Las empresas (y las bolsas) se la juegan tras una pretemporada histórica
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
¿ESTARÁN A LA ALTURA?

Las empresas (y las bolsas) se la juegan tras una pretemporada histórica

En EEUU, el consenso apunta a un crecimiento del BPA del 23,8%, en el caso del S&P 500, y en Europa se espera un crecimiento de los beneficios ni más ni menos que del 55,7%

placeholder Foto: EC.
EC.

Esta semana, ha arrancado una de las temporadas de resultados empresariales que más expectación están levantando. No en vano, inversores, economistas y demás actores del mercado buscan escudriñar hasta el último número de los balances para adivinar qué derroteros tomará la recuperación económica tras el 'shock' mundial que ha supuesto la pandemia del covid-19.

Este miércoles, SAP, LVHM, Goldman Sachs, JP Morgan y Wells Fargo eran los encargados de dar el pistoletazo de salida y lo han hecho sin decepcionar, algo que en esta ocasión cobra especial importancia teniendo en cuenta que el listón que se les ha puesto está muy alto. Tanto que, si la tónica general es que el consenso de analistas antes de la temporada baje sus estimaciones un 5% o un 6% para que luego las empresas puedan batirlas con holgura, en esta ocasión ha ocurrido todo lo contrario y por primera vez en mucho tiempo la pretemporada de resultados ha sido muy positiva.

Foto: EC.

De esta manera, mientras que en Estados Unidos el consenso apunta a un crecimiento del BPA del 23,8%, en el caso del S&P 500, en Europa se espera un crecimiento de los beneficios ni más ni menos que del 55,7% de media. Por ello, los inversores buscan en las cuentas trimestrales nuevos catalizadores que sigan apoyando la subida de las bolsas, muchas de ellas en máximos históricos tras haberse recuperado del batacazo sin precedentes sufrido entre el primer trimestre de 2020 y el mes de abril, cuando el mundo tuvo literalmente que parar en seco para atacar de raíz el avance del coronavirus.

En este sentido, las cuentas publicadas ayer proporcionan argumentos para el optimismo. No solo porque bancos como JP Morgan o Goldman Sachs han multiplicado por cinco o por seis sus ganancias en el primer trimestre, sino por el hecho de que hayan decidido reducir sus provisiones para hacer frente a posibles impagos o, incluso, eliminarlas completamente como en el caso del primero, señal indiscutible de que los dos grandes bancos de inversión de Estados Unidos confían claramente en la recuperación de la economía.

Reactivación económica

Así, la micro viene a apoyar lo que ya venía avisando la macro. Y es que en las últimas semanas casi todos los indicadores adelantados parecían estar funcionando como si no hubiera covid, una tendencia que se fortalece a medida que avanza la vacunación. Tanto es así que, en Europa, datos como los PMI indican que vuelve a haber actividad a pesar de los cierres que se han llevado a cabo en la mayoría de los países para frenar la tercera ola del virus. Por ejemplo, en Alemania, el manufacturero está por encima de los 50 puntos, lo que significa que, aunque sea para exportar, se está produciendo y se camina hacia la normalización.

"En general, se espera un incremento de los beneficios del 24% en el primer trimestre de 2021 frente al primer trimestre de 2020, y en el entorno del segundo trimestre se espera incluso un 50% mejor", explica a Cotizalia Ignacio Cantós, director de Inversiones de ATL Capital. "Es verdad que esto aumenta un poco el riesgo de decepcionar, lo que se va a traducir en algo más de volatilidad. Pero lo que se espera del año en su conjunto es mucho".

Los resultados que presenten las compañías deberían ser un 80% mejores, y por debajo de ese porcentaje supondría una decepción

No en vano, que las estimaciones de beneficios estén tan altas supone que los resultados que presenten las compañías deberían ser un 80% mejores en comparación con los de hace un año, y por debajo de ese porcentaje supondría una decepción para el mercado, que nunca se ha movido con hechos consumados sino con expectativas.

Es precisamente este optimismo el que ha llevado a los principales índices de Wall Street y de Europa a moverse o acercarse a zona de máximos. Por ello, si no se cumplen las expectativas, hay margen para que el mercado corrija, pero ¿hasta dónde?

¿Corrección del mercado?

Esa es la segunda clave de la temporada. Si las cuentas del primer trimestre han cobrado más importancia que de costumbre para los inversores para analizar la profundidad de la recuperación, más aún lo harán las hojas de ruta que en este periodo presentan las empresas para el conjunto del año, después de que en 2020 la total incertidumbre que había por el futuro más a corto plazo impidiera a las cotizadas presentar sus planes de negocio para el año en curso.

Y en este sentido, los analistas y los inversores van a estar al quite de dos palabras: impuestos o inflación. "Como siempre, al principio hay demasiado optimismo y luego echan un poco el freno para ver hacia dónde va la situación", defiende por su parte Marcos Harguindey, 'investor relation' de A Global Flexible. "En EEUU, aunque la Fed esté imprimiendo dinero y esté ampliando su balance a espuertas, ya empieza a haber un techo. Ya se está hablando de inflación, ya se está hablando de parar los estímulos, de parar un poco la ayuda o la falsa realidad que han creado, y las empresas tienen que volar y los bancos tienen que volar. Ahí es donde se va a ver un poco de parón y no vamos a seguir de máximos, en máximos, en máximos… Creo que va a haber una corrección, leve, simplemente cada uno se va a ir al sitio en el que está, porque las valoraciones de muchas compañías están por encima de su realidad", afirma el experto.

Foto:

Aun así, el debate que está en estos momentos sobre la mesa es si la bolsa está cara y, como en todo, depende del prisma con que se mire. Efectivamente, si se comparan con los PER de 2020, la afirmación de que el mercado está sobrecomprado cobra sentido, pero no tanto si lo que se miran son las estimaciones de PER de 2021.

Los inversores no ignoran el hecho de que las empresas han aprovechado este momento de pandemia para hacer su trabajo, limpiar balances, ajustar costes y, en definitiva, los gestores han hecho de la necesidad virtud y han enfrentado el parón saneando sus compañías apoyándose en las ayudas y facilidades que en mayor o menor medida han recibido. "En cuanto se reactiven la economía y el consumo en general, creo que muchas compañías van a ver subir sus cotizaciones porque están mejor, incluso, que antes de la pandemia", defiende Harguindey, que, a su vez, apuesta por una Europa saliendo fortalecida. "Es el año de la fortaleza empresarial europea", concluye.

Esta semana, ha arrancado una de las temporadas de resultados empresariales que más expectación están levantando. No en vano, inversores, economistas y demás actores del mercado buscan escudriñar hasta el último número de los balances para adivinar qué derroteros tomará la recuperación económica tras el 'shock' mundial que ha supuesto la pandemia del covid-19.

Resultados empresariales Inversores
El redactor recomienda