Nos llevará millones de años recuperar la biodiversidad que hemos destruido
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
en tan solo siglo y medio

Nos llevará millones de años recuperar la biodiversidad que hemos destruido

El daño que ya hemos provocado a los ecosistemas de la tierra ha provocado que el ritmo al que desaparecen especies sea mayor que en la extinción que acabó con los dinosaurios. El impacto que causamos es mayor de lo que nos imaginamos

placeholder Foto: El lago Volvi en Grecia que se seca temporalmente como consecuencia de el riego excesivo en el sector de la agricultura (junto con los efectos del cambio climático). Se trata de uno de los ejemplos de sistema acuático puesto en riesgo por la ectividad
El lago Volvi en Grecia que se seca temporalmente como consecuencia de el riego excesivo en el sector de la agricultura (junto con los efectos del cambio climático). Se trata de uno de los ejemplos de sistema acuático puesto en riesgo por la ectividad

Hace aproximadamente 66 millones de años tuvo lugar la quinta extinción masiva. Es la conocida como la del Cretácico-Paleógeno y fue la que acabó con los dinosaurios en nuestro planeta. Se calcula que el 75% de las especies desaparecieron, lo que supone una pérdida de biodiversidad tremenda. La caída del meteorito que provocó el inicio de la extinción (y durante los siguientes 5 millones de años) provocó que le costase a los ecosistemas de la Tierra 12 millones de años recuperar el equilibrio perdido. Ahora, con la 6ª gran extinción masiva (nombre con el que denominamos a la rápida pérdida de especies, tanto animales como vegetales, que está teniendo lugar ahora mismo en nuestro planeta y de la que el ser humano es responsable en gran medida), el ritmo de pérdida de biodiversidad es mayor que en la anterior, por lo que la recuperación podría llevar incluso más tiempo.

Así lo explican los investigadores Thomas A. Neubauer, Torsten Hauffe y el resto de su equipo de la Justus Liebig University en Alemania en un estudio publicado en la revista científica Communications Earth & Environment. Como explican en su trabajo científico, la mano del hombre ha tenido una gran repercusión (negativa) en muchos ecosistemas de la tierra: "destrucción de hábitats, cambio climático, sobreexplotación, contaminación, especies invasoras...".

"A pesar de nuestra corta presencia en este planeta, nos hemos asegurado de que nuestras acciones perduran millones de años"

Para llegar a conclusiones, los autores del estudio, formado por biólogos, paleontólogos y geólogos, compararon los datos de los que disponemos de la actual '6ª extinción masiva' (la actual) con la que acabó con los dinosaurios. Los investigadores almacenaron datos fósiles de 3.387 especies marinas de gasterópodos que han vivido en nuestro planeta en los últimos 200 millones de años. Con estos datos, fueron capaces de establecer el ritmo al que se han desarrollado (o extinguido) las poblaciones de estos animales durante la 5ª extinción masiva, y lo han comparado con las especies que están desapareciendo hoy en día.

placeholder Pyrgulifera matheroni, uno de los gasterópodos estudiados. Foto: Mathias Harzhauser, NHM Vienna
Pyrgulifera matheroni, uno de los gasterópodos estudiados. Foto: Mathias Harzhauser, NHM Vienna

Descubrieron varias cosas sorprendentes. La primera es que el verdadero ritmo con el que desaparecieron las especies animales en la 5ª extinción masiva era mucho mayor de lo que se creía anteriormente. La segunda es que esta cifra es ridícula en comparación al ritmo que lleva en este preciso momento la 6ª extinción masiva, la actual. De media, estiman que ahora mismo el ratio al que desciende el número de especies tiene un orden de magnitud tres veces superior a la que tuvo lugar hace 66 millones de años. De hecho, calculan que, a este ritmo, en 2120 un tercio de todas las especies animales de agua dulce de la tierra habrán desaparecido.

"La pérdida de una sola especie provoca cambios en los ecosistemas y, a la larga, pone en peligro a muchas otras. Esto es de especial relevancia dado que los seres humanos necesitamos estos ecosistemas de agua dulce para mantener nuestra salud, nuestra nutrición y el acceso a agua potable y de saneamiento", explica el autor principal del estudio, el Doctor Thomas A. Neubauer.

Problemas a largo plazo

Los patrones y tendencias que los investigadores descubrieron de la 5ª extinción masiva traen consigo otros problemas. A pesar de que, en un inicio, el detonante fue un meteorito que impactó en las proximidades de lo que hoy es la península del Yucatán, el ritmo de extinción se mantuvo muy alto durante un periodo aproximado de 5 millones de años. Además, el proceso de recuperación de especies se prolongó todavía más en el tiempo, llegando a pasar hasta 12 millones de años hasta que el equilibrio entre las especies que seguían vivas se restableció.

Foto: Foto: Unsplash/@photosbyjenni

"Incluso aunque nuestro impacto en los seres vivos del planeta terminase hoy mismo, el ritmo de extinción seguiría alto durante un largo periodo de tiempo. Considerando que la actual crisis de biodiversidad avanza mucho más rápido que lo que la hizo la que tuvo lugar hace 66 millones de años, el periodo de recuperación puede ser incluso mayor", explica el Doctor Thomas A. Neubauer. Y apostilla: "A pesar de nuestra corta presencia en este planeta, ya nos hemos asegurado de que nuestras acciones tengan una repercusión que perdura millones de años".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Cambio climático
El redactor recomienda