presión sobre los márgenes

El sector financiero asume una caída de ingresos de hasta el 10% con MiFID II

Bancos, gestoras y asesores denuncian que siguen trabajando por una directiva europea que aún no está transpuesta, pese a que entró en vigor el 3 de enero de 2018

Foto: Una hucha abierta. (Pixabay)
Una hucha abierta. (Pixabay)

Ni Luis de Guindos, ni Román Escolano ni, por ahora, Nadia Calviño. Un total de 10 meses después, la transposición de MiFID II aún está pendiente, y el sector da por hecho que no verá la luz hasta bien entrado 2019. España está a la cola en Europa, con riesgo de recibir una multa, aunque la normativa sobre los mercados financieros que revoluciona el ecosistema de la gestión y asesoramiento de inversiones y la distribución de productos no es la única transposición pendiente para el Ministerio de Economía.

En el caso de MiFID II, el entorno de la ministra Calviño aseguró que estaba entre sus prioridades. Pero la norma aún está pendiente, con varias correcciones recomendadas por parte del Consejo de Estado. Además, dado que tendrá que pasar por el Congreso para tramitarse como proyecto de ley, podría demorarse varios meses más. Únicamente está en una situación peor Eslovenia, donde ni siquiera hay la implementación parcial que ha llevado a cabo España.

Esta es una de las conclusiones, o advertencias, de un foro sobre MiFID II celebrado este martes en Madrid con la organización de Cuatrecasas y APD y que, como cada vez que hay un evento de este tipo, se llena de profesionales de las entidades para buscar pistas. Pero más que respuestas hay preguntas sobre la evolución definitiva del sector ante la nueva normativa.

En lo que sí hay consenso claro es en que se apretarán los márgenes. Un estudio de McKinsey, citado por los expertos participantes, calcula un impacto en la base de ingresos de entre el 1% o 2% hasta el 5% o 10%. Los peor parados serán los asesores y los gestores de fondos, según la consultora, mientras que los bancos también soportarán un mordisco nada desdeñable sobre una de las vías que han tenido los últimos años para capear el temporal de tipos de interés al 0%, lo que reduce al mínimo la rentabilidad de su negocio tradicional. “Algún consultor habla incluso de un impacto del 30% en tres o cinco años sobre la cuenta de resultados. No creo que sea tanto, pero afectará a toda la industria”, admite Juan Aznar, presidente de Mutuactivos.

Aun así, los profesionales quieren conocer el texto definitivo de MiFID II. Una de las cuestiones que esperan con ello es que se elimine el caos que denuncian muchos selectores de fondos sobre las diferentes nomenclaturas de clases de fondos que tienen las gestoras. “Cuando se apruebe la norma estará ordenado, con clases limpias [que no permiten el cobro de retrocesión para el distribuidor] para gestión de carteras e independientes”, explica Jorge Canta, socio de Cuatrecasas.

Transparencia sobre costes

El experto hizo mención al efecto directo de la norma europea. Sobre este punto hay debate, recuerda Jorge Ferrer, socio de FinReg y profesor del IEB. En su opinión, hay cuestiones recogidas en la directiva que se deben cumplir desde el 3 de enero, como dar información obligatoriamente a los clientes sobre las comisiones y su rentabilidad en euros. Es decir, los inversores sabrán cuánto han ganado con su ahorro y cuánto ha cobrado el distribuidor generalmente, la banca—.

Esta es una de las razones por las que Ferrer espera un descenso de los ingresos en toda la cadena de valor, así como por el incremento de los costes regulatorios o el auge de la gestión pasiva. “Al final acabará habiendo carteras como en Estados Unidos, con un 80% en fondos de fondos de gestión pasiva que priman el menor coste, y un 20% con productos de más comisiones para generar valor”, arguye.

Hacia Estados Unidos también mira Pedro Dañobeitia, director general de Sabadell Urquijo Banca Privada, que cree que a la larga se acabará imponiendo el pago explícito. Por ahora, asegura que asumen un servicio independiente pero que se declaran como no independientes en la gestión de altos patrimonios, dentro de la elección que tienen que llevar a cabo todas las entidades.

Por su parte, Víctor Allende, director ejecutivo de banca privada y banca 'premier' de CaixaBank, limita el impacto sobre los márgenes a las decisiones de cada entidad. “El 60% de los clientes en Estados Unidos paga explícitamente, es absurdo que no pueda pasar lo mismo aquí”, sostiene. Mientras que Juan Jesús Gómez Cubillo, socio de Consilio, aplaude la tendencia del asesoramiento independiente y las clases limpias: “Hace años, era predicar en el desierto, pero ahora es una realidad”.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios