Es noticia
Menú
La inversión sostenible puede salir más fuerte de la actual ola de escepticismo
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal

La inversión sostenible puede salir más fuerte de la actual ola de escepticismo

Uno de los factores clave que impulsan el replanteamiento de la inversión ESG es su reciente rendimiento, que a su vez ha estado provocando salidas de fondos

Foto: 'Barron's'.
'Barron's'.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Ha sido un año turbulento para la inversión medioambiental, social y de gobernanza o ESG (‘enviromental, social, governance’). El rendimiento ha sido débil y los críticos han cuestionado qué tienen que ver las tres letras con la salvación del planeta.

En julio, BlackRock (BLK), el mayor gestor de activos del mundo y uno de los principales defensores de la inversión ESG, anunció que había apoyado menos propuestas ambientales y sociales de los accionistas durante la temporada de asesoramiento de este año, lo que provocó más especulaciones sobre el futuro del ESG.

En el artículo de la portada de 'Barron’s' del 15 de abril se advertía de que el ESG, también conocido como inversión sostenible, se había topado con un obstáculo. Desde entonces, se ha intensificado la reacción negativa, tanto por parte de los que están dentro como de los que están fuera. La atención, según muchos observadores, podría provocar un cambio positivo.

“El replanteamiento que se está produciendo es casi de definición. ¿Qué entendemos por ESG?”, dice Dave Nadig, futurista financiero de VettaFi. “Creo que es sano que tengamos estas conversaciones. Creo que es saludable desafiar diferentes enfoques y diferentes gestores de activos”.

Foto: EC.

Uno de los factores clave que impulsan el replanteamiento de la inversión ESG es su reciente rendimiento, que a su vez ha estado provocando salidas de fondos ESG.

“Los fondos ESG tienen una mayor ponderación hacia los valores tecnológicos. En lo que va de año, la tecnología no se ha comportado tan bien como los valores energéticos, por lo que el rendimiento no ha sido bueno”, afirma Ken Pucker, profesor de la Fletcher School, de la Universidad de Tufts.

En la primera mitad del año, los fondos sostenibles en EEUU tuvieron un rendimiento inferior al del mercado general de renta variable y al de los fondos tradicionales. Si se compara la rentabilidad media de los fondos sostenibles de la categoría de grandes fondos estadounidenses de Morningstar con la rentabilidad media de todos los fondos de acciones de la misma categoría, los fondos sostenibles perdieron un 21,25%, frente a una pérdida del 19,24% de la categoría más amplia, según Morningstar Direct. El índice S&P 500 terminó los seis primeros meses de 2022 con un descenso del 20,6%.

Foto: EC.

Los flujos de fondos sostenibles también han caído. En el segundo trimestre, los fondos de inversión y los fondos cotizados sostenibles de Estados Unidos sufrieron salidas por primera vez en casi cinco años, desprendiéndose de unos 1.600 millones de dólares, hasta los 296.000 millones de dólares en activos totales a finales de junio, el nivel más bajo desde el primer trimestre de 2021, según un informe de Morningstar.

“No cabe duda de que los flujos inmediatos de algunos productos ESG han dejado de florecer”, afirma Nadig.

Aun así, las perspectivas para los fondos sostenibles “siguen siendo prometedoras”, dice Alyssa Stankiewicz, directora asociada de investigación de sostenibilidad de Morningstar, pero reconoce que las opiniones sobre la inversión ESG se han vuelto “mucho más dispares”. Al mismo tiempo, señala, está observando un creciente escrutinio de los reguladores sobre las estrategias ESG.

Foto: Elon Musk en una fábrica de Tesla. (Reuters/Patrick Pleul)

En mayo, la Comisión del Mercado de Valores presentó propuestas sobre cómo deben comercializarse los fondos ESG y cómo los asesores de inversión deben revelar sus razones para colocar la etiqueta ESG en un fondo.

“La evaluación del sector a la inversión ESG no es una mala noticia”, añade Stankiewicz. “Es un signo de madurez cuando los inversores entienden la terminología lo suficientemente bien como para empezar a oponerse. Hasta cierto punto, creo que el nivel de protesta que hemos visto, en la medida en que aumenta la transparencia de los inversores, es en general una victoria para la inversión sostenible”.

Pucker, de la Fletcher School, que ha escrito extensamente sobre la información ESG y la sostenibilidad y sobre cómo cerrar la brecha entre la retórica y la práctica, espera que la reevaluación de la inversión ESG impulse a los inversores, dice, “que están preocupados tanto por el alfa como por el impacto a hacer preguntas más difíciles [sobre sus inversiones]”.

*Contenido con licencia de 'Barron’s'.

Ha sido un año turbulento para la inversión medioambiental, social y de gobernanza o ESG (‘enviromental, social, governance’). El rendimiento ha sido débil y los críticos han cuestionado qué tienen que ver las tres letras con la salvación del planeta.

Fondos de Inversión Desarrollo sostenible Inversiones
El redactor recomienda