rebaja la estimación de crecimiento

Alemania se estancó en el cuarto trimestre, pero esquivó la recesión

La evolución del PIB se había contraído un 0,2% entre julio y septiembre y registró una expansión del 0,02% en los tres últimos meses del año; tras las subidas del primer semestre

Foto: La bandera alemana. (Reuters)
La bandera alemana. (Reuters)

La economía alemana logró esquivar apenas por un par centésimas su entrada en recesión técnica en el último trimestre de 2018, cuando su PIB se estancó respecto de los tres meses anteriores, en los que había retrocedido un 0,2%, según la primera estimación del dato publicada por la Oficina Federal de Estadística (Destatis), que ha revisado una décima a la baja su primera estimación de crecimiento para el conjunto de 2018, dejándola en el 1,4%, su peor registro en cinco años.

A pesar de eludir la recesión, la mayor economía europea ha confirmado su desaceleración, después de haber registrado un crecimiento del 0,4% en el primer trimestre de 2018 y del 0,5% en el segundo, para contraerse un 0,2% entre julio y septiembre y registrar una expansión del 0,02% en los tres últimos meses del año.

En comparación con el cuarto trimestre de 2017, el PIB de Alemania experimentó una expansión del 0,9%, mientras que al corregir el efecto de calendario, el crecimiento interanual fue del 0,6%.

De este modo, en el conjunto del ejercicio 2018, la economía alemana registró un crecimiento del 1,4%, una décima menos de lo estimado inicialmente, lo que representa la tasa de expansión más débil de la 'locomotora europea' desde 2013, cuando creció un 0,5%.

A pesar de la desaceleración registrada en 2018, Alemania cumple así nueve años consecutivos de crecimiento, la fase de expansión más larga del país desde 1966.

Por otro lado, la oficina estadística germana destacó que en el cuarto trimestre de 2018 Alemania contaba con 45,2 millones de ocupados, cifra que representa un incremento anual de 507.000 personas o del 1,1% respecto del mismo periodo de 2017.

"La economía alemana escapó de la recesión técnica por el menor margen posible", declaró Carsten Brzeski, economista jefe de ING en Alemania, señalando que "la ventaja de los datos de hoy es que difícilmente pueden empeorar", ya que los fundamentos económicos siguen siendo sólidos y las oportunidades de un rebote son mayores que las de una nueva decepción.

El Gobierno alemán recortó a finales de enero en ocho décimas su pronóstico de crecimiento para la mayor economía europea en 2019, dejándolo en el 1%, lo que representaría la expansión más débil de Alemania desde 2013, como consecuencia del impacto negativo de factores externos como la incertidumbre que rodea el Brexit y las tensiones comerciales.

El 'hachazo' de Berlín al pronóstico de crecimiento de Alemania superó incluso el pesimismo expresado a principios de año por el Fondo Monetario Internacional (FMI) al recortar en seis décimas su previsión de crecimiento para la 'locomotora europea', hasta el 1,3% en 2019, mientras mantuvo en el 1,6% su proyección para 2020.

Por su parte, Deutsche Bank Research ha revisado a la mitad su pronóstico de crecimiento para Alemania en 2019, hasta el 0,5% desde el 1% anticipado previamente, después de que la economía germana "evitara por un pelo" la entrada en recesión técnica.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios