Es noticia
Menú
Almeida llenará de anuncios el debate de la ciudad para relanzar su imagen política
  1. España
  2. Madrid
TRAS UN AÑO ACIAGO PARA EL ALCALDE

Almeida llenará de anuncios el debate de la ciudad para relanzar su imagen política

El regidor empuñará la gestión como arma para remontar su marca personal de cara a las municipales de 2023. El espionaje contra Ayuso o el 'pelotazo' de las mascarillas eclipsaron su labor al frente del ayuntamiento

Foto: El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (EFE/Emilio Naranjo)
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (EFE/Emilio Naranjo)

No ha sido un año precisamente sencillo para José Luis Martínez-Almeida. El nombre del alcalde de Madrid ha salido en más titulares por los escándalos que le han salpicado que por anuncios relativos a su gestión al frente del Consistorio. El regidor quiere dar un vuelco a esa tendencia y plantea el debate sobre el estado de la ciudad como una ventana para poner punto y final a las polémicas y tratar de reimpulsar su figura política tras unos meses especialmente aciagos. Para ello, y a diferencia de la dinámica que siguió en 2021, Almeida, según su equipo, llenará de anuncios su comparecencia de este martes con propuestas en diferentes ámbitos, como seguridad, limpieza, iniciativas de tinte social o movilidad, con cuestiones como el soterramiento de la A-5, la rebaja del IBI al tipo mínimo o la remodelación del eje Prado-Recoletos como algunas de las grandes asignaturas pendientes de su mandato.

La máxima autoridad del Ayuntamiento de Madrid desplegará una batería de medidas, apuntan en Cibeles, que deberá ejecutar con el contador encendido. Resta menos de un año para las próximas elecciones municipales, a las que volverá a optar como cabeza de lista del PP con la gestión por bandera, al más puro estilo de Alberto Núñez Feijóo. La última etapa de su mandato ha estado marcado por polémicas de las que tratará de pasar página cuanto antes, con un discurso en clave propositiva y volcado netamente a cuestiones de índole municipal. Fuentes de su equipo trasladan que pondrá especial énfasis en medidas relativas a la seguridad, con el foco puesto en el combate a la delincuencia de bandas juveniles, así como el impulso de más recursos de limpieza para la ciudad o nuevas medidas económicas para "apoyar a las familias más vulnerables por el incremento de la inflación".

Foto: Asociaciones vecinales llevan firmas al ayuntamiento contra cocinas fantasma en 2021. (EFE/Javier Lizón)

El alcalde marcará así distancias con la intervención que pronunció el año pasado en el mismo foro. Pese a encontrarse en el ecuador de su mandato, Almeida tan sólo hizo un par de anuncios menores, como un proyecto para la construcción de viviendas protegidas o el lanzamiento del 'transbús', un billete que permite los transbordos entre autobuses de la EMT, y mezcló su papel como regidor de la capital con el de oposición nacional. Entonces, el dirigente madrileño compaginaba su labor al frente de la Alcaldía con el puesto de portavoz nacional de Génova -entendido entonces como 'número tres' de Pablo Casado- una duplicidad que terminó pasándole factura en parte por la ingente presión de la oposición madrileña.

El abogado del Estado no cuenta ya con ninguna responsabilidad orgánica en el Partido Popular de Alberto Núñez Feijóo, lo que le permitirá emprender en exclusiva el camino de la gestión en lo que resta de mandato. Frente a la aspiración de la anterior dirección que, durante un tiempo, trató de impulsar a Almeida al frente del PP de Madrid para arrinconar a Isabel Díaz Ayuso, el nuevo presidente nacional confía en él para revalidar la alcaldía del Ayuntamiento de Madrid y volcarse en exclusiva en los asuntos municipales. La incógnita en este caso pasa por si Martínez-Almeida logrará repetir en el Consistorio madrileño la estela marcada primero por Juanma Moreno en Andalucía y cortará las alas a Vox, a la espera de conocer si Begoña Villacís consigue el hito de salvar a Ciudadanos en la última joya territorial del partido. Pero para ello, lo primero es restaurar su denostado perfil político.

placeholder Almeida y Villacís compartieron balcón el pasado San Isidro con Antonio Resines, pregonero de las fiestas. (EFE/Fernando Villar)
Almeida y Villacís compartieron balcón el pasado San Isidro con Antonio Resines, pregonero de las fiestas. (EFE/Fernando Villar)

Almeida accedió a la alcaldía del Ayuntamiento de Madrid prácticamente desde el anonimato. Su popularidad creció como la espuma durante la pandemia, alabado por amigos y enemigos por su tono moderado y su capacidad de diálogo en momentos difíciles, con los 'Acuerdos de la Villa' como máximo ejemplo de aquella capacidad de consenso. Era el hombre del momento, un "político de Estado" alejado del ruido político cuando el contexto lo demandaba. Todos querían aprovechar esa inercia, el primero Pablo Casado, que le nombró portavoz nacional de Génova. Fue en ese momento cuando todo comenzó a torcerse.

El regidor no tardó en notar el desgaste que implicaba compaginar sus labores en el Ayuntamiento de Madrid con el discurso con el que instruyese la dirección de Génova en cada momento. Almeida tampoco tardó en quedar atrapado en las peleas internas del PP y en la guerra soterrada que durante meses mantuvo la anterior cúpula nacional con su 'partner' Isabel Díaz Ayuso. Lo orgánico no tardó en eclipsar su gestión al frente de la capital de España, hasta el punto de que el espionaje orquestado por la dirección de Génova contra la presidenta de la Comunidad de Madrid tuvo como 'zona cero' el Ayuntamiento de Madrid por la participación de Ángel Carromero, anterior director general de coordinación de la Alcaldía, en el escándalo por el que Pablo Casado cavó su tumba política.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (i), y el presidente del PP, Pablo Casado (d). (EFE/Chema Moya)

Con la llegada de Alberto Núñez Feijóo, Almeida trató de dar carpetazo al asunto gracias, en parte, al respaldo que recibió de Isabel Díaz Ayuso. La madrileña ha retomado una relación de total confianza con el alcalde, tanto que está confirmada su presencia en el Consistorio madrileño este martes para apoyar a Almeida en su día grande. Sin embargo, la gestión durante la pandemia, que le llevó a tocar el cielo tiempo atrás, se convirtió en un bumerán que terminó poniendo su liderazgo en entredicho. Una compra de material en aquellos días abrió casi dos años después una de las mayores crisis en Cibeles por el denominado como 'pelotazo' de las mascarillas por el que varios empresarios se embolsaron la friolera de seis millones de euros de dinero público. Aunque sobre Almeida no pesaba ninguna acusación judicial, el caso ocupó portadas durante semanas y ensombreció la gestión del PP en el Ayuntamiento y la suya propia.

Los jirones de la izquierda

Almeida además se enfrenta a una oposición en horas bajas. La división de la izquierda y los problemas internos de algunas formaciones desdibujan la labor de control. La portavoz del PSOE, Mar Espinar, llega al debate cuestionada, después de que este fin de semana la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, ungiese a Mercedes González como la candidata a la alcaldía. La intención de Espinar era presentarse a las primarias y disputarle la candidatura a la actual delegada del Gobierno, pero el posicionamiento de Ferraz le deja poco margen de actuación, informa Inés P. Chávarri.

placeholder Mar Espinar, portavoz del PSOE en el Consistorio madrileño. (EFE/Sergio Pérez)
Mar Espinar, portavoz del PSOE en el Consistorio madrileño. (EFE/Sergio Pérez)

Precisamente, Espinar fue la única que este fin de semana, durante la celebración de la convención del PSOE de la ciudad de Madrid, fue abiertamente crítica con la situación del partido en la capital. Los socialistas se han dejado decenas de miles de votos en los últimos años. De los 625.000 que consiguió el partido con Trinidad Jiménez en 2003, han caído a los 224.000 que obtuvieron en las últimas elecciones municipales. Entonces, fueron la cuarta fuerza por detrás del PP, Más Madrid y Ciudadanos.

Además, la división a la izquierda del PSOE poco tiene que ver con el frente común que persigue la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz. Los enfrentamientos entre Más Madrid y el Grupo Mixto, los ediles próximos a Manuela Carmena, no han hecho más que agravarse, con denuncias sobre presuntas irregularidades de financiación incluidas. Y si Luis Cueto y José Manuel Calvo anunciaron este lunes su intención de presentarse en los comicios de 2023 como una agrupación de electores, la portavoz de los carmenistas, Marta Higueras, se descolgaba del proyecto para “garantizar la independencia del grupo municipal”.

No ha sido un año precisamente sencillo para José Luis Martínez-Almeida. El nombre del alcalde de Madrid ha salido en más titulares por los escándalos que le han salpicado que por anuncios relativos a su gestión al frente del Consistorio. El regidor quiere dar un vuelco a esa tendencia y plantea el debate sobre el estado de la ciudad como una ventana para poner punto y final a las polémicas y tratar de reimpulsar su figura política tras unos meses especialmente aciagos. Para ello, y a diferencia de la dinámica que siguió en 2021, Almeida, según su equipo, llenará de anuncios su comparecencia de este martes con propuestas en diferentes ámbitos, como seguridad, limpieza, iniciativas de tinte social o movilidad, con cuestiones como el soterramiento de la A-5, la rebaja del IBI al tipo mínimo o la remodelación del eje Prado-Recoletos como algunas de las grandes asignaturas pendientes de su mandato.

Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo Madrid