Es noticia
Menú
El mercado se cree que la inflación ha tocado techo y ya anticipa caídas del euríbor
  1. Mercados
ESPERA QUE EL BCE SUAVIDE SU POSTURA EN 2023

El mercado se cree que la inflación ha tocado techo y ya anticipa caídas del euríbor

Cambio drástico en las expectativas del mercado con los últimos datos de IPC y comentarios de los bancos centrales. Los inversores esperan que los precios reculen

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Giro radical en las expectativas de los inversores a las puertas del invierno, que será clave para el devenir del shock energético y de la inflación, protagonistas de esta crisis. Por ahora, el mercado ya se cree que el crecimiento de los precios de 2022, desorbitado en comparación con los últimos años, ha tocado techo.

Así lo muestra el hecho de que los inversores apuesten por reducciones del euríbor a partir de 2024, algo que no pasaba hace apenas un mes. De hecho, el mercado consideraba hace un mes que la inflación aún tenía recorrido y, con ello, las subidas de tipos de interés, con lo que las expectativas instalaban el euríbor en el 3%, al menos, hasta 2028.

Foto: El euríbor echa el freno, pero no evita el hachazo mensual. (iStock)

Pero esto ha cambiado. Y lo ha hecho de forma drástica. Las proyecciones para el euríbor apuntan ahora a que acabará por debajo del 3% en 2023 y retrocederá a una cota inferior del 2,5% en el cierre de 2024. Para 2025, los inversores apuntan ahora al 2,3%, nivel en que se mantendría en 2026.

Estas previsiones son consistentes con la tesis de que la inflación ya haya tocado techo, aunque como el Banco Central Europeo (BCE) va con decalaje respecto al aumento de los precios y a la agresividad de la Reserva Federal (Fed) en Estados Unidos, aún tendría que realizar más subidas de tipos. No obstante, el punto de inflexión llegaría el año que viene y, posteriormente, podría incluso rebajar tipos en 2024 ante el deterioro de la economía.

Una aproximación que utilizan los gestores de fondos para evaluar las expectativas del mercado en torno a los tipos de interés es el futuro del euríbor a tres meses, que aunque tiene un plazo diferente que el que se usa de referencia (12 meses), sirve para ver en qué nivel esperan los inversores que esté el coste de la liquidez entre los bancos a medio y largo plazo. De esta forma, las proyecciones del mercado han virado a la baja con los últimos datos de inflación, previsiones macroeconómicas y declaraciones de los bancos centrales, que van moderando su discurso según suben los tipos de interés.

En la eurozona, el IPC interanual se redujo en noviembre seis décimas, hasta el 10%, un nivel que sigue muy por encima del objetivo de inflación a medio plazo del BCE, cerca del 2%. La inflación subyacente se mantuvo en el pico del 5%. España se situó a la cola en inflación, con un 6,6%. Aunque la inflación sigue desbocada, los expertos ya ven signos de debilitamiento.

Desde BBVA Research, por ejemplo, prevén que el IPC se modere el año que viene hasta un 4% en España, bajo el argumento de que se reducirán los precios del gas y del combustible y habrá una “paulatina” desaparición de los cuellos de botella en el comercio global. No obstante, los economistas del banco español creen que será más difícil que se desacelere la inflación subyacente, que ha cogido tracción con los efectos de segunda ronda (inflación que genera inflación). Aun así, también cuentan con una desaceleración de la demanda interna y del turismo, lo que debería presionar para contener los precios.

El BCE ha virado su política monetaria este año, provocando una subida

En realidad, se trata de un efecto deseado por el BCE, que ha endurecido la política monetaria a riesgo de que la economía se vaya a recesión. El consenso da por hecho que habrá contracción del PIB en la eurozona, aunque breve, mientras que duda con España. En lo que hace unas semanas era una apuesta generalizada de recesión, ahora hay revisiones al alza de las previsiones y dispersión sobre si la economía española aguantará en positivo en 2023.

En cualquier caso, todo el mundo da por hecho un frenazo económico que ya se empezó a notar, por ejemplo, en el apetito por el crédito o en las decisiones de las empresas. El BCE ha virado su política monetaria este año, provocando una subida vertical de los tipos de interés de mercado en el segundo y tercer trimestre. El euríbor pasó desde el -0,5% de inicios de año hasta rozar el 3%. El interbancario respondió a las alzas en el tipo principal desde el 0% al 2%, y en el de facilidad de depósito, que es el que marca el coste de la liquidez de la banca y para muchos expertos el que es clave para la transmisión monetaria a la economía, desde el -0,5% al 1,5%.

Foto: La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (EFE/Pool/Ronald Wittek)

El banco central dejó de engordar su balance con compras netas de activos en junio y ha elevado los tipos de interés para combatir la inflación, provocando un encarecimiento del crédito y rebajando la liquidez disponible, todavía abundante tras las medidas desplegadas durante el covid, con el objetivo de desacelerar la demanda.

Inicialmente, los bancos centrales tardaron en reaccionar porque consideraron que la inflación era transitoria por un shock de oferta motivado por los precios de la energía y los cuellos de botella en el comercio global. Esta situación se agravó con la invasión rusa de Ucrania, a la vez que las instituciones monetarias advirtieron de los primeros signos de presiones inflacionistas a través de la demanda y de efectos de segunda ronda.

Así, el discurso de los bancos centrales se ha orientado a avisar de más subidas de tipos de interés mientras que elevaban los niveles actuales. Pero el mercado ya intuye que podrían estar cerca de tocar techo con el endurecimiento monetario, al esperar que la inflación ya esté cerca de su punto de inflexión. Por eso, por primera vez en varios meses, esperan que el euríbor se sitúe en los próximos meses en el 3% y empiece a recular a finales de 2023.

Giro radical en las expectativas de los inversores a las puertas del invierno, que será clave para el devenir del shock energético y de la inflación, protagonistas de esta crisis. Por ahora, el mercado ya se cree que el crecimiento de los precios de 2022, desorbitado en comparación con los últimos años, ha tocado techo.

Euríbor Inflación Tipos de interés
El redactor recomienda