valladares y delgado la rechazan

José María Castillejo se queda solo en su huida hacia delante con los bonos de Pocoyó

Los otros dos accionistas de referencia del grupo se han manifestado en contra de esta emisión y abogan por recapitalizar la empresa con una ampliación

Foto: José María Castillejo se queda solo en su huida hacia delante con los bonos de Pocoyó

A falta de tan sólo una semana para que se cumplan los tres meses de plazo del preconcurso que solicitó Zinkia el 31 de octubre, la productora de Pocoyó se enfrenta a una auténtica división interna marcada por la huida hacia delante de su principal accionista, José María Castillejo.

El empresario, que tiene el 64,71% de los derechos de voto de la compañía a través de su sociedad Jomaca98, es el único gran accionista que apoya la emisión de bonos que se someterá al voto de la junta general extraordinaria convocada para el próximo 11 de febrero.

Los otros dos inversores de referencia –los empresarios Miguel Valladares, dueño del 11,2% del capital, y Alberto Delgado, titular del 3,58%– defienden una ampliación de capital en vez de emisiones de deuda, según fuentes próximas, y así se lo han hecho saber en reiteradas ocasiones.

Pocoyó
Pocoyó

Tras reconocer ayer mismo una desviación presupuestaria superior al 10%, la compañía necesita urgentemente una inyección que podría llevar a cabo vía ampliación, sin coste para la empresa. En cambio, los bonos que acaba de refinanciar Zinkia conllevan el pago de unos intereses al 11% y, para colmo, son vistos con malos ojos por la CNMV –Comisión Nacional del Mercado de Valores–.

El organismo dirigido por Elvira Rodríguez ya lanzó, el pasado octubre, una advertencia inédita hasta ese momento cuando se pronunció en contra de la colocación de deuda que estaba intentando llevar a cabo la productora en octubre y que se encontró con la negativa del mercado, lo que abocó a la compañía a acogerse al preconcurso en el que se encuentra.

Ballesteros, el tercero en discordia

Lejos de aprender la lección, Castillejo ha decidido volver a las andadas y, a pesar de que ninguno de los otros dos accionistas de referencia le apoya, quiere volver a intentar colocar una deuda cuyo cupón pagó el año pasado con un mes de retraso y tras un acuerdo in extremis con los tenedores, que a cambio se garantizaron un mayor interés.

En esta huida hacia delante, el empresario cuenta con la ventaja de que posee el apoyo de la mayoría del consejo ya que, frente a los dos sillones que ocupan Valladares y Delgado, están los dos que corresponden a Castillejo –uno por su condición de presidente ejecutivo y otro por Jomaca98–.

Miguel Valladares, accionista de referencia de Zinkia
Miguel Valladares, accionista de referencia de Zinkia
El tercero en discordia y, por tanto, la pieza clave para la toma de decisiones en el máximo órgano de administración es Alejandro Ballesteros, que se sienta en el consejo como dominical y que, por el momento, se está manteniendo fiel al presidente de la compañía. Ni siquiera el hecho de que este haya presentado concurso de Jomaca98 apenas un mes después de haber adquirido otro 1,42% de Zinkia, a su nombre, le ha modificado el voto.

A la incoherencia que, al menos en apariencia, se ve detrás de un movimiento de este tipo, se suma el hecho de que al declarar en concurso su sociedad ha conseguido paralizar temporalmente la ejecución de acciones que había puesto en marcha Valladares y que iba a convertir al empresario mexicano en el primer accionista de la compañía.

Ahogado por las deudas de Jomaca98, Castillejo iba a ser ejecutado por Bankia, entidad que en 2009 le concedió un crédito de 16 millones de euros que le refinanció en 2011 y que terminó adquiriendo Valladares cuando la entidad financiera iba a quedarse con las acciones.

Además, Valladares le tiene pignorado otro 12% por un préstamo que vence en marzo de 2015, mientras que el resto de su participación también puede terminar en manos de una fundación con la que tiene compromisos financieros.

Sin embargo, como Castillejo ostenta los derechos de voto de todas estas participaciones, tiene prácticamente garantizado el éxito en la junta general del próximo febrero, aunque está por ver cómo llegará a esa cita, ya que ahora la pregunta que surge, a una semana de que se cumpla el plazo del preconcurso y deba tomarse la decisión de iniciar el proceso del concurso definitivo, es: ¿qué decidirá el consejo? Los accionistas de referencia están divididos: por un lado Castillejo, por otro, Valladares y Delgado ¿Hacia dónde inclinará la balanza Ballesteros?

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios