Es noticia
Menú
¿Adiós al carbón? La guerra trae de vuelta la adicción al combustible más sucio del planeta
  1. Mercados
Transición verde, en espera

¿Adiós al carbón? La guerra trae de vuelta la adicción al combustible más sucio del planeta

Cuando escaseó la energía producida por las renovables y subieron los precios del gas, los países europeos tuvieron que buscar alternativas más baratas (y contaminantes)

Foto: Foto: Reuters/Alexander Manzyuk
Foto: Reuters/Alexander Manzyuk

La guerra en Ucrania está retrasando la transición verde. Con el alza de los precios energéticos, el uso de combustibles 'sucios' como el carbón está repuntando más fuerte que nunca.

En Estados Unidos se está quemando más que en la última década, en Italia o Alemania se están replanteando dar una segunda vida a las plantas alimentadas por este combustible, y en China están reabriendo minas y planeando la excavación de otras nuevas. Además, los datos muestran que la adicción al carbón ha vuelto.

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

¿El resultado? Los precios están encaminándose hacia niveles récord y los productores energéticos están ya faltos de suministros, lo que añade más presiones a una inflación que se encuentra en máximos de hasta cuarenta años en países como Estados Unidos o España.

Desde el año pasado, la demanda ha continuado aumentando en un panorama de escasez de gas natural y de un mayor uso de la electricidad a medida que las restricciones derivadas de la pandemia fueron suavizándose o retirándose. Europa se había fijado algunos de los objetivos climáticos más ambiciosos hasta entonces, pero cuando escaseó la energía producida por las renovables debido a unas condiciones climáticas poco favorecedoras, y subieron los precios del gas, los países europeos tuvieron que buscar alternativas más baratas, como el carbón.

Foto: Putin y el excanciller alemán Schröder, en 2019. (Reuters)

¿Moraleja? Cuando la seguridad energética en juego, la batalla contra el cambio climático queda relegada a un segundo plano. Según los datos de la Agencia Internacional de la Energía, las economías globales generaron más electricidad a partir del carbón que nunca. El aumento fue del 9% con respecto al año anterior, y para este 2022 se espera que alcance un nuevo récord de al menos 3.000 millones de toneladas más que en el escenario de cero emisiones contaminantes proyectado para 2050. Un nivel en el que la AIE estima que se mantendrán las emisiones hasta por lo menos 2024.

El reto de "enviar el carbón a la historia" del que se hablaba en las negociaciones de Glasgow hace apenas unos meses ya no está tan cercano como parecía, y Europa se enfrentará a partir de agosto al cierre de las importaciones rusas de carbón tras del último paquete de sanciones de la UE al Kremlin. La situación llevará a los estados miembros a buscar los suministros en otros mercados, lo que podría derivar en mayores presiones inflacionarias, y en mayores dificultades para los mercados en desarrollo.

La guerra en Ucrania está retrasando la transición verde. Con el alza de los precios energéticos, el uso de combustibles 'sucios' como el carbón está repuntando más fuerte que nunca.

Agencia Internacional de la Energía (AIE) Inflación Gas natural Unión Europea Cambio climático
El redactor recomienda