Es noticia
Menú
Petroleras, M&A, ESG... La revuelta de los accionistas coge fuerza en 2022
  1. Mercados
HABRÁ MÁS PRESIÓN A LOS CONSEJOS

Petroleras, M&A, ESG... La revuelta de los accionistas coge fuerza en 2022

Un informe de Barclays predice más presión de los activistas en los consejos de administración, en un ejercicio difícil por el contexto económico

Foto: Exxon fue protagonista de una campaña importante de activistas. (Reuters/Jackson)
Exxon fue protagonista de una campaña importante de activistas. (Reuters/Jackson)

Los consejos de administración se enfrentan a un ejercicio complejo. Lo que debería haber sido el año de la recuperación definitiva tras la pandemia será un periodo marcado por la inflación de costes, la presión a la baja sobre la demanda y, sobre todo, una mayor beligerancia de los activistas.

Así lo manifiesta Barclays, que actúa de asesor de empresas que reciben presión de activistas, en un informe en el que vaticina más conflictos entre los ejecutivos de las compañías y los accionistas que quieren influir en la dirección. O de ‘proxys’ que actúan en su representación.

Foto: Foto: Pixabay. Opinión
ESG en tiempos de guerra
Ignacio de la Torre

De hecho, uno de los síntomas de esta escalada es que el supervisor estadounidense de los mercados, la SEC, requerirá desde el 31 de agosto de 2022 que en las elecciones a juntas directivas impugnadas los accionistas puedan combinar votar a consejeros propuestos por la junta y consejeros contrarios. Hasta ahora, solo podían elegir entre la lista de la junta y una lista disidente.

Esto ayuda a que haya cambios en la dinámica de concursos para las elecciones de los concursos de administración y en la labor de los ‘proxies’, según Barclays. El banco británico proyecta más nominaciones de consejeros a través de concursos de representación en los que participen fondos activistas más pequeños.

Asimismo, espera que haya más candidatos de activistas que se presenten para ser votados en las juntas de accionistas, y que habrá más presión sobre las empresas y los activistas para elevar la cualificación de los consejeros propuestos.

La presión de los activistas venía disminuyendo en los últimos años, pero ya hubo una fuerte actividad en el cuarto trimestre de 2021. En 2021 hubo 271 campañas públicas, menos que las 252 de 2020, pero por debajo de las 276 de 2019 y del pico de 308 en 2018. Barclays pronostica un incremento aún mayor para este ejercicio, especialmente en pequeñas y medianas empresas. Principalmente, esta expectativa se basa en la volatilidad de los rendimientos bursátiles de las empresas y la previsión de más actividad de fusiones y adquisiciones (M&A).

Foto: Foto: EC.

Otra clave será el crecimiento del ESG. Esto es, los criterios ambientales, sociales y de buena gobernanza. “Las campañas de ESG aumentarán en frecuencia a medida que más fondos activistas incluyen métricas de ESG en su análisis objetivo”, asegura Barclays. También aumenta la importancia “entre los accionistas pasivos, en particular, los fondos indexados”, añade.

La inflación energética ha creado incertidumbre en la evolución ESG, tanto para inversores como para empresas y Estados. Hay dinámicas contradictorias. A corto plazo, se intenta reducir la dependencia de Rusia y los costes energéticos, lo que puede derivar en el uso de fuentes contaminantes como el carbón. Pero a medio y largo plazo hay más conciencia por una transición energética que conlleve mayor autonomía en Europa, lo que puede facilitar la inversión en energías limpias.

En cualquier caso, opina Barclays, habrá cada vez más peticiones de información sobre los planes de transición energética de las empresas por parte de los activistas en la disposición de los activos y los activos de diferentes temáticas. Esta será una de las palancas para “desbloquear el valor oculto en los activos”.

Foto: EC.

Uno de los sectores donde se situará el epicentro del activismo es el petrolero, que está en el foco ante el repunte del crudo. En 2021, “las empresas de petróleo y gas se convirtieron en el centro de atención de los activistas a medida que se intensifican las presiones ESG, encabezadas por Engine”, dice Barclays, que cita el ejemplo de Exxon Mobil, donde Engine No. 1 consiguió tres puestos en el consejo con una campaña a partir de una participación del 0,02%, poniendo el foco en la divulgación de la estrategia para reducir la dependencia de los combustibles fósiles. Barclays también señala la campaña lanzada recientemente por Third Point en Shell, que pide que se separen los negocios de energías renovables de la producción y distribución de petróleo y gas.

En el mercado europeo, de Oriente Medio y África (EMEA), Barclays cita que el número de campañas ya volvió a finales del año pasado a los niveles precovid. En 2021 hubo un aumento del 35% del número de campañas activistas, aunque con un capital involucrado un 7% inferior a 2020. El sesgo ESG también es la gran palanca del activismo en esta región.

Por último, Barclays espera mayor activismo en torno a las SPAC, los vehículos que se lanzaron a bolsa en la primera mitad del año y que ahora cotizan “muy por debajo de los máximos de 52 semanas”. Según el análisis de la entidad británica, “se convertirán en objetivos de campaña para los activistas que buscan presionar para que vendan a fondos de ‘private equity”.

Los consejos de administración se enfrentan a un ejercicio complejo. Lo que debería haber sido el año de la recuperación definitiva tras la pandemia será un periodo marcado por la inflación de costes, la presión a la baja sobre la demanda y, sobre todo, una mayor beligerancia de los activistas.

Inflación Accionistas Barclays Fusiones y adquisiciones
El redactor recomienda