Es noticia
Menú
Erradicar los cangrejos invasores: un coste inasumible para las administraciones
  1. Medioambiente
  2. Agua
Se desconoce el grado de extensión

Erradicar los cangrejos invasores: un coste inasumible para las administraciones

Estas especies ponen en serio peligro diversos entornos naturales, así como sectores económicos enteros (como la explotación de los campos de arroz). La lucha contra su expansión requiere mucha más inversión

Foto: Cangrejo rojo en un arrozal. (Foto: CSIC/Fran Oficialdegui)
Cangrejo rojo en un arrozal. (Foto: CSIC/Fran Oficialdegui)

Los crustáceos acuáticos invasores generan unas pérdidas de al menos 244 millones de euros al año (271 millones de dólares), según calcula un equipo internacional de investigadores que advierte de que esta cuantía es probablemente mucho mayor, puesto que existen grandes “lagunas de conocimiento” significativas y con grandes diferencias entre países.

El estudio ‘Identifying economic costs and knowledge gaps of invasive aquatic crustaceans’ (Identificando los costes económicos y la falta de conocimiento sobre los crustáceos acuáticos invasores) fue impulsado hace ya un lustro por la Universidad de París, que ha creado una base de datos que compila las informaciones de distintos países y que se nutrirá de nuevas aportaciones en el futuro.

"La ausencia de registros a nivel taxonómico, geográfico y temporal hace ver que estas cuantías están muy subestimadas"

En la investigación han participado equipos de República Checa, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos, Italia, Francia y de la Estación Biológica de Doñana del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, a través del investigador postdoctoral Fran Oficialdegui.

El trabajo concluye que las especies invasoras de cangrejos de río –como el rojo o el señal que han colonizado España—y los cangrejos marinos fueron los crustáceos con mayores costes conocidos, de 121 y 150 millones de dólares respectivamente (o lo que es lo mismo, de 108 y 135 millones de euros aproximadamente).

No obstante, Oficialdegui ha explicado a ‘Planeta A’ que la ausencia de registros a nivel taxonómico, geográfico y temporal hace ver que estas cuantías están “muy subestimadas” y que la cifra podría ser exponencialmente mayor.

placeholder Cangrejo rojos capturados. (Foto: Fran Oficialdegui)
Cangrejo rojos capturados. (Foto: Fran Oficialdegui)

La importancia del trabajo radica en que, a pesar de que apenas muestra la punta del iceberg económico de este problema de gran magnitud ambiental, es un grito de alerta a los países para que, por un lado, realicen mayores esfuerzos y, por otro, sean más “comunicativos” a la hora de dar a conocer lo que hacen o dejan de hacer en este sentido.

La investigación, que se publica en la revista ‘Science of the Total Environment’, expone que en los últimos años se ha prestado mayor importancia a la forma en la que los nuevos crustáceos acuáticos invasores se introducen en nuevas regiones y sus repercusiones, mientras que los costes monetarios de su expansión han pasado “en gran medida desapercibidos”.

Foto: Mariquita asiática, una de las especies exóticas invasoras estudiadas. (EFE/Bernardo Segura)

“Eso es como si, por ejemplo, le pidiésemos aproximadamente un euro a cada ciudadano de Alemania, Francia, Italia y España para pagar los daños causados por los crustáceos invasores y, aun así, es una enorme subestimación de los costes reales", calcula Oficialdegui, que añade que los crustáceos invasores están reconocidos como una “grave amenaza a los ecosistemas” con impactos “probados” que incluyen el desplazamiento e incluso la extinción de otras especies.

Los datos del estudio respecto a los cangrejos de río se refieren principalmente a Suecia, donde el cangrejo señal (que invade también el norte de la Península Ibérica) ha generado un coste de 104,5 millones de euros, lo que da cuenta de la falta de datos a nivel mundial para precisar su impacto real. Por su parte, los cangrejos marinos provocan graves daños económicos en América del Norte y Europa,

placeholder Cangrejo rojo rey de Noruega. Foto: Melina Kourantidou
Cangrejo rojo rey de Noruega. Foto: Melina Kourantidou

Respecto a los datos nacionales, Oficialdegui lamenta que apenas se ha podido reportar 11 millones de euros en el conjunto de España, un coste “muy subestimado porque nadie cuenta cuanto se gasta o invierte en erradicar las especies invasoras ni el impacto económico real que generan”. Por ello, celebra la publicación de este estudio “pionero” que es la base para un mayor conocimiento futuro.

El investigador admite que los cangrejos invasores son “muy difíciles” de erradicar una vez establecidos en la naturaleza y que su expulsión definitiva –por ejemplo, en los arrozales-- conllevaría una “inversión enorme que tampoco podría asegurar el éxito”. De ese modo, recomienda impulsar la prevención para evitar la entrada de más especies y en más zonas.

placeholder Un cangrejo rojo capturado gracias a una trampa. (Foto: Fran Oficialdegui)
Un cangrejo rojo capturado gracias a una trampa. (Foto: Fran Oficialdegui)

Asimismo, explica que el cangrejo rojo americano está distribuido por toda España donde genera impactos “ambientales y económicos en prácticamente todas las cuencas fluviales” y en los humedales, ya que está muy extendido en el entorno de Doñana, en los arrozales de Valencia, de Cataluña, en el Ebro y en Castilla y León.

Pero, ¿a qué impactos nos referimos? El investigador del CSIC argumenta que los cangrejos rojos desplazan a otras especies autóctonas, como el cangrejo europeo, se alimenta de larvas de anfibios, de huevos de peces, de macroinvertebrados bentónicos, afecta a la calidad del agua a la que enturbia, perjudica a las plantas acuáticas y a los arrozales, al tiempo que hace excavaciones en diques, por lo que puede generar otros problemas añadidos.

placeholder Cangrejo de Shanghai (Eriocheir sinensis), otra especie invasora. (Foto: Juan García de Lomas)
Cangrejo de Shanghai (Eriocheir sinensis), otra especie invasora. (Foto: Juan García de Lomas)

Estos perjuicios son comunes al cangrejo señal, más concentrado en el norte de España. Se trata de una especie también de origen americano, aunque de un color más pardo. En cuanto al cangrejo azul, el investigador precisa que sus efectos se dejan ver más en el Mediterráneo, donde daña las redes de pesca y desplaza a numerosas especies.

En todo caso, reitera la necesidad de conocer de manera más detallada los costes destinados a frenar este impacto, ya que, por ejemplo, Suecia es uno de los países que más ha invertido en prevenir este tipo de bioinvasiones con el fin de frenar el declive de sus especies nativas, mientras que apenas hay datos de China, donde está totalmente extendido el cangrejo rojo, o de España, pues se desconoce el importe destinado a “luchar contra el cangrejo rojo”.

Foto: Petirrojo europeo. Foto: SEO/Birdlife

En la misma línea, el profesor asociado de la Universidad de Bohemia del Sur de República Checa, el doctor Kouba, reclama mayor investigación en esta materia, ya que “sorprendentemente, solo unos pocos costes fueron atribuidos a la gestión de estos crustáceos, algo que podría deberse también a los beneficios comerciales y recreativos que proporcionan”, lo que contribuye a una “percepción positiva hacia el valor de estos invasores”. Y esto, advierte el investigador checo, podría asociarse al “interés limitado en comprender sus impactos” lo que va en contra de la necesidad “urgente” de un mayor control, gestión y erradicación, para prevenir sus invasiones “actuales y futuras”.

De hecho, otro de los investigadores del proyecto, el investigador postdoctoral del Centro Helmholtz de Investigación Oceánica de GEOMAR en Alemania, apunta que, aunque se ha hecho un gran esfuerzo en recopilar todos los costes las “lagunas de conocimiento” por ejemplo de Asia, África, Sudamérica u Oceanía “están prácticamente ausentes”.

Los crustáceos acuáticos invasores generan unas pérdidas de al menos 244 millones de euros al año (271 millones de dólares), según calcula un equipo internacional de investigadores que advierte de que esta cuantía es probablemente mucho mayor, puesto que existen grandes “lagunas de conocimiento” significativas y con grandes diferencias entre países.

Parque de Doñana Naturaleza
El redactor recomienda