Es noticia
Menú
La sostenibilidad energética, una oportunidad para el desarrollo de África
  1. Medioambiente
  2. Energía
transición verde

La sostenibilidad energética, una oportunidad para el desarrollo de África

A pesar de que todo el continente africano solo es responsable del 3% de las emisiones de CO₂ a la atmósfera, es una de las zonas más vulnerables frente al cambio climático. Ahora, las renovables empiezan a abrirse paso

Foto: La energía limpia en África es una prioridad. (iStock)
La energía limpia en África es una prioridad. (iStock)

El mundo está cambiando a un ritmo muy rápido y en un periodo de tiempo extremadamente corto. En el contexto de crisis energética actual, sin visos de mejora a corto plazo, llevar la electricidad renovable a cada rincón del planeta es una tarea titánica. Pero, no imposible. Así lo considera la Agencia Internacional de la Energía (IEA) en su evaluación sobre la transición energética de África, en la que analiza los progresos y las carencias del continente en un escenario para alcanzar la sostenibilidad energética.

Para alcanzar el acceso universal a electricidad barata en 2030 es necesario conectar a la red eléctrica a 90 millones de personas al año

Pese a emitir menos del 3% de las emisiones de CO₂ globales, África ya está sufriendo los brutales efectos del cambio climático a través de graves inundaciones, prolongadas sequías y episodios de hambrunas. Por estas razones, las energías verdes deben suponer una mejora de la economía y de las condiciones de vida y una estabilidad social para la región en esta década.

Acceso universal a energía limpia

La definición de "un lujo" es sociocultural. En África, desafortunadamente, la electricidad lo es. Tanto es así que el 43% de la población, unos 600 millones de personas, no tiene acceso a ella. La mayoría viven en el África subsahariana. Según las predicciones de la IEA, para alcanzar el acceso universal a electricidad barata en 2030 es necesario conectar a la red eléctrica a 90 millones de personas al año, lo que requiere una inversión de 25.000 millones de dólares anuales.

En países como Ghana, Kenia o Ruanda existen numerosos casos de éxito. En las zonas rurales, donde vive más del 80% de las personas sin electricidad, las minirredes y sistemas autónomos aislados, en su mayoría basados en la energía solar fotovoltaica, son las soluciones más viables y factibles.

placeholder Hasta las áreas más rurales tienen la oportunidad de la energía limpia. (iStock)
Hasta las áreas más rurales tienen la oportunidad de la energía limpia. (iStock)

También es casi imposible cocinar sin quemar fuel, gas, madera o excrementos. Hasta 970 millones de personas no tiene acceso a una cocina limpia y sostenible y es el gas natural licuado el más empleado en las ciudades, aunque los desorbitados precios están provocando la vuelta al uso de biomasa. La IEA propone que cada año 130 millones de personas tengan cocinas con tecnologías sostenibles y eléctricas hasta 2030.

Aumento de la demanda y la eficiencia

La eficiencia será la que mantenga la electricidad asequible cuando aumente la demanda energética. Crecerá muy rápido, a causa de una mayor población y de la mejora en el PIB per cápita, pero la crisis energética actual endeudará a muchos países. Egipto, Etiopía y Uganda ya están reduciendo las ayudas a tecnologías limpias y la IEA demanda el apoyo internacional financiero para sostener los precios energéticos actuales.

Moderar el crecimiento de la demanda, reducir la dependencia de los combustibles fósiles y controlar que los precios sean racionales se puede conseguir gracias a la eficiencia energética, ya que puede llegar a reducir la demanda eléctrica en 230 TWh en 2030 (un 30% de la actual). Por otro lado, la mejora de los códigos de construcción y las certificaciones energéticas pueden suponer el 60% del ahorro.

El sol marcará el camino

Como en gran parte del resto de continentes, la energía solar fotovoltaica será la que lidere la transición en África. Gracias al bajísimo coste de generación, permitirá obtener una electricidad barata que favorecerá su desarrollo económico. La paradoja es que África dispone del 60% del mejor recurso solar del mundo y solo tiene el 1% de la capacidad fotovoltaica construida.

placeholder El acceso a recursos minerales puede comprometer los derechos humanos en África. (iStock)
El acceso a recursos minerales puede comprometer los derechos humanos en África. (iStock)

Invertir la situación con celeridad es una de las claves. Según el escenario sostenible de la IEA, si se combina con la eólica, la hidroeléctrica y la geotérmica, podrían alcanzar hasta el 80% de la nueva capacidad de centrales de generación en 2030. Si la inversión actual en nuevas plantas de carbón se destinase a las renovables (tras el anuncio de China de dejar de financiar proyectos fuera de sus fronteras) se podría financiar todo el coste de nueva fotovoltaica previsto para 2025.

La otra clave es la expansión de las redes eléctricas. La ampliación y modernización de la infraestructura eléctrica africana requiere una mejora radical de la salud financiera de los servicios públicos, perjudicados seriamente por las recientes crisis económicas. Así, a través de reformas regulatorias, se podría avanzar con avidez, como ya se está debatiendo en 24 países africanos.

Los minerales críticos, una ventaja

África cuenta con más del 40% de las reservas mundiales de cobalto, manganeso y platino, minerales clave para las baterías y las tecnologías de hidrógeno. Sudáfrica, la República Democrática del Congo y Mozambique tienen una parte importante de la producción mundial actual, pero muchos otros países pueden albergar depósitos aún sin descubrir.

Foto: El acceso al agua potable y de saneamiento en África es causa de migraciones y de violencia. EFE

Se puede obtener un beneficio económico sólido y estable con la mejora de los estudios geológicos, una gobernanza sólida, mejores infraestructuras de transporte y, en especial, una atención constante a la minimización del impacto medioambiental y social de las operaciones mineras para que no socaven múltiples derechos humanos.

"África se ha llevado la peor parte de la economía basada en los combustibles fósiles, recibiendo los menores beneficios y los mayores inconvenientes, como pone de manifiesto la actual crisis energética", afirma Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE. "La nueva economía energética mundial que está surgiendo ofrece un futuro más esperanzador para África, con un enorme potencial para que la energía solar y otras renovables impulsen su desarrollo, así como nuevas oportunidades industriales en minerales críticos e hidrógeno verde", añade.

El mundo está cambiando a un ritmo muy rápido y en un periodo de tiempo extremadamente corto. En el contexto de crisis energética actual, sin visos de mejora a corto plazo, llevar la electricidad renovable a cada rincón del planeta es una tarea titánica. Pero, no imposible. Así lo considera la Agencia Internacional de la Energía (IEA) en su evaluación sobre la transición energética de África, en la que analiza los progresos y las carencias del continente en un escenario para alcanzar la sostenibilidad energética.

Cambio climático
El redactor recomienda