Es noticia
Menú
El carbón está que arde: los inversores en la oveja negra energética se hacen de oro
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Vuelven a obtener beneficios

El carbón está que arde: los inversores en la oveja negra energética se hacen de oro

La inversión de las tendencias de estas acciones, antaño entre la espada y la pared, podría haber llegado para quedarse

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las viejas costumbres son difíciles de erradicar. A medida que el mundo aviva la llama de su relación con el carbón tras la invasión rusa de Ucrania, los inversores que apuestan por este combustible repudiado vuelven a obtener beneficios.

A muy largo plazo, las perspectivas del carbón siguen siendo poco prometedoras, pero la renovada obsesión mundial por la seguridad energética, combinada con la cautelosa inversión en el suministro de carbón en los últimos años, significa que los precios del carbón, así como los de las acciones de las extractoras de carbón, podrían seguir siendo elevados durante un tiempo.

Foto:

En el último año, los futuros de Newcastle Coal, la principal referencia en Asia, pasaron de unos 90 dólares por tonelada métrica a principios de 2021 a 440 dólares por tonelada métrica a principios de este mes, justo después de la invasión. Ahora cotizan a unos 350 dólares. Las acciones de Peabody Energy, Whitehaven Coal, Glencore y Arch Resources también han subido mucho. Muchas acciones de carbón se han duplicado o triplicado en el último año; las de Peabody han subido más de un 400%.

La guerra, la recuperación de la demanda tras la pandemia, la creciente politización del comercio, el clima errático y la intención del mundo de volverse más ecológico han hecho que los suministros de combustibles fósiles sean más vulnerables que nunca a los 'shocks' de suministro. Rusia es el tercer exportador de carbón, por detrás de Indonesia y Australia. Representa el 18% del total de las exportaciones de carbón por valor energético, según datos del CEIC. Aunque el salto más brusco de los precios se produjo tras la invasión de Rusia a Ucrania y las sanciones mundiales, el aumento constante de los precios del carbón a lo largo del año también se vio impulsado por la prohibición temporal de las exportaciones por parte de Indonesia. Las recientes inundaciones en Australia interrumpieron el comercio del carbón tras el cierre temporal de un puerto clave.

Foto: China sigue alargando su renuncia al carbón (EFE/ Mark)

Plamen Natzkoff, experto sénior en comercio de VesselsValue, opina que las empresas de carbón obtendrán beneficios y flujo de efectivo significativos con los niveles históricamente elevados de los precios del carbón, y es probable que los productores con carteras de activos de carbón resistentes y la capacidad de aumentar la producción sean atractivos.

Europa podría ayudar a reducir la dependencia de las importaciones energéticas rusas volviendo a poner en marcha temporalmente algunas centrales eléctricas de carbón previamente paralizadas, pero aumentar la producción para satisfacer la nueva demanda podría ser difícil, sobre todo porque muchos financiadores se han vuelto reacios a financiar nuevos proyectos de carbón para satisfacer a los inversores preocupados por el medio ambiente. El sector del carbón es responsable de casi la mitad de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Más de 40 países se comprometieron a poner fin al uso del carbón tras las conversaciones sobre el clima celebradas en Glasgow en noviembre, aunque grandes consumidores como China, India y Estados Unidos no se adhirieron.

Foto: Central térmica de carbón en Francia. (Reuters/Stephane Mahe)

Hasta que el mundo pueda realizar una transición completa a fuentes de energía limpia, como la solar o la eólica, o encontrar una forma de incentivar directamente a todos los actores económicos para que reduzcan las emisiones mediante medidas como un impuesto mundial sobre el carbono, los productores de combustibles fósiles seguirán obteniendo beneficio de interrupciones de la cadena de suministro como la actual.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

Las viejas costumbres son difíciles de erradicar. A medida que el mundo aviva la llama de su relación con el carbón tras la invasión rusa de Ucrania, los inversores que apuestan por este combustible repudiado vuelven a obtener beneficios.

Inversores Conflicto de Ucrania Ucrania Combustibles fósiles Exportaciones Carbón
El redactor recomienda