SERÁ EL MERCADO LABORAL MÁS GOLPEADO

DB apunta a la debilidad de España: necesita coronabonos o endeudarse otro 22% del PIB

Un informe urge a una respuesta europea común para evitar que se disparen las diferencias entre norte y sur. Avisa de que el mercado laboral español es el más afectado

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Adelantado en

Deutsche Bank, cuyos informes llevan años criticando los estímulos del Banco Central Europeo (BCE), que perseguían reducir primas de riesgo, pide ahora una respuesta europea contra las divergencias entre norte y sur. El mayor banco europeo por tamaño de balance teme un impacto sin precedentes de esta crisis que ponga en riesgo el euro. Y señala en especial España por su deuda externa, porque estima que tendrá que pedir al mercado más de un 20% extra del PIB si no hay coronabonos y porque será el mercado laboral más golpeado por esta crisis.

El equipo de análisis de la entidad alemana ha publicado un informe con estimaciones del impacto económico de esta crisis, derivada de la parálisis de la actividad económica para tratar de contener el virus a lo largo de Occidente. Las restricciones más severas se están poniendo en España e Italia, que son, asimismo, los dos países más afectados y los que han llegado a esta contracción con la vulnerabilidad más relevante por sus desequilibrios.

Los seis economistas de Deutsche Bank Research que firman el informe dibujan su propio escenario de recuperación, que no es de V, U, W o el símbolo de Nike que está empezando a circular. En su caso, contemplan una V, pero sin llegar al punto de producción anterior, sino que empezaría antes una recuperación más lenta hasta volver a los niveles previos a finales de 2021. No en vano, esperan una contracción del PIB de más del doble a la sufrida en la gran crisis financiera, con una caída del 3,4% en el primer trimestre y del 11,4% en el segundo en la eurozona.

Impacto en el PIB del coronavirus. (Fuente: Deutsche Bank)
Impacto en el PIB del coronavirus. (Fuente: Deutsche Bank)

El mayor impacto negativo lo sufriría España. La intensidad de la contracción proyectada de la producción supera el 20%, mientras que Deutsche Bank anticipa un 12,2% en Alemania, un 14,8% en Francia, un 15,1% en Reino Unido y un 16,3% en Italia. El escenario base del banco alemán es que el retroceso del PIB tendrá un pico del 25% en el conjunto de la eurozona, para recuperarse a lo largo del segundo trimestre según cambia la curva de contagios, y terminar en junio en torno al 10%, por debajo de los niveles que antecedieron a la pandemia.

Las necesidades de financiación se dispararán en toda la eurozona, poniendo el foco en Italia y en España por la incidencia de la crisis y sus grados de apalancamiento. Según los indicadores de sostenibilidad fiscal de la Comisión Europea que cita Deutsche Bank, son las dos economías más vulnerables. En Italia, suponiendo medidas del Gobierno valoradas en 50.000 millones, la deuda pública sobre el PIB subiría 20 puntos porcentuales, hasta el 160%, en 2021. En España, esta ratio pasaría desde el 96% de 2019 hasta el 117,7% en 2021.

Este incremento se produciría en un escenario en el que se supone que no hay coronabonos o cualquier emisión europea mutualizada que relaje las necesidades de financiación. Así, el Tesoro español tendría que pedir al mercado más de 260.000 millones de euros netos adicionales a las emisiones habituales. Para 2020, el Tesoro tenía programada, antes de esta crisis, la emisión neta de deuda por valor de 32.500 millones, mientras que en términos brutos era de 197.000 millones.

Deutsche Bank ahonda en España al analizar la vulnerabilidad de las diferentes economías por la deuda externa que arrastra la economía. Este pecado procede de la década de la burbuja inmobiliaria, y aunque se ha relajado en los últimos años con los récords en las exportaciones, sigue siendo peligroso. La economía española acabó 2019 con una posición neta internacional deudora en un 74% del PIB, al sobrepasar los 921.708 millones.

A la izquierda, balanza por cuenta corriente; a la derecha, posición internacional neta sin inversión directa. (Fuente: Deutsche Bank)
A la izquierda, balanza por cuenta corriente; a la derecha, posición internacional neta sin inversión directa. (Fuente: Deutsche Bank)

Este saldo deudor extrema la dependencia de la inversión exterior para la economía española, lo que es un desafío añadido cuando hay turbulencias y suelen reducirse los flujos internacionales por la desconfianza de los inversores. La dependencia es tanto de inversión directa como financiera, como demuestra el gráfico recogido por el banco alemán.

“Italia parece ser el eslabón débil por su ratio de deuda sobre PIB. Esto podría no ser del todo correcto. Italia tiene un importante contrapeso estructural: una posición subyacente positiva del activo externo neto. Por lo tanto, si el deterioro de la dinámica de la deuda crea estrés en el mercado, dependerá del comportamiento de los inversores nacionales”, recuerda Deutsche Bank. “La clave del comportamiento de los inversores nacionales será la percepción de cohesión europea, y esto debe fortalecerse rápidamente. España, por otro lado, tiene una posición negativa subyacente del activo externo neto. Esto es una vulnerabilidad. Significa que España es naturalmente más dependiente de los inversores extranjeros”, añade el banco.

Otro punto clave es evitar que esta crisis por el frenazo de la actividad se convierta en financiera. Los gobiernos han lanzado paquetes de avales para que fluya el crédito y los supervisores han suavizado las exigencias de capital y de provisiones. Deutsche Bank Research recuerda que los niveles de capital del sector financiero europeo han mejorado, pero que España, nuevamente, está a la cola.

El mercado laboral más golpeado

España se llevará la peor parte, en términos de golpe económico, de esta crisis. Al menos, según la estimación del banco germano. El mercado laboral español sería el más vulnerable por dos razones. La primera es por tener la temporalidad más alta a lo largo de la eurozona, con niveles superiores al 20%, mientras que en las otras grandes economías europeas (Alemania, Francia, Italia y Reino Unido) no se llega al 15%.

Además, los economistas germanos estiman que la exposición a servicios afectados directamente por la crisis del Covid-19 es mayor en España, en un porcentaje superior al 35%, y que de hecho ha aumentado desde 2008. En Italia, el mercado laboral se acercaría a ese 35%, y en las otras grandes economías europeas la ratio es inferior al 30%. Según Deutsche, los sectores más afectados son la distribución, el transporte, la restauración, el entretenimiento y las empleadas del hogar.

En este contexto, el banco alemán señala que “hay escenarios razonables en los que el paro en la eurozona ascienda desde el 7% hasta la horquilla del 15% al 20%”. “La magnitud de la conmoción económica causada por el virus significa que los picos anteriores de tasas de desempleo posteriores a la Segunda Guerra Mundial podrían superarse en la mayoría de los países bajo supuestos y modelos estándar”, dice la entidad, que calcula el paro a través de la metodología de Okun, economista que relacionó la producción con el empleo.

Y España estaría, nuevamente, en la parte alta. De hecho, el escenario base contempla que el paro se repliegue en 2021 al 9,5% en el conjunto de la eurozona, mientras que en España se mantendría cerca del 20%. Estamos en un momento de incertidumbre radical, término que suele usar el exgobernador del Banco de Inglaterra Mervyn King, lo que hace más débiles de lo habitual las predicciones. Pero esta supondría que 18 meses después de esta crisis, la economía española tendría millón y medio de parados más que al terminar 2019.

Escenarios de paro previstos por Deutsche Bank para España.
Escenarios de paro previstos por Deutsche Bank para España.

Para los expertos germanos, la clave para España dependerá de la acción europea y del éxito de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) para evitar un aumento exagerado del paro tras las restricciones del estado de alarma. En el mejor de los casos, Deutsche apunta a un 18% de tasa de desempleo (13,7% en el cuarto trimestre de 2019). El banco recuerda que España crea y destruye empleo más rápido que otros países, y que en contracción la elasticidad llega a ser de 1 (un punto porcentual de aumento del desempleo por cada punto que cae el PIB).

Si la implementación [de los ERTE] se viera restringida, el paro alcanzaría picos vistos en la crisis de deuda [el máximo fue del 27%] y permanecería alrededor del 20% durante muchos trimestres. Sin este esquema, el paro ya habría aumentado por encima del 30%”, advierte el informe, que cree que sin los ERTE “España alcanzaría niveles social y políticamente insostenibles de desempleo”.

¿Riesgo de ruptura del euro?

Deutsche Bank cree que hay riesgo de que aumenten las asimetrías en la zona euro. Dicho de otra manera, que el sur incluyendo España sufra mucho más esta crisis que el norte. Más allá de si es justo o no, es ineficiente, como demostró la crisis de deuda que supuso una nueva recesión en Europa en 2011 y 2012. “La crisis del virus una vez más arrojará una sombra oscura sobre la estabilidad y la sostenibilidad europeas. Esperamos que los países europeos llegarán a fines de 2021 con una divergencia sin precedentes en su desempeño económico, en crecimiento y en desempleo”, explican los economistas del equipo de análisis.

Los países europeos llegarán a fines de 2021 con una divergencia sin precedentes en su desempeño económico, en crecimiento y en desempleo

“Nos preocupa que esa divergencia renovada pueda volver a plantear dudas sobre el equilibrio norte-sur y la sostenibilidad de los acuerdos actuales”, prosigue Deutsche Bank Research, que recuerda la diferencia del esfuerzo fiscal que tendrán que asumir los países, y “no todos pueden sostenerlo”.

La entidad, que arrastra problemas de rentabilidad y eficiencia desde la crisis y ha sido siempre crítica con la política de Mario Draghi, prevé dos recortes adicionales de 10 puntos básicos en 2020 de la tasa de facilidad de depósito (está en el -0,5%), que penaliza el exceso de liquidez de los bancos para incentivar el crédito, en caso de que se prolongue esta crisis. Deutsche recuerda que el BCE trató de convencer al mercado de que hay margen para bajar tipos, al no haber alcanzado la ‘reversal ratio’ (nivel a partir del que sería perjudicial bajar más). Pero el economista jefe, Phillip Lane, justificó días después de la reunión que no era conveniente tocar el ‘precio del dinero’. “Este argumento debería cambiar en caso de una pandemia prolongada”, dicen los economistas.

Deutsche Bank menciona los coronabonos, sobre los que no hay acuerdo en el Eurogrupo. Aunque no se posiciona explícitamente, sí muestra comprensión con la medida y, en todo caso, pide una acción europea coordinada. Las prioridades, relata el banco, deben ser un esquema para la financiación parcial de los subsidios por desempleo y un programa de inversión para financiar la recuperación de la economía. Porque la asimetría y las dificultades fiscales que podría provocar esta pandemia “amenazan con convertir una crisis socioeconómica en una crisis política". "La solidaridad europea está siendo cuestionada. Queda por ver si la crisis es el destino”, sentencia.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios