los gestores ven las valoraciones ajustadas

Primeros avisos de exceso de confianza en el mercado tras el 'rally' de inicio de 2018

Gestores y analistas alertan de que las valoraciones son muy exigentes, con lo que recomiendan descorrelacionar las carteras de los grandes índices

Foto: Imagen de la Bolsa de Madrid. (EFE)
Imagen de la Bolsa de Madrid. (EFE)

La esencia de los inversores ‘value’ es llevar la contraria al resto. Tanto cuando las cosas van mal en una empresa y compran, como cuando ven señales de complacencia en periodos alcistas de la renta variable. Es decir, justo lo que ocurre en el tramo inicial de 2018. “Lo valiente para este año es tener precaución”, sostiene Beltrán de la Lastra, presidente de Bestinver. La agencia de valores Value Tree va más allá: las valoraciones están tan caras que es previsible esperar correcciones en los mercados del 40%.

Los principales mercados de renta variable acumulan ganancias en el arranque del año, pese a los fuertes repuntes del euro y del petróleo, que lastran los resultados de muchas empresas europeas. El Ibex 35 se revaloriza más de un 5%; el DAX alemán, un 2,4%; el Euro Stoxx, un 3,6%, y en Wall Street, el S&P 500 sube un 6,5%. Por el contrario, el VIX, índice de referencia para evaluar la volatilidad, con una correlación inversa a la bolsa estadounidense, cotiza cerca de mínimos históricos. Estos movimientos son los que provocan el optimismo de la mayor parte del mercado, pero ponen en tensión a los ‘value’, que cada vez ven más difícil encontrar oportunidades de comprar compañías a buen precio.

Gráfico del VIX en Bloomberg.
Gráfico del VIX en Bloomberg.

Con un espíritu ‘contrarian’, en Value Tree abogan por la precaución. Lucas Monjardín, director de inversiones, enumera varios argumentos que justifican esta visión: los índices de confianza están en máximos de 20 años, hay complacencia, continuamente se ven flujos elevados de entradas de dinero a los ETF y el movimiento del mercado es homogéneo entre distintos tipos de valores y sectores. Por otro lado, “cuando todo el mundo habla de ‘small caps’ y ‘value’, es que estamos en el pico del ciclo”, añade.

Cuando todo el mundo habla de ‘small caps’ y ‘value’, es que estamos en el pico del ciclo

Según las estimaciones de Monjardín y Jaime Sémelas, director de Análisis de Value Tree, las valoraciones en Wall Street están con múltiplos que duplican la media histórica. Europa no tiene cifras tan exigentes, aunque la renta variable también está “sobrevalorada”. “Siempre que hemos alcanzado niveles similares en el pasado ha habido una corrección del 40%”, explican, aunque en esta ocasión creen que cuando ocurra (si sucede) será más concentrada en el tiempo. “Puede pasar en cualquier momento”, avisan. Aunque otros creen que, por ahora, el crecimiento económico y los beneficios empresariales sostienen las valoraciones, como asegura José Miguel Maté, consejero delegado de Tressis.

En cualquier caso, los gestores descartan el miedo como criterio para configurar las carteras. Al menos, según el análisis de los responsables de Value Tree, una agencia de valores que opera bajo esta marca y con independencia desde 2015, aunque su origen data de hace 16 años, y que tiene 300 millones de patrimonio bajo mandado de gestión discrecional. “No hay que temer a las correcciones, son una oportunidad para comprar empresas que nos gustan a mejores precios”, señalan.

Alejarse de los grandes índices

En sus estrategias de renta variable, la liquidez es del 20%. Su recomendación es reducir la exposición a los principales índices de la bolsa, tanto con esta liquidez que será munición para comprar oportunidades, como mediante la descorrelación de los grandes índices. “Cuando hay una corrección, los grandes inversores venden las posiciones en ‘blue chips’, hay salidas de ETF y se deshacen derivados”, arguyen.

En renta fija recuerdan que el mercado está condicionado por los bancos centrales y que hay unos niveles de endeudamiento muy elevados. “Hay miedo a las subidas de tipos de interés, pero los bancos centrales no van a sorprender porque llevan mucho tiempo anticipando sus movimientos. Habrá correcciones en los bonos a corto plazo, pero las rentabilidades a largo plazo serán aceptables”, opinan, ya que la caída del precio de los bonos se podrá compensar con el cupón, salvo en el caso de inversores que tengan carteras con duraciones largas. La amenaza, sostienen, es que inversores que no están acostumbrados a las pérdidas protagonicen una ola de ventas cuando corrijan sus bonos.

El discurso de Value Tree refrenda la advertencia que han hecho durante las últimas semanas otros expertos. En general, "los mercados están presionados por la progresiva recuperación de los tipos de interés", señalan en EDM, gestora que coincide en el diagnóstico de la "complacencia". Beltrán de la Lastra, presidente y gestor de Bestinver, comenta que es difícil que se mantenga un escenario con la volatilidad en mínimos y con la normalización de las políticas monetarias por parte de los bancos centrales. En la misma línea, AXA IM espera un 2018 marcado por el crecimiento, pero alerta de que entre los riesgos está la persistencia de “demasiada complacencia”. A juicio de la gestora del gigante asegurador, los beneficios no aumentaron tanto como las cotizaciones en 2017, lo que provoca que las valoraciones estén más ajustadas, aunque no considera que estén muy alejadas de su media histórica.

La agencia de valores Diaphanum, por su parte, también menciona la complacencia. “Es el riesgo más importante de los mercados”, asegura Miguel Ángel García, director de Inversiones. “Hay muy poca volatilidad, y vemos que inversores que por su perfil no deberían estar en renta variable tienen posiciones y otros que ya estaban han incrementado su peso”, señalan en la entidad. Este desbarajuste en los perfiles de riesgo y la exposición a potenciales movimientos bruscos del mercado es lo que asusta a algunos de los gestores más exitosos.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios