el presidente de un banco central más joven

Jens Weidmann renueva su mandato en el Bundesbank y vuelve a ser favorito al BCE

Esta decisión mantiene por tanto abiertas las opciones del 'halcón' alemán de suceder a Mario Draghi en la presidencia, cargo que el italiano dejará vacante el próximo octubre

Foto: El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann. (Reuters)
El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann. (Reuters)

Jens Weidmann ha sido designado por el Gobierno alemán para un segundo mandato de ocho años de duración como presidente del Bundesbank, decisión que mantiene así abiertas las opciones del 'halcón' alemán de suceder a Mario Draghi en la presidencia del Banco Central Europeo (BCE), cargo que el italiano dejará vacante a partir del próximo 31 de octubre.

"El Gabinete del Gobierno Federal ha decidido proponer el nombramiento de Jens Weidmann como presidente del Deutsche Bundesbank por ocho años a partir del 1 de mayo de 2019", según ha anunciado oficialmente el Gobierno de Angela Merkel, aunque la designación deberá superar aún la consulta protocolaria al consejo del banco central germano.

Una información atribuida al semanario germano 'Die Zeit' en la que no se citan fuentes apunta a que el Ejecutivo alemán ha valorado la posibilidad de que el banquero acabe luchando por la presidencia del BCE ante el aparente debilitamiento de las opciones de Manfred Weber a la presidencia de la Comisión Europea, cargo en principio preferido por el Gobierno alemán.

Weidmann se convirtió en 2011 y con solo 42 años en el presidente más joven del banco central alemán, cargo al que el entonces asesor económico de Angela Merkel accedió tras la repentina salida de Axel Weber al ver este frustrada su carrera hacia la presidencia del BCE, una vez acabado el mandato de Jean Claude Trichet, dando lugar al nombramiento de Mario Draghi como sucesor del banquero galo.

Aumenta las provisiones de riesgos

El banco central de Alemania obtuvo un beneficio neto de 2.516 millones de euros en 2018, lo que representa un incremento del 25,6% en comparación con el ejercicio precedente, según ha informado la entidad, que transferirá de esta cantidad 2.433 millones de euros a las arcas del Gobierno Federal de Alemania, casi un 28% más.

Pese a la mejora del resultado neto, el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, ha alertado de la ralentización económica que se produjo durante el año pasado. "Las informaciones sobre la economía alemana han sido generalmente decepcionantes en los últimos meses", ha indicado.

Sobre los tipos de interés, el presidente del Bundesbank ha señalado que los participantes del mercado creen ahora que la primera subida del BCE se realizará más tarde de lo que se había anticipado hace unos meses. Así, en lugar de en septiembre de este año, ahora se espera que el primer alza se aplace hasta 2020. "De manera aislada, esta expectativa está deprimiendo los intereses de los mercados de capitales, apoyando así las condiciones de financiación para las empresas", ha añadido el banquero germano.

Durante el ejercicio, la entidad incrementó en 1.475 millones de euros la partida destinada a provisionar riesgos generales, situándose así en los 17.900 millones de euros, un 9% más que a cierre de 2017. "Muchas personas han empezado a preocuparse de que la mayor incertidumbre sobre la economía pueda frenar la actividad inversora", ha explicado Weidmann.

Muchas personas han empezado a preocuparse de que la mayor incertidumbre sobre la economía pueda frenar la actividad inversora

Entre enero y diciembre, los ingresos por intereses netos del instituo emisor germano sumaron 4.920 millones de euros, un 17,9% más que los contabilizados durante 2017. De esa cifra, 2.448 millones de euros se correspondieron con la aplicación de intereses negativos a los depósitos de instituciones de crédito.

Asimismo, entre los distintos programas de compra, el banco central alemán se anotó pérdidas de 35 millones de euros en relación con la deuda adquirida dentro del plan de compra de activos del sector público (PSPP, por sus siglas en inglés) del BCE, lo que equivale a un descenso del 86,4%.

Un salario jugoso

Como presidente del Bundesbank, Jens Weidmann recibió una remuneración anual de 463.280 euros en 2018, un 2,2% más que en 2017, incluyendo un salario anual con derecho al cobro de jubilación por importe de 381.473 euros, un 2,7% más que en 2017, que se vio complementado con el cobro de 76.693,78 euros adicionales que no generan derecho a pensión y de otros 5.112,96 euros en concepto de gastos.

En caso de llegar a convertirse finalmente en presidente del BCE, el banquero germano vería mejorado un 5% su salario, puesto que Mario Draghi cobró en 2018 un sueldo base de 401.400 euros, además de acceder a una residencia oficial propiedad del BCE.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios