AXA avisa a los inversores: “Deben esperar rentabilidades inferiores en 2018”
  1. Mercados
LAS VALORACIONES ESTÁN MUY AJUSTADAS

AXA avisa a los inversores: “Deben esperar rentabilidades inferiores en 2018”

La gestora del grupo asegurador explica que las valoraciones están muy ajustadas en un año marcado por la inflación. La clave será conseguir retornos reales positivos

Foto: Imagen de la Bolsa de Madrid. (EFE)
Imagen de la Bolsa de Madrid. (EFE)

En la famosa serie ‘Twin Peaks’, dos detectives buscan al asesino de Laura Palmer. Este año, en los mercados, hay que buscar quién ‘asesinó’ la inflación pero, en este caso, con qué intensidad volverá a la economía. Bajo esta premisa, AXA Investment Managers, la gestora del grupo asegurador francés, ha presentado sus perspectivas para 2018. La conclusión central es la de “valoraciones ajustadas” que obligan a los inversores a un ajuste de sus expectativas.

Así lo expone Jaime Albella, director de ventas para España de AXA IM. El economista recomienda a los inversores que “deben contentarse con menores rentabilidades este año”, ya que también hay menor inflación que en otros ciclos de crecimiento. “Las valoraciones ajustadas implican retornos más moderados”, reiteran en la gestora. En este sentido, cree que hay que “educar” a los inversores hacia la necesidad de analizar sus rendimientos en términos reales. Esto es, descontando el efecto del aumento de los precios.

Foto: Subidas en el Ibex (Efe)

El año pasado, explica el experto, la revalorización de las cotizaciones en renta variable fue mayor, en general, que el aumento de los beneficios empresariales. Por ello, anticipa que este año ocurrirá lo contrario. Aun así, hay “pocas razones para esperar una corrección en los mercados”, sostienen en la firma francesa.

La gestora sobrepondera renta variable, especialmente europea frente a la estadounidense, porque todavía “está atractiva en valoración”, pese a que haya que esperar rentabilidades inferiores al aumento del beneficio de las compañías. En el caso de la renta fija, AXA IM infrapondera bonos soberanos, con la excepción de deuda periférica como la española, donde están neutrales. Esto es relevante, ya que es uno de los principales compradores de títulos del Tesoro español, con tenencias de más de 13.000 millones de euros, según Bloomberg.

El comportamiento de los bancos centrales condiciona los precios de los activos. En AXA IM creen que las autoridades monetarias se mantendrán “muy prudentes”, con un “incremento gradual de la política monetaria”. En este punto, hay que tener en cuenta que los gobiernos y el sector no financiero siguen con importantes volúmenes de apalancamiento, con lo que son “más vulnerables ante una subida de tipos con crecimiento bajo”.

Crecimiento sólido este año

La firma augura un año de sólido crecimiento económico en las economías desarrolladas, con una expansión prevista del producto interior bruto (PIB) español del 2,7%, por encima del consenso (2,5%). Asimismo, proyectan un crecimiento del 2,3% en la eurozona, del 2,5% en Estados Unidos, del 1,2% en Japón, del 1,4% en Reino Unido, del 4,9% en el bloque de economías emergentes y, en el caso particular de China, del 6,5%. En general, el ritmo de crecimiento se moderará en las economías desarrolladas durante 2019 frente a este año si se cumplen los pronósticos de AXA IM.

La fuerte recuperación económica no ha traído consigo un repunte de la inflación, como persiguen los principales bancos centrales. Tanto el Banco Central Europeo (BCE) como la Reserva Federal (Fed) tienen la meta de acercar el crecimiento de los precios al 2% —la Fed, además, el pleno empleo—. La célebre Curva de Phillips, que establece una relación inversa entre el paro y la inflación, no se ha cumplido. Para Albella, el fuerte apalancamiento de las economías desarrolladas ha limitado la transmisión de la política monetaria a la economía real. Los bancos han tenido mayor capacidad para prestar, pero han optado por sanear sus balances ante la presión regulatoria, mientras que la demanda de crédito también ha sido inferior porque consumidores y empresas han preferido primar el ahorro.

Foto: Oficina del INEM en el complejo de Azca, en Madrid. (EFE)

Tras un largo proceso de desapalancamiento por parte de los agentes económicos, y con los bancos europeos y estadounidenses más saneados, la incógnita es si el dinamismo de la actividad económica se trasladará a la inflación. Las previsiones de AXA IM apuntan que habrá una tendencia a que aumente de forma moderada, gracias a una mayor presión salarial y al incremento de los precios del petróleo, que recientemente se disparó hasta los 70 dólares, máximos desde 2014.

Aunque lo que ocurra en la inflación está en los riesgos de que haya una variación drástica en el escenario central que dibuja AXA IM. Por una parte, la gestora contempla la posibilidad de que se acabe el ciclo de crecimiento de Estados Unidos, el tercero más largo de la historia, y se modere la inflación. En el extremo contrario, la firma explica que podría haber un sobrecalentamiento de las economías desarrolladas con los precios subiendo con fuerza. En ambos casos, la actuación de los bancos centrales sería clave, así como la evolución del cruce entre el euro y el dólar, que en el escenario central estaría estable en 1,20.

Entre los riesgos contemplados por los expertos de la firma gala, están el impacto del descenso de compras de bonos por parte del BCE o un problema de liquidez en el creciente mercado de ETF. Esto en términos financieros, porque en la política apuntan a las negociaciones para formar Gobierno en Alemania, las elecciones de marzo en Italia o la crisis catalana, para la que creen que habrá negociaciones entre Moncloa y la Generalitat.

AXA Inflación Renta variable Banco Central Europeo (BCE)