Yolanda Díaz corteja a Mónica Oltra, pero Compromís no tiene claro lo de Podemos
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
VISITA a VALENCIA

Yolanda Díaz corteja a Mónica Oltra, pero Compromís no tiene claro lo de Podemos

La vicepresidenta despliega seducción política ante su homóloga en el Gobierno valenciano en su proceso de "escucha activa" para conformar "un proyecto para reconstruir el país"

placeholder Foto: Mónica Oltra y Yolanda Díaz, en Valencia. (GVA)
Mónica Oltra y Yolanda Díaz, en Valencia. (GVA)

El proceso de "escucha activa" que la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha iniciado para sondear las opciones de construir un movimiento político a la izquierda del PSOE más allá de Podemos para las próximas elecciones tiene en la Comunidad Valenciana y en Compromís uno de los ejes territoriales. Formalmente, la heredera de Pablo Iglesias como referencia política de los morados (aunque ella no milita) no ha reconocido todavía que vaya a encabezar una candidatura o esté trabajando en ella. Es probable que ni siquiera lo tenga aún decidido. Pero la sucesión de eufemismos que emplea para responder cuando se le pregunta por ello no deja dudas de que está explorando la creación de un "proyecto para reconstruir el país social, económica y emocionalmente", como aseguró este lunes en una comparecencia conjunta con la vicepresidenta en la región y referencia de la coalición valencianista, Mónica Oltra.

La experimentada política valenciana se ha convertido en el objeto del deseo de quienes están edificando la opción de Díaz, conscientes de que la estrategia "plurinacional" para por recuperar apoyos en las tres provincias de la comunidad y del peso político que Oltra mantiene en Compromís. Tras una mañana con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en Alicante para presentar la reunión que el 7 de octubre celebrarán los ministros de Trabajo del Foro del Mediterráneo Occidental, Díaz viajó a Valencia por la tarde para verse, por separado, con Oltra y el nuevo vicepresidente segundo, Héctor Illueca. No hubo mejor síntoma del valor simbólico que Díaz quiso darle a su visita a la primera que el hecho de reservar con ella la comparecencia ante los medios de comunicación, y dejar fuera de la atención mediática la cita con el que hasta el pasado martes fue su director general de Inspección de Trabajo y con la 'consellera' de Trasparencia, Rosa Pérez Garijo (Esquerra Unida-IU).

Foto: La vicepresidenta Yolanda Díaz y la alcaldesa de Bacelona, Ada Colau. (EFE)

"Estaba deseando visitar a la vicepresidenta porque es un referente colectivo de muchos hombres y mujeres de mi edad que hemos aprendido muchas cosas de ella en la vida pública y privada", fue uno de los halagos que Díaz regaló a los oídos de Oltra en su primera intervención. Aunque hablaron del estudio de acciones de colaboraciones en materias como paro juvenil, dependencia o recuperación de servicios públicos, el aire de cita institucional como preludio de un acercamiento político flotó en el ambiente y monopolizó las preguntas de los periodistas.

placeholder Yolanda Díaz y Ximo Puig, en Alicante.
Yolanda Díaz y Ximo Puig, en Alicante.

La respuesta de Oltra, que se dejó querer y devolvió los piropos a la vicepresidenta del Gobierno, fue dejar la puerta abierta a todas las posibilidades. "Lo importante no es el quién, sino el qué; y el qué será lo que conformará después los actores, las candidaturas, los protagonistas, antagonistas y los que estarán en segunda fila", señaló la dirigente de Compromís en una respuesta muy similar a la que lanza en otros procesos de negociación.

Los morados están trabajando para recuperar las complicidades con la coalición valencianista, que se rompieron tras la ruptura en la negociación sobre el reparto parlamentario en el Congreso tras las elecciones generales de 2016 y la confluencia en la candidatura entonces bautizada como 'A la valenciana'. Desde aquella experiencia agridulce, los caminos electorales se bifurcaron y una de las vías condujo al encuentro de Compromís con Más País, el partido fundado por Íñigo Errejón como una escisión por el divorcio con Pablo Iglesias. La direcciones estatal (Ione Belarra) y autonómica (Pilar Lima) de Podemos aspiran a generar espacios de confluencia no solo en el ámbito de unas generales, sino también en las autonómicas, donde el listón del 5% de la representación parlamentaria tiembla bajo sus pies.

Pero que Oltra se deje querer no quiere decir que haya unanimidad en Compromís, ni siquiera en su propio partido adscrito a la coalición, Iniciativa del Poble Valencià, donde ya hubo un debate interno en las últimas generales sobre si era más conveniente transitar la senda de Errejón o la de Iglesias. Fuentes de Iniciativa admiten que esas dudas siguen existiendo pese a que los resultados estuvieron muy lejos de las expectativas generadas. Solo Joan Baldoví logró revalidar su escaño, primero en abril de 2019 y luego en noviembre. Tras actas se cayeron por el camino.

"Tenemos las puertas abiertas siempre, pero en espacios que permitan tener nuestra independencia ideológica y que nunca quedemos supeditados a un partido de ámbito estatal", opinan desde Més-Compromís (la nueva denominación del Bloc Nacionalista Valencià), la pata nacionalista de la coalición y mayoritaria en el reparto de equilibrios internos. Desde Més ponen en valor el trabajo realizado con organizaciones como el CHA en Aragón, el PSM en Mallorca o Más País, que ha logrado abrir un espacio similar al de Compromís en Madrid, incluso superando al PSOE en las últimas elecciones autonómicas. Desde el Bloc se lanza el mensaje de que si Díaz no logra que Podemos acepte hacer partícipe del proyecto a estas formaciones, el camino de la confluencia será más complicado.

Foto: Pablo Iglesias, Mónica Oltra e Íñigo Errejón, cuando todos se llevaban bien. (EFE)

Todavía es pronto para anticipar conclusiones. Lo que es cierto es que el cortejo de Díaz hacia Oltra, y por ende a Compromís, no ha hecho más que empezar. La vicepresidenta, que defendió sin complejos la necesidad de cambiar el sistema de financiación autonómica frente al discurso algo disciplente de Nadia Calviño el pasado viernes en la misma plaza, buscó la empatía en todo momento y dio muestras de haber hecho mucho más los deberes en su visita a Valencia que su compañera en el gabinete de Pedro Sánchez. Y anunció que su intención es que la de este lunes no sea más que la primera cita de una relación duradera. La pelota está ahora en el tejado de los partidos y sus aparatos, el espacio en el que muchas veces los esfuerzos de seducción derivan en desamores y decepciones emocionales.

Yolanda Díaz Mònica Oltra Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda