NUEVO GOLPE PARA EL SECTOR

Draghi hace añicos los planes de la banca y perpetúa sus problemas de rentabilidad

El BCE hunde aún más las expectativas sobre los tipos de interés y lanza un balón de oxígeno con el LTRO que no es suficiente para las entidades, según los inversores

Foto: El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi (izda.), y el vicepresidente, Luis de Guindos. (EFE)
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi (izda.), y el vicepresidente, Luis de Guindos. (EFE)

“Nos gustan los tipos bajos, pero no los negativos”, asegura siempre José Sevilla, consejero delegado de Bankia. Más directo fue en su momento el ahora defenestrado Francisco González, cuando era presidente de BBVA y uno de los más críticos con la política monetaria: “Los tipos bajos nos están matando”. Pero el ‘precio del dinero’ seguirá en mínimos al menos hasta bien entrado el próximo año, lo que eleva la presión sobre el sector.

Los bancos españoles más domésticos, y que más dependen de los tipos para elevar los ingresos por margen de intereses, se desplomaron este jueves, con Bankia en mínimos desde el Brexit y CaixaBank cerca, mientras que Sabadell echa por tierra parte de la remontada de las últimas semanas.

El Banco Central Europeo (BCE) ha extendido su guía (‘forward guidance’), ya que ha modificado el discurso para asegurar que los tipos seguirán en los niveles actuales hasta el primer semestre de 2020. Asimismo, Mario Draghi admitió que ha habido discusión sobre potenciales recortes de tipos (hasta terreno negativo) y la nueva barra de liquidez a la banca (LTRO III) ha decepcionado, al ser menos generosa que la anterior (hasta el -0,3% frente al -0,4% de la segunda ronda).

Bankia, Banco Sabadell y CaixaBank tienen planes estratégicos que parten de previsiones que con cada reunión del BCE están más alejadas de la realidad. Bankia y Sabadell presentaron sus guías y promesas al mercado en febrero del año pasado, y CaixaBank esperó a octubre, aunque Draghi y sus colegas también han destrozado sus proyecciones.

La cartera de crédito del banco parcialmente nacionalizado varía en un 87% con el euríbor, que ha frenado y virado la tendencia al alza de los últimos meses, tras cerrar en mayo en el -0,134%, y esta semana se ha hundido al -0,177%, mínimos desde agosto. Todo un golpe para los bancos, especialmente para los que menos han conseguido diversificar sus ingresos por áreas geográficas o tipos de negocio, como fondos y seguros.

La hipótesis que usó Bankia para su plan estratégico fue un euríbor en el -0,05% en promedio en 2018, en el 0,29% en 2019 y en el 0,73% en 2020, indicadores muy alejados del -0,177% de este jueves. Con estos números, la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri planeó elevar su rentabilidad sobre fondos propios (ROE) desde el 6,7% de 2017 hasta el 10,8% en 2020. Pero tras un avance el año pasado, en el primer trimestre cayó al 6,6%, volviendo a la casilla de salida, y alejando la posibilidad de la privatización, cuyo calendario se ha retrasado por segunda vez hasta 2021.

El banco aún asegura seguir con sus metas, que también incluyen un dividendo de 2.500 millones de euros, pero el mercado cada vez más difícil hace que empate con el coste del capital (retorno exigido por los inversores), como muestra que cotice a 0,5 veces el valor en libros —solo mejor que Liberbank y Unicaja, e igual que Sabadell—.

Banco Sabadell fue, incluso, más optimista con su base de proyecciones, con un euríbor a 12 meses en el 0,29% este año y en el 0,94% el próximo ejercicio. La entidad catalana ha estado en el foco de los inversores por la caída de la ratio de capital el año pasado, que ha puesto como prioridad de su estrategia para 2019. De fondo, el banco presidido por Josep Oliu prometió un ROE de doble dígito en 2020, pero 2018 fue un año perdido con las provisiones por ventas de carteras y la integración de TSB. La entidad asume que habrá que esperar a 2021 para cumplir con sus metas, pero aun así necesitará un esprint.

CaixaBank publicó su nuevo plan en noviembre, partiendo de un euríbor en el 0% en 2019, en el 0,4% en 2020 y en el 0,7% en 2021. La entidad también tendrá que correr para alcanzar el objetivo de un retorno sobre el patrimonio tangible (ROTE) superior al 12%.

Golpe para todos

La nueva guía del BCE también golpea los planes de salir a bolsa de Ibercaja, ahonda más en los problemas de Unicaja y Liberbank para ser rentables tras romper sus negociaciones para fusionarse y afectará al negocio bancario local de Santander, BBVA y Bankinter. En los dos primeros casos cuentan con su diversificación global para compensarlo, y en el tercero con el peso en los ingresos de recursos fuera de balance como fondos o seguros, a través de Línea Directa.

Los bancos necesitan ganar hasta un 40% más para alcanzar un ROE del 10% y disipar cualquier duda sobre su rentabilidad, que al final es la clave para ser sostenibles a largo plazo por generación orgánica de capital. Sin embargo, la política monetaria pondrá más difícil la recuperación de los bancos, que acumulan más de una década.

Las entidades se han beneficiado de la política monetaria en la medida en que ha contribuido a la recuperación de los indicadores macro, facilita el desagüe de los activos tóxicos e incrementa el precio de los bonos que tienen en balance. Pero estos efectos se han ido disipando y las cuentas de resultados sufren por dos vías. La primera es que los tipos al 0% minimizan la capacidad de generar ingresos con la actividad tradicional de captar y prestar dinero. La segunda es que el exceso de reservas se penaliza con el tipo de facilidad de depósito al 0,4%, lo que supone una ‘multa’ del BCE a la banca de 8.000 millones este año, según estimaciones de los bancos de inversión.

Bancos que más aprovecharon la LTRO II. (Fuente: Credit Suisse)
Bancos que más aprovecharon la LTRO II. (Fuente: Credit Suisse)

Para reducir estos daños, asegurar la liquidez del sistema financiero e incentivar el crédito, el organismo que preside Draghi llevó a cabo dos rondas de financiación para la banca (LTRO I y LTRO II) con tipos al -0,4%, con lo que las entidades aminoraron el daño de la política monetaria. Los bancos italianos y españoles fueron los que más tiraron de esta barra libre de liquidez. La tercera ronda comenzará en septiembre, con tipos que irán desde el 0,1% hasta el -0,3% en función del volumen de préstamos.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios