño.

También es un ejemplo extremo de lo que ocurre cuando se persigue la ilusión de la certeza. Mientras se persigue la siguiente ganancia a corto plazo y la adrenalina recorre el torrente sanguíneo, resulta fácil imaginar que se sabe lo que va a suceder.

Pero los mercados no funcionan así. No permiten que ninguno de nosotros, por muy inteligente o previsor que seamos, sepa exactamente lo que va a ocurrir. El autocontrol es la clave del éxito de las inversiones, pero también lo es evitar el autoengaño.

Creencias que habían llegado a parecer verdades eternas (la inflación está muerta, los tipos de interés seguirán bajos durante más tiempo, no hay alternativa a las acciones, las big tech nunca defraudarán a los inversores, etc.) han ido cayendo una tras otra. Este jueves, Meta Platforms Inc., matriz de Facebook, anunció unos resultados decepcionantes y perdió casi 85.000 millones de dólares de valor de mercado en un solo día.

Foto: El logo de Meta. (Reuters/Arnd Wiegmann)

Es precisamente en momentos como este cuando los inversores deben estar en guardia ante la próxima "certeza". No hay que actuar ante cada pronóstico y, cuanto más segura suene una predicción, más hay que dudar de su validez.

Cualquier día, alguien persuasivo le dirá, con un alto grado de convicción, cuándo tiene que desvanecerse la inflación, cuándo deben bajar los tipos de interés, qué sector de la industria está condenado a fracasar o dominará seguro.

Esa voz de certeza estará respaldada por montones de datos del pasado. Le parecerá tranquilizadora. Le hará sentir que no está solo. Le tentará a seguirla. Y es casi seguro que se equivoca.

*Contenido con licencia de The Wall Street Journal

Imagínese que pudiera conocer hoy las noticias de mañana. ¿Le haría eso un mejor inversor? El 13 de octubre, el Departamento de Trabajo de EEUU anunció que el índice de precios al consumo subió un 8,2% en septiembre con respecto al mismo mes del año anterior, desvaneciendo las esperanzas de que la inflación bajara. ¿Y si el 12 de octubre hubiera sabido exactamente lo que iba a aparecer en el informe de inflación de la mañana siguiente? Habría apostado a que las acciones se hundirían, con un mercado inquieto que seguramente entraría en pánico al oír las noticias.

Inversores Reserva Federal Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda