¿'Yayoflautas'? Los que más perderán con las pensiones no estaban en la manifestación

Los jubilados españoles llenaron el pasado jueves las calles de las principales ciudades españolas. Protestaban contra la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones

Foto: Manifestación de pensionistas. (EFE)
Manifestación de pensionistas. (EFE)

Los jubilados españoles llenaron el pasado jueves las calles de las principales ciudades españolas. Protestaban contra la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones, que solo han subido un 0,25%, frente al 1,2% de incremento del IPC a final de año.

Sorprende que un colectivo como el de los pensionistas se lance a la calle tras una pancarta, pero todavía más que solo estuvieran ellos. Porque no estaban allí quienes más sufrirán el recorte progresivo en el poder adquisitivo de las pensiones: sus hijos.

La sostenibilidad de las pensiones públicas apunta solo en una dirección. El sistema es deficitario, aún con el crecimiento económico actual. Y eso que aún no ha llegado el momento donde se verá más estresado: la jubilación de esta próxima generación.

En España, la explosión demográfica fue más tardía que en los países de nuestro entorno y el grupo mayoritario de población es el que ahora se encuentra entre los 35 y los 60 años, en plena actividad laboral. Si las pensiones de los jubilados ya están perdiendo poder adquisitivo ahora que este segmento más numeroso está cotizando… ¿Qué pasará cuando lleguen a la edad de retirarse?

"El problema de los sistemas de reparto es que dependen de lo que tenga el país en cada momento... Y si el país se queda sin dinero, no se puede repartir. Si llega una crisis y no hay... ¿A quién le reclamas?", explicaba esta semana el profesor Miguel Anxo en unas jornadas de EFPA España.

Hasta ahora, ha sucedido a la inversa. Había muchos cotizantes y el volumen de personas que se iban retirando todavía no era tan importante sobre el conjunto de la población, como sucederá a partir de ahora. Por eso, muchos percibían los malos augurios sobre las pensiones como una exageración, una estratagema de bancos y políticos para potenciar las pensiones privadas.

Ahora, el lobo finalmente está llegando. O, por lo menos, ya le han empezado a ver las orejas quienes este pasado jueves salieron a las plazas a protestar, porque ven que el coste de la vida sube más de lo que se incrementa su pensión.

Pero es que además, en los próximos años, quienes se vayan jubilando experimentarán nuevos 'recortes':

  • El factor de sostenibilidad reducirá en la práctica su nómina mensual. Según estimaciones de AFI, que recoge BBVA, en 2019 una pensión de 1.000 euros quedaría reducida a 992,8 euros, en 2030 a 920,8 y en 2045, a 843,8 euros.

  • La edad de jubilación seguirá subiendo, en línea con la tendencia actual, y podría irse en los próximos años más allá de los 67 años que ahora están fijados para 2027 (cifra a la que llegaremos progresivamente y que ahora se encuentra en 65 años y 6 meses).

  • Y, por último, los efectos del posible aumento del número de años para el cálculo, sobre el que el PP lanzó un globo sonda hace unas semanas.

Más allá de que las manifestaciones de los jubilados surtan efecto o no, cualquiera que sea previsor debe empezar a planificar cuanto antes su futuro. Y especialmente, los que todavía están lejos de la retirada.

Ellos serán los más afectados, aunque la buena noticia es que todavía pueden tomar decisiones para no depender en exceso de la pensión pública. Por ejemplo, aumentar su ahorro personal e invertirlo bien. Si le sacan una buena rentabilidad anualizada, el paso del tiempo correrá a su favor gracias a la fuerza del interés compuesto.

Eso… O unirse a sus padres en la próxima manifestación, con la esperanza de que algo cambie y vuelvan a subir las pensiones públicas más que el IPC. Algo, harto improbable.

Calcula tu pensión de jubilación

¿Sabes cuánto tendrás de pensión cuando te jubiles?:


Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios