clientes no asesorados

Hacienda estudia si las nuevas comisiones de banca privada son deducibles en IRPF

Varios bancos han lanzado comisiones de custodia para comprar fondos de inversión sin asesoramiento, y esperan que Hacienda aclare si se pueden deducir estos costes

Foto: María Jesús Montero, ministra de Hacienda. (EFE)
María Jesús Montero, ministra de Hacienda. (EFE)

La banca está cambiando a marchas forzadas el modelo de asesoramiento y gestión de activos. La oferta de productos, especialmente en banca privada para altos patrimonios, cada vez incorpora más fondos de terceros, lo que modifica la estructura de comisiones.

Entre las nuevas comisiones que está implantando la banca está la de custodia para clientes que desean comprar y mantener fondos de inversión sin asesoramiento, que podrían ser deducibles en la declaración de la renta. La mayoría de bancos ya tienen supermercados con miles de fondos de terceros, aunque no todos los han abierto al público minorista, y esta es la forma que tienen de recibir ingresos.

El sistema es similar al de las acciones. Es decir, cuando un inversor está invertido en acciones, paga al bróker una comisión de custodia. Según la ley, los gastos de administración y depósito son deducibles, mientras que no serán deducibles las cuantías que supongan la contraprestación de una gestión discrecional e individualizada de carteras de inversión, en donde se produzca una disposición de las inversiones efectuadas por cuenta de los titulares con arreglo a los mandatos conferidos por estos.

Hasta ahora, el cobro de la banca al inversor de fondos o al cliente asesorado se producía mayoritariamente por retrocesiones (parte de la comisión de gestión que se queda el distribuidor) o por el pago explícito en las opciones de asesoramiento y gestión de carteras. Ninguna de ellas es deducible en la declaración de la renta, pero sí podrían serlo las nuevas comisiones de custodia en los nuevos autoservicios para operar con fondos.

No obstante, la banca aún no se atreve a recomendar a sus clientes que las incluyan en la declaración, pese a que para muchos podría ser un atractivo importante. Las comisiones rondan el 0,6% anual del patrimonio invertido, con lo que un inversor de banca privada con un millón de euros invertido en fondos por esta vía —sin asesoramiento— paga 6.000 euros potencialmente desgravables en la declaración de la renta.

En este sentido, ejecutivos bancarios han trasladado su duda a Hacienda y esperan respuesta desde el ministerio que dirige María Jesús Montero, que ha venido siendo agresivo —con sus mensajes y bandazos de amenazas de impuestos— con el sector. La incógnita que esperan que despejen Hacienda de forma informal o su dirección general de Tributos de forma formal es si estas comisiones de custodia de fondos pueden ser deducibles en IRPF, como ocurre cuando son acciones.

Clientes asesorados por otras vías

Los expertos explican que los más ricos tienden a recibir asesoramiento, aunque suelen dejarse una parte de su patrimonio para invertir por su cuenta, con lo que podrían asumir comisiones de custodia para las opciones de arquitectura abierta que se están popularizando en la banca. Pero lo más relevante del análisis de Hacienda es para muchos clientes de alto patrimonio, que reciben asesoramiento a través de empresas de asesoramiento financiero (EAF) u otras figuras fuera de la banca tradicional pero operan a través de esta.

Varios bancos ya tienen comisiones de custodia. CaixaBank cobra un 0,6% a los clientes de banca privada que quieran tener acceso a los fondos disponibles para contratar en la entidad (‘all inclusive’ en la jerga) sin recibir asesoramiento. De esta forma, acceden a clases limpias que no tienen retrocesiones (la comisión es más baja), y si las tienen, se devuelven al cliente. Por su parte, BBVA repercute un 0,3% combinado con retrocesiones para los clientes que operen sin asesoramiento en su supermercado de 2.400 fondos. Mientras que Sabadell ultima una comisión del 0,3% de custodia para la inversión de fondos de terceros entre sus clientes de banca privada, siguiendo el ejemplo de Santander, que repercute 36 puntos básicos y planea extenderlo al Popular.

Los ingresos por comisiones son claves para las cuentas de resultados de los bancos españoles por los tipos de interés al 0%, que reducen al mínimo la rentabilidad de la actividad tradicional de captar y prestar dinero. Por ello, apuestan por crecer en recursos de clientes fuera del balance (desintermediar el dinero desde depósitos), que no exigen capital regulatorio y dan más ingresos, como fondos, planes de pensiones, sicavs o carteras gestionadas.

Durante los seis primeros meses del año, las comisiones generadas en España por los ocho bancos cotizados en bolsa rozaron los 3.200 millones de euros, un 10% más que en el mismo periodo del año anterior, alcanzando ya cerca del 40% del margen bruto. Contando también los negocios internacionales de la gran banca, los ingresos por comisiones aumentaron un 2%, hasta los 5.332 millones.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios