Logo de El Confidencial

Así ha cambiado la infla ción y así afecta a su bolsillo

Calcule cuánto le cuesta la subida de precios

Flecha hacia abajo

España ha doblado la curva del IPC, pero las familias siguen sufriendo una espiral de precios inasumible. Lo que empezó como una crisis energética ha acabado contagiando a toda la economía

Texto Marcos Lema | Javier Jorrín
Diseño Rocío Márquez | Laura Martín
Desarrollo Luis Rodríguez | Fernando Anido

Si hace solo unos meses le hubieran dicho a cualquier español que la luz sería este otoño más barata que el anterior, su reacción transitaría entre la sorpresa y la carcajada. Pero lo increíble ya está pasando.

La crisis inflacionista, que resucitó en los ciudadanos europeos un fantasma inédito durante décadas, todavía golpea a las familias con una fuerza similar a la que ha caracterizado el último año, pero se va alejando de los récords que empezó a coleccionar desde el inicio de la guerra de Ucrania.

La inflación se moderó en octubre por tercer mes consecutivo. Es decir, sigue subiendo, pero cada vez menos. Y, sobre todo, es distinta. El de la luz constituye solo un ejemplo de hasta qué punto la espiral de precios de la energía ya no es la única responsable —ni siquiera la principal— de que las familias españolas sean cada vez más pobres. Toda la economía ha sucumbido, con los alimentos, el transporte y los hoteles y restaurantes a la cabeza. Así le afecta a usted.

La calculadora de la inflación

Introduzca sus gastos de octubre 2022 y automáticamente se calculará el coste que habría supuesto hace un año. En las columnas de variación (€) y de inflación (%) verá si el gasto ha aumentado o disminuido respecto al mismo mes de 2021 debido a la espiral de precios. Por defecto se muestra el gasto medio por persona en España.

Leyenda intrucciones calculadora
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
Inflación % Icono tooltip
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
+15,4%
Icono tooltip
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
+3,7%
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
+1,4%
Icono tooltip
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
+1,7%
Icono tooltip
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
+3,1%
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
-15,4%
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
+8%
Icono tooltip
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
+1,1%
Icono tooltip
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
+8,8%
Icono tooltip
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
+28,3%
Icono tooltip
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
+3,1%
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
+1,5%
Icono tooltip
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
-1,9%
Oct. 2022 Icono tooltip
Oct. 2021 Icono tooltip
Variación € Icono tooltip
+7,9%
Suma del gasto
Oct. 2022
Oct. 2021
Var. €
IPC personalizado IPC general 7,3%

Para entender qué está pasando solo hace falta rascarse el bolsillo. O mirar este gráfico. España ha doblado la curva del IPC, pero la inflación subyacente, que elimina el efecto de los elementos más volátiles —entre ellos la propia energía— todavía sigue en máximos históricos. El diferencial entre ambas se aproxima, y resume todos los cambios que ha vivido la espiral inflacionista durante los últimos meses.

España dobla la curva de la inflación, pero preocupa la subyacente

Variación interanual del IPC general y del que elimina el efecto de la energía y los alimentos frescos (en %)
Inflación general Inflación subyacente
Fuente: INE

Inflación 2022 vs. 2021

Leyenda para la visualización Instrucciones para la visualización

Productos que han subido de precio

La inflación que soporta cada hogar es diferente en función de su cesta de la compra. Por este motivo, hemos elaborado la calculadora de la inflación, con la que los lectores pueden conocer cuál es la subida de precios que están sufriendo en función de su consumo particular.

En su caso, si extendemos los gastos de octubre al conjunto del año, los tres desembolsos que más aumentan respecto a 2021 son:

Subida total en 2022

Un consumidor estándar cuyo nivel de gasto mensual fuese de algo más de 1.000 euros en otoño del año pasado ahora está obligado a pagar unos 70 euros más para adquirir los mismos bienes y servicios que entonces. Al final del año, esto implica un encarecimiento del coste de la vida de casi 850 euros. Un presupuesto que para muchos hogares supone tener que renunciar a una parte de su consumo para llegar a fin de mes.

En su caso, la inflación implica un incremento del gasto anual respecto a 2021 de

Más inflación: gas, alimentos, transporte, restaurantes y hoteles

El encarecimiento de los costes energéticos ha terminado por trasladarse al resto de bienes y servicios. Lo que ha ocurrido es que el dique de contención que supone la estabilidad de precios (las empresas no pueden subirlos porque son expulsadas del mercado) se ha roto. Ahora, los consumidores están predispuestos a soportar precios más altos y este es un paso imprescindible para que se desate la inflación. Aunque los gastos de gas y calefacción son los que más se encarecen (un 28%), la invasión de Ucrania y el fin de las restricciones por la pandemia también han disparado los precios de la alimentación, el transporte y los restaurantes y hoteles durante el último año.

Su gasto mensual en gas y calefacción el mes de octubre de 2022 ha sido de , un 28% más que en 2021, lo que supondrá un encarecimiento anual de la factura de

Transporte

Tras el estallido de la guerra en el este de Europa, el transporte se convirtió en el gran motor de la inflación. Sin embargo, ha ido perdiendo peso a lo largo de los meses, en paralelo a la caída de los precios del petróleo que se inició a principios del verano. De hecho, la gasolina ya está prácticamente al mismo nivel que el año pasado, aunque adulterado por la subvención de 20 céntimos por cada litro de combustible aprobada por el Gobierno en abril. Esta ayuda expira el 31 diciembre, y el Ejecutivo ha sugerido que no se extenderá durante el año que viene, lo que podría provocar un nuevo repunte de los combustibles.

La situación todavía no está controlada. El gasóleo, que se ha disparado un 24% en los últimos 12 meses, aún rozaría los dos euros si no se aplicase la rebaja: cuando termine el apoyo del Estado, llenar el depósito de diésel será el doble de caro que durante lo peor de la pandemia.

Los combustibles dan un respiro

Variación interanual del precio del gasóleo y la gasolina (en %)
Gasóleo Gasolina
Fuente: INE

La subida de los carburantes se traslada rápidamente a las empresas, porque encarece bruscamente el transporte de sus bienes. Los muebles y electrodomésticos, por ejemplo, son un 4% más caros que el año pasado, en parte por esta causa. Sin embargo, en los últimos meses se está consolidando una tendencia positiva: la relajación de los cuellos de botella que afectaban al comercio internacional de algunos componentes esenciales en los procesos industriales, como los chips para los automóviles. Aunque el problema no está resuelto, los precios de los portes han bajado, y ayudan a moderar la inflación en este ámbito.

Además, el transporte público está contribuyendo a mitigar una parte del encarecimiento del transporte privado, gracias a las medidas tomadas recientemente, como la gratuidad de los servicios de cercanías, Rodalies y media distancia para los usuarios recurrentes.

Su gasto mensual en transporte el mes de octubre de 2022 ha sido de , un 9% más que en 2021, lo que supondrá un aumento del gasto anual de

Restaurantes y hoteles

El final de la pandemia ha disparado las ganas de salir, viajar y gastar. Si hasta hace muy poco el de restaurantes y hoteles estaba entre los grupos que menos aportaban a la inflación, ahora se sitúa entre los que más. Durante el último año, estas actividades, muy relacionadas con el sector turístico, han aumentado sus precios un 7,9%, mientras las restricciones de movilidad se levantaban y empezaban a llegar millones de visitantes internacionales a nuestro país, pero también a medida que los españoles ponían a circular el ahorro embalsado durante el coronavirus.

Su gasto mensual en restaurantes y hoteles el mes de octubre de 2022 ha sido de , un 7,9% más que en 2021, lo que supondrá un aumento del gasto anual de

Alimentos

La alimentación ya sufrió una primera fase inflacionista al inicio de la pandemia, cuando la demanda se concentraba básicamente en los supermercados y las farmacias, pero la guerra empeoró la situación, hasta provocar una crisis alimentaria global. La sequía de este 2022 y la utilización de las exportaciones de comestibles como un arma de guerra por parte de Rusia solo han contribuido a agravarla.

Aunque en España no hay problemas de abastecimiento, los precios de los alimentos se han disparado a un ritmo que no se veía desde hace décadas. Sin embargo, la tendencia se ha ido moderando desde el verano, en paralelo al acuerdo para permitir las exportaciones de grano ucraniano a través del Mar Negro. Esta subida resulta especialmente dañina para las rentas bajas, ya que son quienes destinan una mayor parte de sus ingresos a comprar comestibles.

La inflación del ‘súper’

Variación del precio de los alimentos en el último año (%)
Fuente: INE

Como se aprecia en el gráfico, productos básicos como el arroz o las harinas han 'volado' alrededor de un 40% en los últimos 12 meses, mientras que la leche, los huevos o las legumbres son un 25% más caros. Un consumidor medio se deja casi 40 euros más al mes en comida y bebida, que ya representan la mitad de los gastos extra de las familias desde octubre del año pasado.

Su compra anual en alimentos en 2022 respecto a 2021 ha subido

La alimentación ha tomado el relevo de la luz como el motor de la inflación, en una clara muestra de cómo lo que se inició como una crisis energética ha ido contagiándose al conjunto de la economía. Ambas curvas se cruzaron este octubre, cuando la electricidad cayó a negativo por primera desde la tercera ola de la pandemia. La luz ya tira del IPC hacia abajo, mientras que la comida lo sigue impulsando hacia arriba, en un cambio de patrón que marcará el largo camino hacia la normalización de los precios que se acaba de iniciar.

Los alimentos sustituyen a la luz como motor de la inflación

Variación interanual del precio de la electricidad y de los alimentos (en %)
Alimentos Electricidad
Fuente: INE

La luz

Lejos quedan ya los tiempos en que la luz suponía el gran quebradero de cabeza para los hogares y para los políticos. Aunque parezca mentira, la electricidad es un hoy un 15,5% más barata que hace un año. Esto no significa que esté en niveles normales, ni mucho menos, sino que su encarecimiento fue mucho más prematuro y explosivo que el de otros productos, por lo que ahora está empezando a desandar una parte de camino delirante que incluso la llevó a doblar sus precios anuales en marzo, justo durante las primeras semanas tras el comienzo de la guerra.

En realidad, este abaratamiento oculta un matiz estadístico. El INE solo mide la evolución de la factura regulada, que es la que más se ha beneficiado de las medidas del Gobierno para rebajar el recibo, especialmente por el tope al gas para la producción eléctrica, en vigor desde junio de este año. Muchos clientes del mercado libre, es decir, los que pactan directamente sus condiciones con las compañías, han visto cómo se ha disparado lo que pagan tras haber renovado sus contratos.

De cara a los próximos meses, la evolución de los mercados de gas será clave para que la luz siga bajando, al menos mientras se mantengan las medidas actuales. La llamada excepción ibérica estará en vigor hasta junio del año que viene, mientras que está previsto que las rebajas impositivas se extiendan más allá del 31 de diciembre de 2022.

Su gasto mensual en electricidad el mes de octubre de 2022 ha sido de , un 15,4% menos que en 2021, lo que, en caso de que esa hubiera sido la tendencia durante todo el 2022, habría supuesto un abaratamiento anual de la luz de

Menos inflación: electricidad, ropa, comunicaciones y educación

Más allá de la electricidad, hay otros bienes y servicios que apenas se han encarecido durante el último año. Muchos de ellos son productos en que gastan más las rentas altas, desde la ropa hasta la educación, de modo que la inflación que soportan las clases acomodadas es algo inferior a la general. El IPC de los pobres golpea dos veces, y la espiral de precios actual contribuye a incrementar la desigualdad.

Solo hay un elemento, además de la luz, que se ha abaratado durante los últimos 12 meses: las comunicaciones. Se trata de un proceso que viene de largo, debido a la progresiva mejora de la tecnología, pero que solo representa una gota de agua en el océano inflacionista.

01/08

De cara a los próximos meses, la fuerza de los acontecimientos ha ido resolviendo la gran incógnita que ha marcado este 2022: ¿cuándo dejará de subir la inflación? La moderación de agosto, septiembre y octubre dibuja una tendencia que, aunque con posibles oscilaciones por la volatilidad de los mercados energéticos, se mantendrá en 2023.

Todos los organismos internacionales prevén que el IPC se vaya moderando, hasta cerrar el año que viene por debajo del 5%, ayudado por el enfriamiento económico ante las constantes subidas de los tipos de interés. Son cifras todavía altas, pero que darán un respiro a las familias siempre que vayan acompañadas de aumentos salariales. De momento, no se ha producido una retroalimentación entre sueldos y precios: los temidos efectos de segunda ronda brillan por su ausencia.

Además, el ‘efecto base’ contribuye a suavizar la espiral. La inflación subió tan rápido hasta ahora que tenderá a moderarse en las tasas interanuales de los próximos meses, a medida que se vayan comparando los precios con los del inicio de la guerra. A diferencia de otros países de Europa, España ya afronta la cuesta abajo, ayudada por el dopaje de unas medidas que tarde o trabajo desaparecerán. Pero la incertidumbre no se ha despejado del todo: cualquier giro brusco de los acontecimientos en el campo de batalla —o en las mesas de negociación— puede volver a ponerlo todo patas arriba.

Metodología

La inflación que se calcula es la registrada en el IPC desde octubre de 2021 hasta octubre de 2022. Los datos que se muestran por defecto recogen el gasto medio por persona de España obtenido de la Encuesta de Presupuestos Familiares. La distribución de ese gasto por grupos y subgrupos de los bienes y servicios se hace a partir de las ponderaciones de la cesta de consumo del IPC. Se toma como base el patrón de gasto del año 2021, y sobre esta cifra se aplica la inflación registrada por cada producto.