diciembre de alta tensión

El peor capítulo de Pocoyó: una guerra de poder, una refinanciación y dos concursos

Zinkia está viviendo la recta final de ejercicio más convulsa de toda su historia, que ha convertido la cotización del valor en una auténtica montaña rusa

Foto: El peor capítulo de Pocoyó: una guerra de poder, una refinanciación y dos concursos

Como si de un acordeón se tratara, la cotización de Zinkia, la productora de Pocoyó, ha pasado en diciembre de dispararse un 136% en las primeras dos semanas del mes, a desplomarse más de un 30% en apenas cuatro sesiones, lo que ha hecho que la acción pase de marcar los 0,85 euros a caer hasta los 0,58 euros. Por el camino, una guerra de poder, una refinanciación y dos concursos de acreedores han escrito el capítulo más triste del televisivo dibujo.

Porque detrás de este más que pendular movimiento de la compañía está la disputa que mantienen el todavía primer accionista del grupo y presidente de Zinkia, José María Castillejo, con su socio y segundo inversor del grupo, el mexicano Miguel Valladares.

La convulsa situación que vive la compañía, en preconcurso y con su primer accionista en concurso, ha llevado a que la acción, solo en diciembre, se haya revalorizado un 136%, para luego desplomarse un 30%

El primero convenció al segundo para que invertiera en su compañía y éste lo hizo hasta el punto de que adquirió a Bankia un crédito cuya garantía última eran las acciones de Jomaca 98, sociedad a través de la cual el empresario navarro controla el 64,7% del capital de Zinkia.

La agónica situación que atraviesa la compañía, en preconcurso de acreedores desde el pasado mes de noviembre, ante la imposibilidad de hacer frente a sus deudas, y las reiteradas negativas de Castillejo a poner en marcha una ampliación de capital que permita fortalecer el balance del grupo, colmaron la paciencia del azteca.

Cansado, en la última semana de noviembre, Valladares puso en marcha el proceso de ejecución del antiguo crédito de Bankia, al publicar en prensa que el próximo 15 de enero se llevará a cabo la subasta notarial a través de la cual prevé elevar su participación hasta el 45%, desde el 11,2% que controla actualmente.

Miguel valladares, segundo accionista de zinkia
Miguel valladares, segundo accionista de zinkia
Este movimiento amenaza con reducir la participación de Castillejo hasta poco más del 30%, un escenario que ha quedado oscurecido por la decisión del empresario de presentar concurso voluntario de su sociedad Jomaca 98, proceso que confesó a la CNMV -Comisión Nacional del Mercado de Valores- el pasado 19 de diciembre, y que se trata de la segunda deriva concursal que afecta a Zinkia en menos de dos meses.

Hasta el día anterior, los títulos de Zinkia se habían estado revalorizando con fuerza, impulsados por el acuerdo al que llegó la compañía el pasado 9 de diciembre con sus bonistas, para refinanciar hasta noviembre de 2015 los 2,3 millones de euros que suman sus instrumentos híbridos. Eso sí, a cambio de elevar del 9,75% al 11% el interés y con la posibilidad de recompra un año antes de lo previsto.

Sin embargo, la decisión de Castillejo de declararse en concurso ha echado por tierra todos los frutos conseguidos con este acuerdo y pone en jaque la recuperada confianza de los inversores en el valor, tras el acuerdo sellado con los bonitas. Un triste capitulo para el dibujo español más alegre.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios