ante el crecimiento y la reducción de deuda

¿Miedo a invertir? El ahorro en depósitos se eleva a máximos pese a los tipos al 0%

Las familias han incrementado su ahorro en cuentas corrientes y depósitos en la banca española hasta la cifra récord de 796.200 millones de euros

Foto: Huchas según cultura financiera.
Huchas según cultura financiera.

Seis años después de que Mario Draghi emprendiera un camino de políticas expansivas sin precedentes en Europa, las familias españolas son tozudas a la hora de no ceñirse a sus objetivos. El presidente del Banco Central Europeo (BCE) pronunció el 26 de julio de 2012 su célebre cita de que el euro es irreversible y haría "lo que sea necesario" ("whatever it takes") para asegurarlo. Después llegaron los tipos de interés al 0% y las compras de activos, que seguirán hasta el final de este año, para que los agentes económicos asuman más riesgo y el dinero fluya hacia la economía real, dinamizando la actividad económica y, en última instancia, elevando la inflación. Pero en España los hogares no están por la labor. Al menos, no del todo.

Las familias españolas no se han despegado de los depósitos. Pese a que desde la industria de asesoramiento y gestión de inversiones se suele hablar del atractivo de los fondos frente a los depósitos y de un trasvase de dinero en estos productos, lo cierto es que ha crecido toda la tarta de ahorro financiero con el intenso proceso de desapalancamiento y el crecimiento de la economía. "Muchos españoles prefieren evitar el riesgo de cualquier tipo de fondo de inversión (incluidos los de la renta fija) y prefieren dejar su dinero a la vista en cuenta corriente sin remuneración", señala Guillermo Santos, socio de iCapital. "No olvidemos tampoco que una alternativa a la liquidez en cuenta corriente son los fondos monetarios y todos estos ofrecen rentabilidad negativa en 2018", añade.

Muchos españoles prefieren evitar el riesgo de cualquier tipo de fondo y prefieren dejar su dinero a la vista en cuenta corriente sin remuneración

Este cóctel de crecimiento del ahorro y aversión al riesgo conlleva que aumente la suma de dinero en cuentas corrientes y depósitos, hasta alcanzar los 796.200 millones de euros en junio, según datos del Banco de España. Un 2,7% más que en mayo y que el mismo mes del año anterior. Además, es máximo histórico y se sitúa un 23% por encima de la cifra de 649.268 millones de hace justo una década, en los albores de la crisis. Es un fenómeno europeo, ya que el incremento medio en la eurozona es de más del 4%, aunque los depósitos alcanzan el 30% de la riqueza financiera frente al 40% que se ve en España.

Para la teoría económica resulta una contradicción esta tendencia, ya que con los tipos al 0% la mayoría de cuentas corrientes no ofrece ventajas significativas como para que las familias no muevan su dinero, salvo ofertas puntuales como las lanzadas esta semana desde Openbank con una retribución del 3% hasta 15.000 euros durante seis meses, o desde ING recuperando devoluciones sobre los recibos. Los depósitos, por su parte, pagan un 0,59% en plazos superiores a dos años y un 0,11% en promedio por debajo de los 24 meses, según datos del Banco de España.

Sin embargo, la inflación ha regresado con crecimientos de los precios entre el 1% y el 2%, lo que acentúa la represión financiera buscada por el BCE para dinamizar el dinero, pese a las críticas desde Alemania y otros socios europeos por reducir el ahorro en términos reales (descontando la inflación). Así, hay una parte del ahorro familiar español que sigue quieto, creciendo en cuentas y depósitos, por varias razones. Una de ellas es "la falta de formación financiera y el miedo a perder patrimonio", sostiene Antonio Banda, CEO de Feelcapital. "En España hay mucho ahorrador clásico y, además, es muy sensible a las pérdidas y prefiere ganar poco que arriesgar. Se tardará mucho en modificar este perfil, más cuando buena parte del ahorro está en manos de perfiles conservadores de edad avanzada", incide Antonio Gallardo, economista de iAhorro.

Esta aversión al riesgo es clave, ya que es muy "fuerte" en el ahorrador español medio, señala Miguel Ángel García, director de inversiones de Diaphanum. Cuando "tiene una mayor cultura financiera y mayor patrimonio suele ser más sofisticado en los productos de su cartera. En el largo plazo ser tan conservador va en detrimento de su rentabilidad", añade.

"Escaldados" y vuelta a los depósitos

El miedo a perder dinero hace que el primer producto al que se dirigen los ahorradores, por voluntad propia y a menudo por consejo de los propios bancos, es hacia los fondos conservadores. Esto es, los monetarios y de renta fija. De hecho, fueron productos con un importante éxito comercial en los primeros pasos de la recuperación económica, pero ahora están sufriendo reembolsos a la vez que ofrecen pérdidas.

La subida de los tipos de interés en el mercado secundario, aunque aún no ha llegado a los depósitos porque sigue el 'dinero gratis' desde Fráncfort, ha provocado caídas en el precio de los bonos por su relación inversa. La mayor parte de los fondos de renta fija está en pérdidas este año. En la industria española, los fondos de renta fija sufrieron salidas netas por valor de más de 800 millones en junio, según las estadísticas de Inverco, pese a que el conjunto del sector captó más de 600 millones.

"El desapalancamiento influye, pero sobre todo la explicación se debe a que hay muchos ahorradores que pasaron de los depósitos a los fondos de renta fija y como están en pérdidas, están volviendo a los depósitos", arguye Pau Monserrat, profesor asociado de economía financiera en la Universidad de las Islas Baleares (UIB) e impulsor de enfintech.com. La aversión del riesgo se acentúa antes del periodo veraniego, recuerda Mar Barrero, analista de Profim. "En junio muchos inversores, familias o empresas prefieren consolidar las plusvalías obtenidas durante meses anteriores o reducir la exposición a activos de mayor riesgo con el fin de no sufrir sobresaltos durante los meses vacacionales", señala esta experta. "El depósito se convierte así en el producto con el que gestionar la liquidez generada hasta el momento para cubrir necesidades de corto plazo o a la espera de encontrar nuevas oportunidades de inversión tras el verano", agrega.

Hay muchos ahorradores que pasaron de los depósitos a los fondos de renta fija y como están en pérdidas, están volviendo a los depósitos

Además del crecimiento económico, la reducción de la deuda y la menor cultura inversora que hay en España frente a otras economías desarrolladas, el récord de los depósitos también se explica por "las malas experiencias", opina Frederic Dupuy, director de inversiones de Finanbest. Estas se basan en "la falta de control del riesgo por no haber diversificado suficientemente" en muchas inversiones, y por "haber confiado demasiado en los productos de la banca tradicional cuyos costes y comisiones son exageradamente elevados y cuyo asesoramiento suele ser inadecuado", opina. Y concluye: "Gato escaldado, del agua fría huye".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios