Confía en mantener la reducción del déficit

El Tesoro emitirá 32.500 millones en 2020 y espera que el futuro presupuesto no lo eleve

El Ministerio de Economía confía en que la conformación del Gobierno y el respeto de los objetivos de déficit permita reducir la prima de riesgo con Europa y mejorar los costes de financiación

Foto: El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio (Efe).
El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio (Efe).

El Tesoro Público prevé realizar una emisión neta de deuda de 32.500 millones de euros a lo largo de 2020 y una emisión bruta de 197.000 millones de euros, según ha informado la institución este martes con la presentación de su estrategia de financiación para el año entrante. Ambas cifras son inferiores a las previsiones de financiación que tenía en 2019, pero son unos 12.000 millones superior a la emisión cerrada en 2019, que fue un año extraordinario por el bajo nivel de colocaciones.

El Ministerio de Economía ha optado por realizar una previsión "continuista y conservadora" para evitar sustos a lo largo del ejercicio. De hecho, el Tesoro confía en poder rebajar la emisión bruta y neta a lo largo del año a medida que el nuevo Gobierno empiece a adoptar medidas y convenza a los inversores de su compromiso con la reducción del déficit.

La principal medida en materia económica tendrá que ser la aprobación de unos nuevos presupuestos generales del estado que sustituyan a los prorrogados de 2018, que fueron los últimos del Gobierno de Mariano Rajoy. El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio, ha mostrado su confianza en que el próximo presupuesto no aumente las necesidades de financiación del Tesoro y que, en todo caso, contribuyan a reducirlas.

Hemos fijado un objetivo de emisión que no debería cambiar con los nuevos PGE porque es consistente con los objetivos de estabilidad

"Nuestro deseo es que esta previsión se mantenga una vez presentados y aprobados los presupuestos generales del estado", ha señalado San Basilio, ya que esta emisión es "consistente con el objetivo de estabilidad presupuestaria". Esto significa que si el Tesoro tuviese que aumentar sus necesidades de financiación por encima de esta previsión apuntaría a una evolución negativa para el déficit del Estado. El escenario "ideal" para el máximo responsable del Tesoro es que "se pueda reducir" este objetivo de financiación a lo largo del año.

[Sánchez no escatima en promesas de gasto]

San Basilio ha remarcado que la conformación de un Gobierno debería reducir la prima de riesgo española, esto es, el diferencial de emisión respecto a los países punteros de Europa. "Tengo confianza en que se va a reducir de forma progresiva a medida que vayamos avanzando y adoptando medidas, y la principal es el presupuesto", ha explicado en rueda de prensa. Eso no significa que el coste total de financiación vaya a reducirse (la previsión del Tesoro es que aumenten de forma marginal) pero sí el sobrecoste que paga España respecto a los países punteros de la Unión Europea. "Pensamos que la conformación de Gobierno va a ser positiva", ha concluido.

Estos 196.500 millones de emisión bruta que prevé realizar el Tesoro incluyen los 13.800 millones del préstamo a la Seguridad Social para el pago de las pensiones. Esta cuantía es la que figura en la prórroga presupuestaria, pero es susceptible de cambio cuando se apruebe el futuro presupuesto, ya que las necesidades de financiación del sistema de pensiones podrían ser superiores o inferiores en función de las medidas que se adopten de ingresos y gastos.

También contempla una previsión de emisiones netas de 10.000 millones de euros para cubrir las necesidades de financiación de las comunidades autónomas y las corporaciones locales que todavía no puedan salir a mercado. Esta cifra es similar a la del año anterior y todavía está pendiente del cierre definitivo con el Ministerio de Hacienda.

El Tesoro prevé emitir en 2020 su primer bono verde para financiar proyectos sostenibles

El Tesoro también ha anunciado que en 2020 emitirá su primer bono verde para financiar proyectos sostenibles. El proceso será el habitual para la apertura de un nuevo bono de referencia: se realizará inicialmente una colocación sindicada entre inversores institucionales que empezará a negociarse en mercado secundario y servirá de referencia para posteriores emisiones por subasta. En total, el Tesoro confía en que dicho bono tenga un vencimiento a 20 años y acumule un montante de 10.000 millones de euros, una vez realizadas las subastas complementarias.

"Nuestra intención es que el bono verde se pueda emitir en la segunda mitad del año", ha señalado San Basilio. Este bono verde servirá para crear una referencia líquida en el mercado que suponga de trampolín para otras emisiones en el sector privado. Además, el Tesoro espera en que pueda colocarlo a un tipo de interés inferior al que paga el mercado, ya que este tipo de bonos verdes cuentan con una importante base inversora de ahorradores preocupados por el medio ambiente.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios