perfil conservador de los españoles

El ahorro familiar en depósitos bate récord con 800.000 M pese a los tipos al 0%

El espíritu conservador de los españoles y las pérdidas de los fondos de inversión incentivan un nuevo impulso de los depósitos. Aumentan un 4% interanual

Foto:

Los depósitos se consolidan como el principal destino del ahorro de las familias. La ofensiva comercial de los bancos durante los últimos años con fondos de inversión ha permitido un récord en este segmento, pero los hogares no se han olvidado de su producto tradicional.

Las familias incrementaron el año pasado un 4% su ahorro en depósitos, hasta los 806.900 millones de euros, según datos del Banco de España (BdE), lo que supone un nuevo máximo y la primera vez en la historia que se supera el umbral de los 800.000 millones. De hecho, la cifra es un 22% superior a la de finales de 2008, cuando se inició la crisis en España.

El proceso de reducción de deuda de los hogares y la recuperación económica —2019 será el sexto año de crecimiento real del PIB— han permitido que aumente la riqueza financiera. En este sentido, se ha disparado la inversión en fondos por encima de los 320.000 millones, pero también crece en el producto estrella, con un trasvase desde los depósitos a plazo hacia los depósitos a la vista, que se sitúan por encima de los 600.000 millones.

“El récord se debe a que se conjuga el crecimiento de la economía española con la elevada aversión al riesgo del español, que es más ahorrador que inversor”, opina Guillermo Santos, socio de iCapital. “El ahorro en España es excesivamente conservador, no solo porque apuesta en exceso por cuentas ahorro y depósitos, sin distinguir objetivos y plazos, sino también por la sensibilidad que tienen muchos ahorradores con respecto al riesgo y las pérdidas”, añade en la misma línea Antonio Gallardo, experto de iAhorro.com.

La aversión de los españoles al riesgo condena el ahorro a la falta de retorno. Los depósitos ofrecen rentabilidades cercanas al 0%, por el ‘dinero gratis’ del Banco Central Europeo (BCE), que parece que perdurará al menos hasta diciembre de 2019 o ya iniciado 2020, según las expectativas actuales del mercado. Además, el dinero que aparca la banca en la autoridad monetaria tiene una penalización del 0,4%, ya que el tipo de facilidad de depósito está en negativo.

Sin rentabilidad

Así, la rentabilidad que ofrecen los depósitos es del 0,07% de media para los que tienen vencimiento inferior a los dos años y del 0,54% para plazos superiores, con una media ponderada del 0,12%, según datos del Banco de España. En términos reales (descontando la inflación), estos retornos suponen pérdidas de poder adquisitivo del ahorro. Por ello, han proliferado opciones para ahorrar a través de depósitos extranjeros. La plataforma Raisin, por ejemplo, incluye imposiciones a un año con retornos por encima del 1% de entidades de Portugal, Francia, Italia, Bulgaria o Letonia.

La opción natural para los ahorradores de depósitos es pasar a fondos de inversión, ya que los tipos al 0% también mantienen en mínimos las rentabilidades de los seguros de ahorro. Pero en 2018 los fondos españoles registraron pérdidas en media en todas las categorías, con descensos de entre el 0,5% en monetarios y el 1,3% en renta fija, dentro de los segmentos más conservadores.

“Pese al esfuerzo de mejorar la cultura financiera y normativas como MiFID II, predomina el perfil conservador y el predominio por depósitos o la inversión en ladrillo”, comenta José María Luna, director de análisis de Arquia Banca. De esta forma, los bancos encuentran un freno a la desintermediación del dinero (pasar de depósitos a fondos), algo que buscan para incrementar sus ingresos vía comisiones.

“Los malos resultados de la renta variable en el segundo semestre han llevado a que se hayan retirado posiciones de productos de riesgo”, añade Gallardo. “España está entre los cinco países que peor ‘market timing’ hacen. Muchos partícipes de fondos han salido de renta variable y se han perdido las primeras revalorizaciones de 2019, es como poner a la venta un piso en 2012 sin necesitar el dinero”, arguye Asier Uribeechebarria, director general de Finanbest. Sin embargo, hay demasiados inversores que “han descubierto que se puede perder dinero con su inversión en renta fija, que no es tan fija, o en fondos mixtos que les ‘colocaron’ y que ni han dado rentabilidad ni han defendido el capital”, añade Luna.

Los españoles también se encuentran con la falta de oferta de productos que aseguren una rentabilidad, aunque sea baja. Los garantizados también acabaron en pérdidas en 2018 y los nuevos lanzamientos aseguran retornos inferiores a la inflación esperada, frente a la cultura de vehículos de retorno absoluto de otros países. Un factor que provoca que “prime la liquidez del depósito bancario sin remuneración”, señala Guillermo Santos.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios