Es noticia
Menú
El cambio climático reduce la producción agrícola y agrava la crisis del campo
  1. Medioambiente
  2. Empresa
Crisis climática y reto demográfico

El cambio climático reduce la producción agrícola y agrava la crisis del campo

La COAG presenta un informe en el que se detallan las pérdidas de rendimiento que sufrirán nuestros principales cultivos ante los diferentes escenarios climáticos hacia los que avanzamos

Foto: El cambio climático amenaza a la agricultura (Fuente: iStock)
El cambio climático amenaza a la agricultura (Fuente: iStock)

Cuando se dice que España es uno de los principales graneros de Europa, se dice bien. Los números que ofrece el sector agrícola, a pesar de todos los avatares que viene sufriendo como consecuencia de la globalización, siguen siendo muy remarcables y dan buena cuenta de ello.

España es el segundo país de la Unión Europea con más hectáreas destinadas a la agricultura, sólo por detrás de Francia, y el cuarto con mayor producción agrícola. El sector da empleo a más de 750.000 personas y genera el 2,4% de nuestro PIB. Respecto a las exportaciones, lo que producen nuestros campos representa alrededor del 16,4% de todo lo que vendemos fuera.

Ante todas las amenazas que se ciernen sobre el sector y pese a la pérdida de peso económico frente a otros, lo cierto es que continuamos siendo una potencia agrícola de primer nivel. Sin embargo existe una de ellas que podría descabalgarnos de esa posición en el futuro inmediato. La que afecta a nuestra principal ventaja competitiva como productor agrícola: nuestro clima.

Foto: Cosechadora de trigo. (iStock)

Como todo el mundo reconoce España posee un clima, o mejor dicho un conjunto de microclimas óptimos para el desarrollo de diferentes tipos de cultivo, especialmente los de las variedades hortofrutícolas, de las que somos el primer exportador comunitario y el tercero mundial, solo por detrás de China y EEUU. Por eso es tan preocupante que esas condiciones climáticas cambien. Y están cambiando, tal y como los propios agricultores señalan.

Según un informe elaborado por la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), la primera organización profesional agraria de ámbito estatal, el cambio climático ya esta pasando factura al campo español, que cada año pierde el 6% del valor de la producción por este motivo, más de 550 millones de euros anuales. Así lo especifica el primer gran estudio desarrollado por esta organización sobre la evolución del clima y sus impactos en algunos de nuestros principales cultivos (viñedo, olivar, cereal y dehesa).

placeholder Los cultivos de cereal están bajando de rendimiento (EFE/M.Dueñas)
Los cultivos de cereal están bajando de rendimiento (EFE/M.Dueñas)

Con el explícito título “Empieza la cuenta atrás. Impactos del cambio climático en la agricultura española”, el responsable del Departamento de Riesgos Agrarios de COAG y autor del estudio, Pablo Resco, resume en él los resultados más relevantes de sus años de investigación sobre los efectos en el campo español del calentamiento global.

En base a las previsiones de que la temperatura media global aumente entre 1,5 y 2°C para mediados de siglo, el sector agrario sería uno de los más perjudicados debido a esa elevada dependencia del clima. Una dependencia que nos ha sido favorable pero que está empezando a resultar lo contrario. En este sentido, en las conclusiones del estudio se resalta que un calentamiento global de 1,5°C se traduciría en una bajada apreciable de los rendimientos y de la calidad de la producción en las zonas actuales de cultivo, pero más especialmente en las zonas más calurosas y áridas del sur peninsular.

En base al riguroso trabajo de este investigador la COAG alerta que en ese escenario (para el que cada vez nos queda menos margen) se podría llegar a perder más un 10% de la superficie apta para los vinos de calidad en toda España y un 80% de la superficie de variedades de olivo como hojiblanca o manzanilla en Andalucía; también podría llegar bajar en torno al 8% los rendimientos del trigo.

Foto: Los escenarios climáticos nos abocan a la incertidumbre (Foto: iStock) Opinión

Sin embargo, ante un incremento de 2°C los daños podrían ser mucho más graves: podría llegar a descender más de un 15% el rendimiento de cereales como el trigo en algunas regiones; la superficie de viñedo de alta calidad podría reducirse en un 20%; y en el caso del olivar, únicamente la variedad picual podría mantener los rendimientos en secano en las zonas interiores de cultivo. No obstante, a partir de un calentamiento de 2,5°C, incluso el rendimiento de esta variedad se resentiría de forma importante sin aportes de agua de riego; además, las dehesas de encina podrían desaparecer en grandes zonas de la mitad sur peninsular.

Los daños podrían ser peores por las plagas, que en el caso del trigo provocarían un aumento de las pérdidas de hasta un 60%

Según este estudio de COAG, las mayores pérdidas irían asociadas al incremento del estrés hídrico en los cultivos, debido al aumento de la evapotranspiración por la subida de las temperaturas y el descenso de las precipitaciones. Este descenso iría acompañado de una mayor frecuencia de sequías, hasta 5 y 10 veces más frecuentes si se superan los 1,5°C o 2°C. Además, las lluvias serían más intensas, lo que generaría erosión de los terrenos de cultivo, y concentradas en el tiempo, por lo que el agua sería menos aprovechable para la actividad agrícola. Estos daños se podrían incrementar aún más por la mayor incidencia de plagas y enfermedades, que en el caso del trigo provocaría un aumento de las pérdidas de hasta un 60% respecto a los niveles actuales.

placeholder Las sequías serán cada vez más severas y recurrentes (EFE/R.Jiménez )
Las sequías serán cada vez más severas y recurrentes (EFE/R.Jiménez )

Para Andoni García, responsable de Acción Sindical de COAG, “Aunque algunos de estos efectos ya son visibles, debemos entender las consecuencias de los riesgos climáticos para desarrollar estrategias de prevención del cambio climático a base de financiación y políticas regionales, nacionales y comunitarias”. En su opinión hay que actuar ya, “de forma urgente con el objetivo de mantener el calentamiento por debajo de los 1,5°C, pues es lo más eficiente y menos costoso”.

En ese mismo sentido, el autor del estudio, Pablo Resco, explica que “aunque existen medidas de adaptación que podrían amortiguar parte del impacto, éstas tienen una capacidad limitada que podría verse sobrepasada si no hay una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global y en todos los sectores”. Asimismo, ha adelantado que los seguros agrarios, que ya se han convertido en una de las piezas clave de la política agraria en España, podrían tener dificultades para ofrecer una cobertura asequible ante el incremento del riesgo, “aspecto que se ha evidenciado ya en las dos últimas campañas ante la magnitud de los fenómenos climáticos extremos que han afectado a nuestra agricultura”.

Puede consultarse el estudio completo aquí

Cuando se dice que España es uno de los principales graneros de Europa, se dice bien. Los números que ofrece el sector agrícola, a pesar de todos los avatares que viene sufriendo como consecuencia de la globalización, siguen siendo muy remarcables y dan buena cuenta de ello.

Cambio climático Agricultura
El redactor recomienda