Es noticia
Menú
Feijóo antepondrá la economía al discurso identitario para recuperar votos del PNV
  1. España
ESTRATEGIA EN el PAÍS VASCO

Feijóo antepondrá la economía al discurso identitario para recuperar votos del PNV

El jefe de la oposición tratará de insuflar oxígeno a la marca en Euskadi por la vía de la moderación autonomista y ondeando la bandera de la gestión. El gallego planea reunirse con Urkullu para "profundizar" en sus relaciones

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, en Bilbao. (EFE/Miguel Toña)
El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, en Bilbao. (EFE/Miguel Toña)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Alberto Núñez Feijóo visitó el País Vasco el pasado jueves por primera vez desde que se convirtió en presidente del Partido Popular. Formaba parte de una pequeña gira del gallego por las "nacionalidades históricas" que comenzó en Getxo y que acabó el sábado en O Pino (A Coruña), previo paso por Barcelona. Como publicó El Confidencial, Génova ha aparcado temporalmente la renovación del PP en el País Vasco pese a la presión interna y ha preferido centrar el tiro en el reto que el partido tiene por delante en mayo de 2023, cuando se celebrarán las próximas elecciones municipales. Aunque aún no ha definido las candidaturas locales que impulsará, el líder popular sí dibujó cuál será el tablero en que jugará el PP para recuperar terreno: tratar de crecer a costa del PNV.

Hace años que los populares iniciaron una travesía por el desierto en Euskadi. Como nuevo presidente nacional, Feijóo ha heredado el desafío de tratar de insuflar oxígeno a la marca en la región, con la ventaja de que el perfil político del gallego cuenta con una buena entrada en el País Vasco por su parecido, salvando las distancias ideológicas, con el lendakari Iñigo Urkullu. El gallego buscará atraer al electorado por la vía de la moderación y agitando la bandera de la gestión. La nueva estrategia de la dirección popular pasa por encontrar "un punto de encuentro" en la heterogénea sociedad vasca y tratar de convencer de que la economía, y más en el delicado contexto que atraviesa el país, une a la mayoría de la ciudadanía, independientemente de la ideología.

Foto: Juan Marín, antes de la entrevista con El Confidencial. (F. R.)

"Lo que afecta a las familias de este país no son los problemas identitarios, sino lo que les duele el bolsillo", suscriben fuentes de la dirección nacional, que subrayan que la estrategia de Feijóo será priorizar la economía para entonar un discurso "capaz de aglutinar varias sensibilidades" en torno a unas mismas siglas, una estrategia que creen que les puede servir para volver a ganar enteros no solo en el País Vasco, sino también en Cataluña. No en vano, en su primera visita a Euskadi como presidente del PP, el dirigente aprovechó para reunirse con el Círculo de Empresarios Vascos y presentar su "alternativa" para embridar los preocupantes datos de inflación. Durante su primera estancia en Barcelona como jefe de la oposición, hizo exactamente lo mismo: ante el Cercle d'Economia, instó a que en Cataluña se hablase "menos de política y más de economía" como vía para "reconectar" con la sociedad.

"El PP está por encima de los debates identitarios y hay que intentar desinflarlos, especialmente en País Vasco y Cataluña", reiteran en Génova, donde aseguran que su primera visita a Getxo sirvió de pistoletazo de salida a la estrategia de "aparcar las cuestiones que dividen" especialmente en aquellos territorios donde el nacionalismo permanece arraigado. Entienden que fue el modelo que le brindó el éxito a Feijóo en Galicia, otra "nacionalidad histórica" como el País Vasco o Cataluña: gestión frente a ideología, especialmente ante una desbocada escalada de precios que podría acrecentar el riesgo de una "nueva recesión", como advirtió Feijóo durante su visita a la región vasca. "Cuando la gente lo pasa mal para llegar a fin de mes, cuestiones como el aborto, la memoria histórica o la lengua pasan a un segundo plano. Las cuestiones identitarias son el refugio del Gobierno", lamentan.

Foto: Alberto Núñez Feijóo. (EFE/J.L. Cereijido)

La otra baza que juega Feijóo para tratar de romper el mantra del voto útil en favor del PNV y recuperar a sus votantes tiene que ver con la decidida apuesta por el "autonomismo cordial" y la "descentralización" del nuevo Partido Popular, decidido a "poner el acento en las identidades de cada territorio", entendiendo sus diferencias dentro del conjunto de España. En un momento en que el PNV se encuentra en plena disputa con Bildu por la hegemonía en el País Vasco, el PP apostará por un modelo de moderación autonomista enfundada en la bandera de la gestión.

"El primer problema de Euskadi es su economía, su industria, su empleo. Si pensamos que tiene que ver con un problema ideológico o rupturista, nos equivocaremos. Las minorías nunca tendrán una visión de Estado, no les representa. Trabajaré para que el PP se dirija a la mayoría de la sociedad vasca, que sepa que nosotros estamos aquí para defender un proyecto común, orgullosos de la Constitución, de la Transición y del Estatuto de Guernica", abanderó Feijóo en Getxo.

Voto dual

La elección de la quinta ciudad más poblada del País Vasco para su primer viaje a la región no fue casualidad: se trata de uno de los principales bastiones del PP en el País Vasco, en el que los populares llegaron incluso a empatar en número de concejales al PNV en 2007 —10 cada uno—, y se quedaron a uno en 2011. En los últimos años, sin embargo, los peneuvistas han aglutinado a buena parte de los votantes del PP mientras el partido conservador permanece hundido, precisamente la tendencia que ahora se lanza a revertir Alberto Núñez Feijóo.

Parte de la bolsa de votantes del PNV tiene un carácter tradicionalmente dual, es decir, apuesta por los nacionalistas en las elecciones autonómicas, pero cambia el voto a nivel nacional a alguno de los partidos con opciones de formar Gobierno, sea PP o PSOE. Por ejemplo, el barómetro poselectoral de los comicios vascos de 2020 reveló que el 11% de los votantes que apostaron por Pablo Casado en las generales del 10-N votó al PNV en las autonómicas. Ese porcentaje ascendió al 18,1% en el caso del PSOE. Otro dato que sostiene la continua fuga de votos del PP al PNV en Euskadi lo aportó el barómetro preelectoral de las autonómicas de 2016 del CIS, que situó en casi un 30% la fuga de electores populares a la formación nacionalista.

Pero Feijóo podría revertir esa tendencia o, al menos, reducir la sangría. Sin ir más lejos, el sondeo de marzo del instituto público que, aunque la parroquia mayoritaria del PNV se decantaba por Pedro Sánchez como gobernante más adecuado (41,5%), el 10,6% de votantes peneuvistas preferían el perfil gestor de Alberto Núñez Feijóo, homologable para parte de este espectro electoral al de Iñigo Urkullu.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el nuevo líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Chema Moya)

Feijóo hará sus visitas al País Vasco y Cataluña habituales en su agenda. En el caso de la primera región, y a la espera de que defina qué pasará con el liderazgo de Carlos Iturgaiz, el dirigente gallego volverá a Ermua el 9 de julio con motivo del 25 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco, y ya planea reunirse con Urkullu, con el que mantiene una relación de confianza desde hace años que labraron durante la etapa de Feijóo en la Xunta. "Es fácil entenderse con él", alabó el líder gallego, al tiempo que avanzó que trabajaría en "profundizar" esa relación en su nueva condición de jefe de la oposición y posible alternativa a Moncloa. Más allá de la estrategia electoral, el aterrizaje de Feijóo en la política nacional parece empujar a PP y PNV hacia el deshielo.

Alberto Núñez Feijóo visitó el País Vasco el pasado jueves por primera vez desde que se convirtió en presidente del Partido Popular. Formaba parte de una pequeña gira del gallego por las "nacionalidades históricas" que comenzó en Getxo y que acabó el sábado en O Pino (A Coruña), previo paso por Barcelona. Como publicó El Confidencial, Génova ha aparcado temporalmente la renovación del PP en el País Vasco pese a la presión interna y ha preferido centrar el tiro en el reto que el partido tiene por delante en mayo de 2023, cuando se celebrarán las próximas elecciones municipales. Aunque aún no ha definido las candidaturas locales que impulsará, el líder popular sí dibujó cuál será el tablero en que jugará el PP para recuperar terreno: tratar de crecer a costa del PNV.

Alberto Núñez Feijóo Partido Popular (PP) Política
El redactor recomienda