Es noticia
Menú
Ley de Restauración de la Naturaleza: volvamos a reverdecer Europa
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Conservación de la biodiversidad

Ley de Restauración de la Naturaleza: volvamos a reverdecer Europa

La Unión Europea se propone reparar el 80% de los hábitats en mal estado para recuperar el patrimonio natural perdido

Foto: La montaña Matterhorn desde el lago Riffelsee, en Suiza. (EFE/V. Flauraud)
La montaña Matterhorn desde el lago Riffelsee, en Suiza. (EFE/V. Flauraud)

La Ley de Restauración de la Naturaleza es la primera legislación de la historia que se propone explícitamente restaurar la naturaleza de Europa, y se ha marcado como objetivo reparar el 80 % de los hábitats europeos en mal estado y devolver la naturaleza a su estado original en todos los ecosistemas.

La recuperación incluirá bosques, tierras agrícolas, ecosistemas marinos y de agua dulce y urbanos. La ley elaborada por la Comisión Europea será examinada ahora por el Parlamento Europeo y el Consejo.

La naturaleza europea se encuentra en un estado de deterioro alarmante, con más del 80% de los hábitats en mal estado. Los humedales, las turberas, los pastizales y los hábitats de dunas son los más afectados.

Foto: Reserva Natural de Muniellos, en Asturias (Foto: Jose Luis Gallego)

En Europa, los humedales se han reducido en un 50% desde 1970. El 71% de las poblaciones de peces y el 60% de las poblaciones de anfibios han disminuido en la última década.

La restauración no solo evitará la desaparición de los ecosistemas y prevendrá las peores consecuencias del cambio climático y la pérdida de biodiversidad, sino que supone beneficios económicos. Cada euro gastado en restauración de la naturaleza supone una inversión de entre ocho y 38 euros, gracias a los servicios ecosistémicos que garantizan la seguridad alimentaria, la resiliencia y mitigación de los ecosistemas y el clima y la salud humana.

Inversión, no gasto

Entre 1997 y 2011, la pérdida de biodiversidad representó una pérdida anual estimada de entre 3,5 y 18,5 billones de euros en Europa. La evaluación de impacto de la Ley de Restauración de la Naturaleza ha demostrado que los beneficios de la restauración de la naturaleza superan con creces los costes. Se calcula que los beneficios económicos de la restauración de turberas, marismas, bosques, brezales y matorrales, pastizales, ríos, lagos, hábitats marinos y aluviales y humedales costeros son ocho veces mayores que los costes.

placeholder Parque Natural del Cadí-Moixeró, en Cataluña. (Jose Luis Gallego)
Parque Natural del Cadí-Moixeró, en Cataluña. (Jose Luis Gallego)

Para la Comisión Europea, la restauración consiste en vivir y producir en armonía con la naturaleza, recuperando más biodiversidad en todas partes, incluso en las zonas en las que se desarrolla la actividad económica, como los bosques gestionados, las tierras agrícolas y las ciudades.

La Unión Europea destinará alrededor de 100.000 millones de euros al gasto en biodiversidad, incluida la restauración. Y la prioridad serán los ecosistemas con mayor potencial para eliminar y almacenar carbono y prevenir o reducir el impacto de las catástrofes naturales, como, por ejemplo, inundaciones.

Polinizadores, árboles y ríos

La Comisión Europea se ha fijado como objetivo dentro de la Ley de Restauración de la Naturaleza aumentar la población de polinizadores a partir de 2030; una cubierta mínima de árboles del 10% en todas las ciudades, grandes y pequeñas, y suburbios, y la eliminación de las barreras fluviales para que al menos 25.000 km de ríos pasen a ser de caudal libre de aquí a 2030.

La ley exigiría a los Estados miembros la elaboración de planes nacionales de restauración en estrecha colaboración con los científicos

La nueva legislación determina que, en los ecosistemas agrícolas, aumente la biodiversidad y se promueva una tendencia positiva para las mariposas de pradera, las aves de medios agrarios y el carbono orgánico en los suelos minerales de las tierras cultivadas. En la actualidad, la degradación del suelo en toda la UE afecta a entre el 61 y el 73% de las tierras agrícolas, lo que limita la capacidad de Europa para producir alimentos en algunas regiones. Tan solo la erosión provoca pérdidas de casi tres millones de toneladas de trigo y de 0,6 millones de toneladas de maíz al año.

En cuanto a los hábitats marinos, la ley contempla la restauración de las praderas submarinas o los fondos sedimentarios, y restauración de los hábitats de especies marinas emblemáticas, como delfines, marsopas, tiburones y aves marinas.

placeholder Parque Nacional de los Montes Sibilinos, en Italia. (EFE/A. di Meo)
Parque Nacional de los Montes Sibilinos, en Italia. (EFE/A. di Meo)

En los ecosistemas forestales, la normativa propuesta prevé el aumento general de la biodiversidad y tendencia positiva para la conectividad forestal, la madera muerta, el porcentaje de bosques de poblaciones no coetáneas, las aves forestales y las reservas de carbono orgánico.

Para que estos objetivos se cumplan, la ley exigiría a los Estados miembros la elaboración de planes nacionales de restauración, en estrecha colaboración con científicos, las partes interesadas y la ciudadanía.

Unos ecosistemas sanos y resilientes son la clave del bienestar humano, ya que son los que nos proporcionan alimentos, agua limpia, sumideros de carbono y protección contra las catástrofes naturales, incluidas aquellas provocadas por el cambio climático. Más de la mitad del PIB mundial depende de la naturaleza y de los servicios que nos presta, y más del 75% de los cultivos alimentarios del planeta dependen de la polinización animal.

La Ley de Restauración de la Naturaleza es la primera legislación de la historia que se propone explícitamente restaurar la naturaleza de Europa, y se ha marcado como objetivo reparar el 80 % de los hábitats europeos en mal estado y devolver la naturaleza a su estado original en todos los ecosistemas.

Naturaleza Unión Europea
El redactor recomienda