da por hecho que avanzará de etapa el lunes

Euskadi negocia libre movilidad por fines "socioeconómicos" y bares al 50% en la fase 2

El Gobierno vasco pretende que exista libertad de tránsito entre las tres provincias dado que la "relación socioeconómica entre territorios, comarcas y municipios es muy relevante" en la comunidad

Foto: Un hombre ocupa una terraza en el Boulevard de San Sebastián. (EFE)
Un hombre ocupa una terraza en el Boulevard de San Sebastián. (EFE)

Dando por hecho "sin ningún género de duda" que el conjunto de Euskadi va a pasar este lunes a la fase 2 de la desescalada, el Gobierno vasco está negociando con el español contar con una mayor flexibilización en esta etapa en relación a lo que se puede hacer dentro de la hoja de ruta diseñada por Pedro Sánchez para alcanzar la 'nueva normalidad' a raíz de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Así, el Ejecutivo de Vitoria pretende que se permita libertad de movilidad entre los tres territorios históricos por motivos “socioeconómicos” y ampliar hasta el 50% el aforo en el interior de los locales de hostelería, así como en los museos, teatros, cines, centros culturales y centros comerciales.

Son dos de las medidas que en estos momentos, cuando aún el Ministerio de Sanidad no se ha pronunciado de forma oficial sobre el pase de ninguna comunidad a la fase 2 de la desescalada, están abordando ambos gobiernos dentro de “una negociación bilateral” encaminada a posibilitar una etapa más flexible dentro de las medidas que se van a establecer para el conjunto del Estado. Así lo ha expuesto la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantxa Tapia, que ha defendido que se permita la libertad de movimiento entre las tres provincias por razones de carácter socio económico porque "Euskadi es un territorio no muy grande en cuanto a kilómetros cuadrados y la relación socioeconómica entre territorios, comarcas y municipios es muy relevante, no solo desde el punto de vista laboral o sanitario".

El Gobierno vasco pretende volver a pactar con el español una desescalada a la carta al igual que hizo en la fase 1, cuando el Ejecutivo de Sánchez permitió el tránsito entre provincias en Euskadi, en contra del criterio general a aplicar en el conjunto del Estado, al dar el aval a los desplazamientos entre municipios colindantes ubicados en diferentes territorios históricos tras el apoyo del PNV a la prórroga del estado de alarma en el Congreso de los Diputados. Ahora, el planteamiento del gabinete de Iñigo Urkullu es que no exista limitación al tránsito dentro de la Comunidad Autónoma Vasca por motivos "socioeconómicos" aunque esta libertad de movilidad no atendería en "en ningún caso" a razones de "ocio, deporte o culturales". "Eso lo dejamos para una siguiente fase", ha señalado Tapia, que ha insistido en el argumento de que "las relaciones socio económicas entre territorios son muy relevantes" para que "se pueda permitir la movilidad por esta razón".

Esto es, de alcanzarse un acuerdo, se permitirá pasar con total libertad a otra comunidad para trabajar o por motivos comerciales, pero no para visitar a un familiar —ahora se permite la movilidad entre municipios colindantes de diferentes territorios históricos, incluso para la actividad física y deportiva o para practicar ejercicio en las instalaciones al aire libre y centros deportivos de gestión privada—.

En esta peculiar fase 1 vasca, el permitido tránsito entre municipios colindantes ubicados en diferentes provincias contrasta con las fuertes restricciones impuestas por el Gobierno vasco dentro de esta etapa, con la limitación de la movilidad en un principio al municipio de residencia salvo excepciones —desde este lunes se permite el tránsito dentro de la provincia—, la prohibición de las reuniones de hasta 10 personas en los domicilios particulares, sociedades o en jardines o plazas al aire libre —solo se permiten en la terraza de un bar o de una cafetería o el veto a la apertura de museos o bibliotecas—.

De la fase '0,5' de desescalada, como se ha ironizado en el País Vasco por las limitaciones impuestas a la etapa 1 del proceso del tránsito a la nueva normalidad, ahora se podría pasar a una especie de fase 2,5 en caso de que el Gobierno de Sánchez acepte los planteamientos del Ejecutivo de Urkullu. "Solicitamos pasar a la fase 2. No hablamos ni de fase 1,5 ni de 2,5", ha señalado al respecto Tapia, quien, además, ha puesto de relieve que "en estos momentos no está absolutamente definido por parte del Gobierno" lo que se va a permitir a partir del lunes dentro de la fase 2 "más allá del avance" que se dio la pasada semana para "unas pocas islas" de Canarias y Baleares que ya se encuentran en esta etapa más avanzada.

Sobre el papel, el planteamiento que ha diseñado el gabinete de Sánchez para la fase 2 permite el acceso al interior de bares y restaurantes, si bien los clientes no podrán consumir en la barra —solo en mesa— y el aforo estará limitado a un tercio para garantizar la separación suficiente entre las personas. A este respecto, el Gobierno vasco plantea incrementar el aforo dentro del local de hasta el 50% "siempre que se cumpla con las medidas de distanciamiento", con los clientes sentados en la mesa —sin "autoservicio" y sin "servicio de barra"— y "respetando la distancia de dos metros". Lo propone, según ha expuesto la consejera, "sobre todo para generar menor confusión, no vaya a ser que tengamos un aforo dentro y otro afuera", dado que las terrazas pueden operar al 50% de su capacidad. El mismo planteamiento para la hostelería y la restauración se propone, además, para las sociedades gastronómicas, donde a día de hoy las reuniones están prohibidas.

"No hablamos ni de fase 1,5 ni 2,5. La propuesta queda dentro de la generalidad de la fase 2 pero hay unas pequeñas diferencias que hay que trabajar"

Igualmente, la propuesta de abarcar hasta el 50% del aforo permitido se proyecta también sobre las actividades culturales y de ocio, caso de cines, teatros o museos, y en comercios y centros comerciales. "Entendemos que nuestra propuesta queda dentro de la generalidad de la fase 2. No obstante, hay unas pequeñas diferencias que tenemos que ir trabajando", ha remarcado Tapia, quien confía en que las negociaciones den su fruto y se permita al País Vasco contar con "algún elemento un poco especial". "Proponemos que todo Euskadi pase a la fase 2 porque tiene todos los parámetros suficientes y, además, hacemos una propuesta de elementos para negociar con el Estado y, en este momento, estamos en esta negociación bilateral", ha remarcado a modo de resumen.

La propuesta del Gobierno vasco de cara a esta fase 2 contempla la posible apertura de recintos feriales, como el BEC de Barakaldo o Ficoba en Irún, para "la realización de distintos tipos de examen", como la Selectividad, las pruebas de acreditación de niveles de euskera de HABE o "alguna oposición pendiente". En todo caso, se cierra la puerta a la celebración de grandes congresos, ya que "no tendrían ninguna lógica en estos momentos". El Gobierno vasco defiende este planteamiento porque en estas instalaciones "se puede mantener la seguridad, organizar mejor las entradas y salidas de las personas, y poder llevar a cabo las celebraciones con mayores garantías". Tapia ha precisado que el planteamiento "no quiere decir que se vayan a utilizar" los recintos feriales en esta fase, pero "sí tener la previsión de que se puedan utilizar si fuera necesario para que no tengamos que ir a una orden específica deprisa y corriendo".

El País Vasco es la única comunidad española situada en la fase 1 que no permite las reuniones familiares en domicilios o locales privados al acordar una aplicación restrictiva de la limitación a la libre circulación. En este sentido, la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras ha reclamado al Gobierno español una normativa que aclare "perfectamente" desde el punto de vista jurídico, sin que se esté sujeto a interpretaciones de la administración, cómo se puede realizar estos encuentros y "de cuántas personas pueden ser esas reuniones" en su caso. En el caso de las residencias, el Gobierno vasco plantea permitir visitas a personas que se encuentran en centros sociosanitario con "la recomendación de garantizar al menos una visita por persona y día, pero valorando la situación, priorizando las necesidades de cada persona y la seguridad del conjunto de los residentes en el centro".

En el diálogo que mantienen ambos gobiernos, otro de los ámbitos de negociación tiene que ver con el uso de las mascarillas, con el apoyo del Ejecutivo de Vitoria a que su utilización sea obligatorio en los espacios cerrados por "seguridad". Además, defiende que el uso de estos protectores es "muy recomendable" en aquellos espacios públicos en los que "es imposible asegurar que se vaya a dar el distanciamiento social" de los dos metros. A este respecto, Tapia ha anunciado que el uso de este "elemento muy relevante" se va a regular en una orden "muy en breve" para obligar a su utilización en "todos los espacios cerrados".

"Todos los territorios están en situación de pasar a la fase 2: La situación epidemiológica y asistencial en Euskadi es buena", afirma la consejera de Salud

El Gobierno vasco ha levantado la declaración de emergencia sanitaria que aprobó el pasado 13 de marzo, un día antes de que Sánchez decretara el estado de alarma, para posibilitar la celebración de las elecciones autonómicas el 12 de julio. Lo ha hecho en base a la evolución positiva de la pandemia en Euskadi, que ha registrado en las últimas 24 horas 15 nuevos positivos y tres fallecimientos con coronavirus. Este paso es uno de los argumentos que refuerzan al Ejecutivo de Urkullu para solicitar el paso desde el próximo lunes a la fase 2, algo que da por seguro. "La situación epidemiológica y asistencial es buena", ha aseverado la consejera de Salud, Nekane Murga, que también ha comparecido al término del Consejo de Gobierno junto al portavoz, Josu Erkoreka, y la consejera de Turismo, Comercio y Consumo, Sonia Pérez.

"Todos los territorios están en situación de pasar a la fase 2", ha remarcado Murga, amparada en la capacidad "muy importante" de Euskadi en materia epidemiológica y asistencial. Según ha expuesto, la comunidad cuenta con una tasa de 2,8 camas de UCI y de 38,9 camas de hospitalización por 10.000 habitantes, se han realizado más de 73.900 pruebas PCR por millón de habitante hasta la fecha, lo que sitúa a Euskadi por encima de la media europea, y el índice R0 se sitúa por debajo del 1 en sus tres territorios. Además, "de una semana a otra de mayo, el número de nuevos casos ha descendido un tercio".

Junto a estos datos, la consejera de Salud ha apuntado al despliegue del plan de vigilancia y control para la epidemia, que "ha establecido un sistema para identificar de manera precoz los nuevos contagios, realizar su seguimiento y el de sus contactos estrechos, así como poder monitorizar el curso de la pandemia en el conjunto de Euskadi, en sus municipios y áreas de salud". En este sentido, ha afirmado que 150 profesionales de la enfermería "van a ser formados para llevar a cabo esta labor asistencial si así fuera necesario". También ha aludido a la "vuelta paulatina a la actividad asistencial" en el conjunto de la sanidad vasca y a que los hospitales de San Eloy, Urduliz, Gorliz y Alto Deba están "libres de pacientes de covid-19" para justificar que "Euskadi en su conjunto avance a la fase 2" de la desescalada el lunes. "Euskadi está preparada para seguir avanzando, progresivamente”, ha recalcado.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios