en una carta a sus empleados

Tesla confirma su intención de salir de la bolsa y su cotización se dispara

Los expertos apuntan que sacar de la bolsa a Tesla supondría liberar a la empresa de ciertas presiones, como el tener que publicar cada trimestre sus resultados

Foto: Elon Musk. (Reuters)
Elon Musk. (Reuters)

Cuando el 'enfant terrible' de Tesla, Elon Musk, tuiteó el martes su intención de retirar a la automovilística de bolsa por un precio de 420 dólares la acción, la guasa estaba servida. No solo porque el '420' es conocido mundialmente como el número simbólico de la marijuana, si no porque Musk se ha ganado a golpe de bromas y polémicas la fama de ser poco serio en Twitter. Sin embargo, poco después, el fundador de la startup confirmaba las informaciones en una carta a los empleados y la empresa se disparaba más de un 10% en Wall Street.

"Como empresa en bolsa, estamos sujetos a los cambios salvajes en el precio de nuestras acciones, que pueden ser una distracción importante para todos los trabajadores de Tesla, los cuales son todos accionistas", afirmó Musk en el documento. Ante la noticia, las acciones de Tesla sumaron alrededor de 37,57 dólares, cerrando la sesión a precio de 379,56 dólares por acción.

Las acciones ya llevaban cotizando al alza desde la apertura, alentadas entonces por informaciones que apuntaban a que un fondo del gobierno de Arabia Saudí había comprado una participación de 2.000 millones de dólares en la empresa. No obstante, el golpe definitivo fue el tuit de Musk: una hora y media después de que se publicase el mensaje, el valor de la empresa ya se había disparado un 7,39%, una cifra que subía hasta rozar el 11% para cuando sonó la campaña de cierre en el parqué de Wall Street.

Tesla, que lleva ocho años cotizando en el mercado, borraba así los mínimos de 244,59 dólares por acción que había alcanzado en abril, aunque tampoco llegaba a superar el máximo de 389,61 dólares del pasado septiembre. La empresa, que salió a bolsa en 2010, tiene un valor en el mercado de unos 58.070 millones de dólares, pero si las acciones de la compañía se llegaran a vender a 420 dólares, como indicó este martes Musk, esta se revalorizaría hasta los 71.300 millones de dólares.

El desagrado de Musk por las presiones de la bolsa no es novedad. Ya en la conferencia de mayo con los analistas, el CEO de Tesla alegaba sin tapujos que si los inversores estaban preocupados sobre la volatilidad de Tesla, deberían vender sus acciones - unas alegaciones que, junto con el mal comportamiento general del empresario, húndían al valor un 5% en Wall Street.

Sacar de la bolsa a Tesla supondría liberar a la empresa de ciertas presiones, como el tener que publicar cada trimestre sus resultados. No obstante, la operación supondría la mayor compra apalancada de la historia, por encima de la retirada de la bolsa de la eléctrica TXU en 2007 y Tesla todavía no parece gozar de la salud financiera suficiente como para conseguir los miles de millones de dólares necesarios para completar la maniobra.

En sus quince años de historia, la compañía de Tusk todavía no ha dado beneficios y, recientemente, se encuentra sumida en lo que Musk llama "el infierno de producción", quemando liquidez como si no hubiese mañana para intentar alcanzar los objetivos de producción de su nuevo Model 3.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios