TRAS SU GIRO ESTRATÉGICO

La Reserva Federal apunta a unos tipos de interés cerca del 0% hasta finalizado 2023

Ha decidido mantener su política monetaria sin cambios, con los tipos de interés en una horquilla de entre el 0% y 0,25% y los programas de compras sin nuevos añadidos

Foto: El presidente de la Fed, Jerome Powell. (Reuters)
El presidente de la Fed, Jerome Powell. (Reuters)

Reunión sin cambios en la política monetaria estadounidense. La Reserva Federal decidió mantener su política monetaria sin cambios, con los tipos de interés en una horquilla de entre el 0% y 0,25% y los programas de compras sin nuevos añadidos o modificaciones. El banco central de EEUU tomó esta decisión después de que su presidente, Jerome Powell, anunciase a finales de agosto, en la cumbre de Jackson Hole, cambios a en la estrategia de su política monetaria, dando más margen a la inflación y abriéndose nuevas consideraciones sobre su medida de pleno empleo.

Además, la entidad publicó su orientación en forma de mapa de puntos sobre los tipos de interés de aquí al final de 2023. En ella, la gran mayoría de representantes del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) ven a los tipos de interés cerca del 0% al menos hasta finalizado 2023. En otras palabras, hasta 2024, pero los pronósticos solo llegan hasta el fin de 2023, sin entrar en detalle de la altura de 2024 para la que los representantes ven cambios de tipos. La entidad alarga así su visión de futuro tras establecer en junio que mantendría los tipos en los actuales niveles hasta después de 2022.

La decisión estuvo en línea con lo esperado por los analistas y el mercado cotizaba con relativa tranquilidad. Las bolsas de EEUU aceleraban las subidas tras el anuncio, con el S&P 500 subiendo más de un 1%. No obstante, tras la rueda de prensa, el índice volvió a girar a la baja, con una caída del 0,5% mientras Powell hablaba en la rueda de prensa. A su vez, el precio de los bonos soberanos a 10 años giraba a la baja, mientras que los títulos a corto plazo cotizaban planos - señalizando una ligera decepción con la falta de modificaciones en el programa de compras de activos, ya que algunos analistas habían señalizado más compras de 'treasuries' a largo plazo para establecer mayor control de esa parte de la curva. De todas formas, durante la rueda de prensa, la deuda se estabilizó de nuevo.

En el comunicado de su Fed también ilustró sus cambios en la estrategia de política monetaria, haciendo mención a los nuevos objetivos de política monetaria. El banco central subrayó que, dado que la inflación ha estado por debajo del objetivo del 2%, su meta ahora es que el incremento de los precios se sitúe "moderadamente" por encima de ese nivel durante "cierto tiempo" para que la inflación registre una media del 2%.

Para lograr esta meta, la Fed se compromete a no subir los tipos de interés hasta que las condiciones del mercado laboral hayan alcanzado niveles "consistentes" con lo que la Fed considera "pleno empleo" y hasta que la inflación no solo alcance el 2%, sino que esté "en camino" de superar esa cifra "moderadamente" durante cierto tiempo. Es decir, será más permisivo con que el crecimiento de los precios supere este umbral, pudiendo ser más extrema con su política monetaria, además de ser más tolerante con los periodos de pleno empleo, ya que han comprobado que su impacto en los precios tarda más en llegar de lo que se creía.

Este nuevo 'status quo' se vio visto reflejado en las previsiones de inflación para los próximos años. La Fed mejoró sus proyecciones de inflación subyacente para 2020, desde el ratio del 1% esperado en junio hasta un 1,5% ahora, y ligeramente en 2021 y 2022, cuando espera que los precios crezcan a un ritmo del 1,7% y 1,8%, respectivamente. Para 2020, la Reserva Federal prevé que la inflación alcance el 2%, año en el que, sin embargo, los representantes esperan que los tipos se mantengan al 0% durante todo el ejercicio.

En la rueda de prensa, los periodistas preguntaron por lo que la Fed quiere decir con "cierto tiempo" cuando se refiere al objetivo de la inflación o con "moderadamente" por encima del 2%. Powell se mostró poco elocuente, con respuestas como "no estamos buscando un mes solo de inflación al 2%, no estamos buscando una forma rápida de salir de esto" o "moderado significa que no es grande". En cuanto al empleo, ejemplificó alguno de los nuevos parámetros a tener en cuenta son los salarios o el tamaño de la fuerza laboral.

En este sentido, la prensa preguntó a Powell si esto quería decir que la Fed iba ahora a tener en cuenta temas como la desigualdad salarial. "Miramos de cerca las disparidades en ingresos y bienestar financiero de las distintas demografías y las categorías raciales", admitió Powell, subrayando el lastre económico que supone el estancamiento de los salarios en la parte baja del espectro y de la poca movilidad económica. "Lo que pasa es que no tenemos las herramientas para abordar estos temas", defendió, explicando que "cuando la Fed baja los tipos de interés, eso apoya la economía de forma amplia, pero no tenemos la habilidad de poner el foco sobre grupos particulares". "Es algo de lo que hablamos porque es parte importante de la economía, pero creo que son problemas que deben abordar los representantes electos".

La Fed espera que la inflación subyaciente alcance el 2% en 2023

En cuanto las proyecciones económicas, la Reserva Federal mejoró su visión sobre la caída del PIB en 2020, con este cayendo ahora un -3,1% en vez del 6,5% que esperaba en junio. No obstante, también las empeoró de cara a los próximos años, con el PIB subiendo un 4% en 2021 (respecto al 5% que esperaba en junio) y un 3% en 2022 (en contraste con el 3,5% de junio).

Respecto al paro, la Fed espera que EEUU acabe este año con un desempleo del 7,6% en vez del 9,3% en 2020. También lo mejoró en cuanto a 2021 y 2022, cuando espera el ratio de desempleo en un 5,5% y un 4,6%, respectivamente, respecto al 6,5% y 5,5% en junio.

En este sentido, los periodistas también preguntaron a Powell por la respuesta fiscal a los males de la economía y sobre si esta estaba descontada en las expectativas económicas. "Creo que en general hay una expectativa de que vaya a haber medidas fiscales [...] la pregunta es cuánto y cuando", zanjó Powell. "Es muy difícil de predecir [...] si no hay más apoyo para la gente y la industria, va a ser muy difícil que la gente encuentre más trabajo y reactive la actividad económica", añadió el presidente, matizando que "esto empezaría a quedar registrado en desahucios o juicios hipotecarios y cosas que marcarán y lastrarán la economía".

En cuanto a su programa de compras de activos, la Fed también indicó que seguirá comprando activos "al menos" a su ritmo actual para sostener el funcionamiento del mercado y para ayudar a lograr unas condiciones financieras más "holgadas", apoyando así el flujo de crédito hacia los hogares y las empresas. Los analistas esperaban que la institución monetaria indicase una evolución en el compromiso del programa de compras desde la flexibilización de las condiciones financieras a una recuperación económica más rápida, lo cual se que se vio reflejado en el matiz de unas "condiciones financieras más holgadas".

No obstante, la Fed no aclaró más visión de cara al futuro en cuanto a este programa, cuestión de la que se quejó un periodista en la comparecencia de Powell. "¿Por qué tener solo orientación a futuro para una herramienta de política cuando la Fed ha hablado de dos herramientas trabajando juntas?", cuestionó el periodista. El presidente de la Fed se escurrió diciendo que "dijimos desde el principio que intentaríamos proporcionar algo de apoyo y estabilidad en la primera fase de la crisis y que después apoyaríamos a la expansión cuando llegase". "Bueno pues aquí está [...] tenemos flexibilidad para seguir cambiando nuestra orientación cuando pensemos que sea apropiado", concluyó.

Los únicos miembros de la Fed que votaron en contra de esta decisión fueron Robert Kaplan, presidente del Banco de la Reserva Federal de Dallas, y Neel Kaskhari, presidente del Banco de la Reserva Federal de Mineápolis. El primero no quería entrar en detalle sobre la orientación a futuro de la política y el segundo quería una formulación más simple de la nueva visión estratégica. Al respecto, Powell dijo que "somos el primer gran banco central en tomar estas reformas" añadiendo que "no hay un libro de recetas para ello". "Claro que va a haber un amplio abanico de opiniones y creo que eso es bueno", concluyó.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios