Las lecciones de las presidenciales en EEUU: escenarios para la vida después de Trump
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
en un país polarizado

Las lecciones de las presidenciales en EEUU: escenarios para la vida después de Trump

Ambos partidos se enfrentan a decisiones cruciales sobre cómo cultivar a su variado electorado después de una carrera electoral que ha provocado fuertes divisiones en el país

Foto: Diseño: EC.
Diseño: EC.

* Por el Dr. Mounk

En enero de 2020, cuando se estaban preparando las primarias demócratas, la mayoría de los expertos y consultores políticos pensaba que las bases del partido anhelaban tener un candidato muy progresista. Después de elegir a Hillary Clinton en 2016 porque se suponía que, en teoría, era la opción más segura, los demócratas se hartaron de ser moderados. Buscaron un izquierdista intransigente que se comprometiera a enfrentarse en la pelea con Donald Trump.

Cuando la prensa y los consultores se pronunciaron, los candidatos los escucharon. Incluso los políticos que durante mucho tiempo se consideraron moderados no se atrevieron a ir contra corriente del momento actual. Con pocas excepciones, el vasto campo de contendientes presidenciales apoyó el sistema de salud universal y se comprometió a despenalizar el cruce de la frontera sur por inmigrantes indocumentados.

Solo había una excepción importante a la regla: Joe Biden. La mayoría de los expertos describieron al septuagenario como un anacronismo andante, un político retrógrado y demasiado viejo como para notar hacia dónde sopla el viento. Pero resultó que Biden entendía al electorado demócrata mucho mejor que sus rivales. Su promesa de mejorar la vida de los estadounidenses de clase trabajadora mediante cambios graduales resultó más atractiva, tanto para su partido como para el país, que la charla de Bernie Sanders sobre el socialismo democrático. Y su promesa de restaurar el alma de la nación después de cuatro años de Donald Trump hizo más mella que la determinación de Elizabeth Warren por igualar el espíritu de lucha del presidente.

Foto: El presidente electo, Joe Biden. (Reuters)

Los resultados de las elecciones muestran lo popular que fue el énfasis que hizo Biden en el crecimiento económico inclusivo y la moderación cultural entre los estadounidenses en general. Las contiendas electorales y los referendos también sugieren que el énfasis que hace Biden en las políticas que ayudarán a la clase trabajadora sin torpedear el capitalismo son capaces de ganar el apoyo de la mayoría en el país. Es sorprendente, por ejemplo, que una clara mayoría de los residentes en Florida votara a favor de aumentar gradualmente el salario mínimo estatal a 15 dólares la hora.

Al mismo tiempo, una serie de derrotas notables de los demócratas también muestra los límites de lo que tolerará el electorado. Un ejemplo obvio es el éxito comparativamente menor del partido entre los hispanos. Incluso cuando Florida votó para aumentar el salario mínimo, los inmigrantes de países como Cuba y Venezuela ayudaron a lograr una victoria clave para Trump.

La repugnancia por la etiqueta socialista adoptada por algunos políticos demócratas es especialmente fuerte entre los hispanos que han sufrido bajo los regímenes socialistas. Pero el ala progresista del Partido Demócrata también está cada vez más desconectada de muchos mexicano-americanos en referencia a los problemas sociales. Los condados predominantemente latinos en el suroeste de Texas antes votaban a los demócratas con un amplio margen; este año, Biden apenas consiguió la victoria allí.

Foto: Cientos de seguidores del presidente de EEUU en Miami, Florida. (EFE)

Incluso en algunos de los estados más izquierdistas, el apetito por el progresismo es limitado. En California, la mayoría de las personas con derecho a voto son negros, hispanos o asiático-americanos. El estado no ha elegido a un republicano para un cargo estatal desde Arnold Schwarzenegger, que fue gobernador entre 2003 y 2011. Y, sin embargo, los votantes rechazaron abrumadoramente una iniciativa electoral bien financiada que habría permitido a las universidades públicas y agencias gubernamentales adoptar medidas de acción afirmativa. Es probable que el futuro de una "minoría mayoritaria" en Estados Unidos parezca menos radical de lo que los progresistas desean y los conservadores temen.

Después de ganar una dura lucha por la reelección en un distrito de Virginia que había votado a Trump en 2016, Abigail Spanberger, una demócrata novata, criticó a sus colegas progresistas por su disposición a adoptar lemas ampliamente impopulares como 'Defund the Police' [Desfinanciar a la policía]. "No necesitamos usar las palabras 'socialista' o 'socialismo' nunca más", dijo al grupo demócrata del Congreso en una llamada que se filtró rápidamente a la prensa. De lo contrario, los demócratas serán "destrozados en 2022".

Foto: Una protesta del movimiento 'Black Lives Matter' en Chicago. (EFE)

Muchos demócratas de base están de acuerdo con la representante Spanberger. El número de congresistas demócratas que se autodenominan socialistas o que han apoyado la idea de desfinanciar a la policía es extremadamente pequeño; solo tres demócratas en el Congreso se han unido a los Socialistas Democráticos de América.

Pero es poco probable que se cumpla el deseo de la representante Spanberger, por dos razones entrelazadas. Primero, algunos políticos de distritos profundamente demócratas continuarán demandando políticas que son muy impopulares en gran parte del país. Y, en segundo lugar, algunos de los medios de comunicación más visibles elogiarán y amplificarán las opiniones de esos demócratas, otorgándoles un papel enorme en el debate político del país.

Cuando los demócratas recuperaron la Cámara en 2018, incluyeron a muchos legisladores jóvenes de distritos muy disputados que habían sido elegidos en una plataforma moderada. Sharice Davids, por ejemplo, es una exprofesional de las artes marciales mixtas que ahora representa al tercer distrito del Congreso de Kansas. Lesbiana, nativa americana y muy carismática, la representante Davids debería ser una estrella fugaz en una fiesta que celebre la juventud y la diversidad. Pero nunca recibió mucha atención en los medios nacionales debido a que se postuló en una plataforma moderada, es miembro del grupo de coalición centrista 'New Democrat' y se aseguró su nominación en una dura contienda primaria contra un candidato respaldado por Bernie Sanders.

Foto: La congresista Alexandria Ocasio-Cortez, junto al senador Bernie Sanders, en un acto de campaña en febrero. (Reuters)

En cambio, los miembros del llamado 'Squad', que también entraron en el Congreso en 2018, han sido consagrados como el rostro de los demócratas de la Cámara. Todos ellos tienen tres cosas en común: provienen de distritos de profundo sentimiento demócrata; sus puntos de vista los colocan en el extremo izquierdo del Partido Demócrata e, incluso dentro de sus propios enclaves, obtuvieron menos votos que Joe Biden.

Entonces, ¿por qué Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar y Rashida Tlaib son mucho más famosas que Sharice Davids? En parte se explica porque sus puntos de vista se alinean más estrechamente con los de los editores, productores, presentadores y escritores de opinión en los medios de comunicación de centro-izquierda más influyentes del país. Durante mucho tiempo, el extraño destino del socialismo estadounidense ha sido tener mucha más popularidad entre los graduados de universidades de élite que acaban trabajando para el 'New York Times' o 'MSNBC' que entre las empleadas de hogar, los soldadores o los trabajadores de comida rápida.

El verdadero sitio para eslóganes como 'Defund the Police' no está en los pasillos del Congreso o incluso en la coalición progresista de la Cámara ('House Progressive Caucus'); se encuentra entre algunos de los periodistas más acreditados del país, las fundaciones más influyentes y los donantes más ricos. Esto crea un problema estratégico profundo para los demócratas. Incluso si los moderados del partido recuperan el valor de sus convicciones y evitan la complacencia que deshizo a tantos aspirantes a la presidencia en los últimos dos años, no serán los dueños de su propio mensaje.

Foto: Ayanna Pressley (D-MA), Ilhan Omar (D-MN), Rashida Tlaib (D-MI) and Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY) en una foto de archivo. (Reuters)

El destino de la representante Spanberger y sus colegas de otros distritos determinantes puede depender menos de las opiniones reales de los funcionarios electos que de un cambio más amplio en la atmósfera intelectual. En los últimos cuatro años, el ascenso de Donald Trump ha radicalizado las instituciones políticas del país y a los votantes blancos, urbanos y altamente educados que componen una parte sustancial de la base demócrata. El comportamiento del presidente hizo mucho más fácil aceptar la creencia de que las injusticias estadounidenses eran irredimibles y que un auténtico cambio necesita de una revolución en lugar de una reforma. Una vez que Trump finalmente deje el cargo, esta comprensión pesimista de Estados Unidos puede empezar a parecer menos atractiva.

Pero también puede resultar que sea demasiado tarde para contener las fuerzas de polarización y radicalización. Quizá partes del Partido Demócrata se volverán en contra del presidente moderado que acaban de promocionar. Quizá destacados legisladores continúen predicando consignas como 'Desfinanciar a la policía'. Y tal vez los principales medios de comunicación continuarán elevando voces mucho más radicales que el votante medio estadounidense, o, podríamos decir, el demócrata medio. Eso sería, en el mejor de los casos, una victoria pírrica para la izquierda, ya que el futuro previsible seguramente privaría a los demócratas de las mayorías que necesitan en el Congreso para implementar un cambio real en las políticas.

¿Construir una coalición multirracial?

*Por Reihan Salam

Si algún politólogo loco fabricara en su laboratorio un votante republicano extremadamente complaciente, la persona que resultaría sería un graduado de secundaria blanco, evangélico, de firme clase media, nacido en el país, de cincuenta y tantos años y que vive en el sur rural, probablemente en la misma ciudad en la que creció. Ese votante habría respaldado a Donald Trump, el actual cabecilla de la tribu republicana, y a cualquier otro candidato presidencial republicano, al menos desde Ronald Reagan. Dado que los graduados de secundaria blancos, de mediana edad, evangélicos y nativos no son exactamente un grupo demográfico en crecimiento, se podría concluir que el GOP o Partido Republicano está condenado al estatus de minoría permanente. Pero el partido tiene una buena oportunidad de lograr la mayoría, siempre que su liderazgo pueda dominar el delicado arte de dirigir una coalición multirracial emergente.

Cada vez que la coalición demócrata (o republicana) gana una elección, los políticos republicanos (o demócratas) tienen un incentivo para identificar asuntos divisorios que pueden ayudar a ganarse a algunos de los partidarios menos comprometidos con el vencedor. El intenso atractivo de Barack Obama entre los votantes jóvenes con educación universitaria en diversas ciudades parecía augurar una mayoría demócrata que duraría una generación, pero creó una oportunidad para que Donald Trump cortejara a los votantes mayores sin educación universitaria que vivían en zonas menos diversas, en pequeñas ciudades. Trump aprovechó la oportunidad en 2016, primero corriendo hacia la derecha en cuanto a inmigración para ganar la nominación republicana y luego, en las elecciones generales, rechazando la ortodoxia conservadora sobre el Seguro Social, el 'Medicare', y el libre comercio.

Foto: Barack Obama. (Robinson Family Archives)

Pero la fórmula ganadora de Trump en 2016 tenía una debilidad en sí misma. Aunque la estridente retórica del presidente sobre raza e inmigración emocionó a sus bases, alienó a muchos de los moderados suburbanos que lo apoyaron contra Hillary Clinton, como el menor de dos males, pero que llegaron a verlo como alguien peligrosamente divisivo. Este cambio de actitud ayudó a Joe Biden a triunfar en comunidades ricas y bien educadas en las áreas metropolitanas de Atlanta, Filadelfia y Phoenix.

Así como la campaña de Biden buscó votantes de Trump fáciles de convencer, los futuros aspirantes presidenciales republicanos tendrán que preguntarse, ¿qué votantes de Biden podrían ser receptivos a un discurso republicano correcto en 2024? Harían bien en mirar la "brecha educativa", la división cada vez mayor en las actitudes económicas y culturales entre los votantes que tienen títulos universitarios y los que no tienen.

Según los datos de la encuesta recopilados por el Pew Research Center, los votantes republicanos pasaron de ser un 27% con educación universitaria en 1996 a ser un 31% en 2019. Durante el mismo intervalo, los votantes demócratas pasaron de ser un 23% con educación universitaria a ser un 40%. Ningún demócrata puede darse el lujo de ignorar los intereses y la sensibilidad de los liberales con educación universitaria, incluso si eso significa desconcertar a los votantes sin educación universitaria de sus filas.

Los liberales blancos con educación universitaria se han inclinado tanto hacia la izquierda que han superado a los negros e hispanos demócratas

Considere las políticas explosivas sobre raza e inmigración, donde el presidente Trump ha demostrado ser una figura polarizadora. Como ha observado la politóloga de Arizona State University, Maria Narayani Lasala-Blanco, los votantes republicanos "no han cambiado sus posturas sobre raza e inmigración en las últimas décadas". Sin embargo, los liberales blancos con educación universitaria se han inclinado tanto hacia la izquierda en estos temas que han superado a los negros y a los hispanos de su propio partido. Los puntos de vista sobre raza e inmigración que se generalizaron entre los demócratas recientemente, durante el primer mandato del presidente Obama, quedan maldecidos. Defendían el firme control de la inmigración como algo bueno y que al menos deberíamos aspirar, como sociedad, a convertirnos en "posraciales". El resultado es que algunos antiguos demócratas están encontrando su camino hacia el Partido Republicano como respuesta, incluido un número pequeño pero creciente de ciudadanos que no son blancos.

Podemos ver los primeros indicios de este cambio en dos soleados distritos residenciales de costas opuestas. En 2018, los republicanos perdieron el distrito 48 del Congreso de California y el 27 de Florida. En 2020 los recuperaron.

El distrito 48 de California es próspero y está junto al mar, en el condado de Orange, con un ingreso familiar promedio de más de 100.000 dólares y una población formada por un 19% de asiáticos y un 21% de hispanos. Aproximadamente el 45% de los residentes mayores de 24 años tienen al menos una licenciatura. Ese nivel de educación no suele augurar nada bueno para los republicanos. Pero este año, el 48 fue ganado por Michelle Park Steel, una miembro coreana-estadounidense de la Junta de Supervisores del Condado de Orange que lucha contra la subida de impuestos y que se opone abiertamente a la ley de estilo "santuario" que se aplica en California a inmigrantes indocumentados. Ella ganó, en gran parte, debido al apoyo creciente de los votantes asiáticos.

Foto: El actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump. (EFE)

El distrito 27 de Florida es un distrito de clase media y trabajadora, rico en inmigrantes, mayoritariamente hispanos, con un ingreso familiar promedio de 60.000 dólares. Durante mucho tiempo fue un bastión del republicanismo cubano-estadounidense, el distrito viró a demócrata en 2018 para después virar de vuelta en noviembre, cuando María Elvira Salazar ganó con el apoyo de ciudadanos naturalizados de Venezuela y Colombia, entre otros.

Steel y Salazar demuestran que los republicanos pueden competir en regiones densas y diversas del país, especialmente cuando reclutan a los candidatos adecuados.

¿Cómo sucedió que los republicanos mejoraron sus márgenes entre los asiático-americanos y los hispanos en la era Trump, cuando el Partido Republicano se ha convertido en sinónimo de sentimiento antiinmigración? En parte se explica porque para la mayoría de estos votantes las políticas de inmigración no son su máxima prioridad y, al menos algunos, están firmemente a favor de un control fronterizo estricto y de un sistema de inmigración legal más selectivo y basado en el mérito.

Más importante aún, no todos los que no son blancos se ven a sí mismos como miembros de minorías marginadas. En un artículo de opinión publicado en el 'New York Times' en octubre, el jurista Ian Haney López y el abogado de derechos humanos Tory Gavito, quienes han estado involucrados durante mucho tiempo en la organización de políticas progresistas, informaron de que, si bien una cuarta parte de los latinos se identificaban como "personas de color", una gran mayoría no lo hacía. "Preferían ver a los hispanos como un grupo que se integraba en la corriente principal estadounidense, y que no estaba demasiado limitado por restricciones raciales, sino que podía salir adelante trabajando duro".

Foto: EC.

Esta idea de una corriente dominante en expansión es fundamental para el trabajo de los sociólogos Richard Alba y Victor Nee, quienes la han definido como "esa parte de la sociedad estadounidense en la que los orígenes étnicos y raciales tienen a lo sumo un impacto mínimo". Para los estadounidenses que están plenamente incorporados a la corriente social mayoritaria, la identidad étnica es más voluntaria o simbólica que una fuerza poderosa que limite sus elecciones.

En su nuevo libro 'The Great Demographic Illusion', el profesor Alba subraya que la corriente principal estadounidense no es idéntica a la "blancura". "Así como la corriente principal protestante blanca que prevaleció desde la época colonial hasta mediados del siglo XX evolucionó mediante la asimilación masiva de etnias católicas y judías después de la Segunda Guerra Mundial", escribe, "la corriente principal definida racialmente en la actualidad está cambiando, al menos en algunas partes del país, como resultado de la inclusión de muchos estadounidenses no blancos y mixtos", muchos de ellos con raíces en América Latina y Asia.

De este modo, están cobrando relevancia las líneas generales de una nueva coalición republicana. El Partido Republicano se está aproximando a hispanos, asiáticos y negros culturalmente conservadores y en ascenso social, que se identifican como miembros trabajadores de una corriente principal multiétnica. Estos votantes desconfían de la desoladora narrativa del liberalismo 'woke'. Creen en el trabajo duro y en un estado preparado para fomentar el crecimiento del empleo y la recompensa al esfuerzo. A los políticos republicanos antes les preocupaba el matrimonio civil entre personas del mismo sexo. Hoy en día están más alarmados con la propagación de la "cultura de la cancelación" en la educación superior y, cada vez más, en las empresas estadounidenses, una preocupación con la que se identifica un electorado más amplio y diverso.

Si el Partido Republicano gana con mayoría en 2024, será con la ayuda de una ola de neo-neoconservadores que están alienados por la censura y la inflexibilidad ideológica de la izquierda progresista, y atraídos por una derecha más inclusiva y orientada al crecimiento que los trata como ciudadanos iguales, no como excluidos permanentemente de la cultura del país.

* El Dr. Mounk es profesor asociado de Relaciones Internacionales en la Universidad Johns Hopkins y editor colaborador en 'The Atlantic'. Entre sus libros están 'The People vs. Democracy: Why Our Freedom Is in Danger and How to Save it'.

* Reihan Salam es presidente del Manhattan Institute desde 2019, comentarista, columnista y autor de libros como 'Grand New Party: Cómo los republicanos pueden ganar la clase trabajadora y mantener el sueño americano'.

* Por el Dr. Mounk

Joe Biden Bernie Sanders Partido Republicano Barack Obama Partido Demócrata
El redactor recomienda