PIDE A SÁNCHEZ QUE ACLARE CON QUIEN PACTARÁ

Errejón coge aire en Valencia y se ofrece ante "el Pimpinela de Sánchez e Iglesias"

El líder de Más País busca recuperar visibilidad en la campaña y se apunta un pleno en Valencia. Aprieta a Sánchez para que aclare si buscará un Gobierno progresista o la abstención de Casado

Foto: Errejón, Baldoví y Oltra participan en el acto de Compromís-Més País en Valencia. (EFE)
Errejón, Baldoví y Oltra participan en el acto de Compromís-Més País en Valencia. (EFE)

Fue hace ya más de cuatro años y medio, un 8 de febrero de 2015, cuando Íñigo Errejón se subió al escenario del Teatro Olympia de Valencia para protagonizar un acto político. Lo hizo para respaldar la candidatura de Antonio Montiel al liderazgo de Podemos en la Comunidad Valenciana. Llegó como mano derecha de Pablo Iglesias y cerebro intelectual y estratégico de la formación morada, que en aquellos días vivía tiempos dulces tras una sorpresiva irrupción en las europeas de 2014. Muchas cosas han cambiado desde entonces.

Este sábado, Errejón repetía cartel, en el mismo escenario, pero ni Montiel juega ya un papel de peso en la vida orgánica de Podemos, ni el ahora candidato de Más País es el alter ego inseparable de Iglesias. Errejón se juega el 10 de noviembre calibrar si aventura independiente cuaja o deriva coyunturalmente en una nota al margen de la política española. El modesto listón del éxito para una formación nueva como la suya es reunir la cifra mágica del 5% de votos en las 18 circunscripciones en las que se presenta para poder conformar grupo parlamentario en el Congreso y presentar como una opción influyente en el juego patrio de conformación de mayorías. A una semana de la cita con las urnas, casi ninguna encuesta sitúa a Más País-Compromís por encima de esa barrera.

Errejón: "Si de estas elecciones no sale un gobierno progresista, ¿no creéis que los que no hayamos sido capaces tenemos que dar un paso atrás?"

En el Olympia, Errejón se dio este 2 de noviembre un baño de optimismo en el tramo final antes de las elecciones por la amplia respuesta que le dieron las bases y simpatizantes de la coalición valencianista en el mitin central de campaña. Más de mil personas abarrotaron el teatro y los organizadores tuvieron que hacer malabarismos para evitar que mucha gente se quedase fuera. Aquí se juega el expodemista gran parte de las opciones de contar con grupo parlamentario propio.

El candidato a la presidencia del Gobierno por Más País, Íñigo Errejón. (EFE)
El candidato a la presidencia del Gobierno por Más País, Íñigo Errejón. (EFE)

Errejón inició la carrera electoral como un tapón de una botella de cava en una noche de fin de año. Su decisión de lanzarse a la arena, su alianza con Compromís y su discurso antibloqueo le regalaron portadas y presencia mediática. Hubo sondeos que estimaban por encima de los diez diputados. Pero pronto quedaron en evidencia las carencias estructurales y orgánicas de Más País a la hora de montar sus listas electorales. Conflictos internos como la ruidosa deserción de Clara Serra en Madrid y el terremoto político de la sentencia del Tribunal Supremo y la violenta reacción de una parte del independentismo monopolizaron el debate político y empujaron al rincón de los telediarios a un Errejón casi desaparecido del mapa. Ese es su gran reto en lo que queda de campaña ser capaz de vencer la invisibilidad y abrirse un hueco entre los cinco partidos (PSOE, PP, Podemos, Ciudadanos y Vox) que sí van a tener minutos en los debates televisivos, donde Más País no tiene espacio.

Recuperar iniciativa en Madrid, la alianza con los valencianos de Compromís, que aspiran a trasladar al Congreso una parte importante de los más de 400.000 votos que cosecharon en las autonómicas, y la esperanza de que cale su discurso contra el bloqueo que se intuye de nuevo para confirmar conforman la clave de bóveda sobre la que se sustentan las expectativas de Más País. Este sábado, acompañado del cabeza de lista por Valencia, Joan Baldoví; de la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra; la representante de Equo, Inés Sabanés; y los candidatos de Compromís-Més País por la tres circunscripciones valencianas, Errejón defendió su hueco en el espacio de izquierda apelando a la necesidad de conformar un Gobierno ligado a valores y políticas progresistas: “No se puede repetir la actuación de Pimpinela entre [Pedro] Sánchez y [Pablo] Iglesias”, señaló en una intervención en la que evitó mostrarse excesivamente crítico con el líder del Podemos, del que dijo que, al menos, había sido “honesto” al admitir que si no contaba con ministerios en el Gobierno. “No comparto su posición, pero ha sido honesto”, suavizó.

No obstante, lanzó un órdago a Sánchez e Iglesias, a los que invitó a dar un paso atrás si no son capaces de ponerse de acuedo tras el 10-N. "Si de estas elecciones no sale un gobierno progresista al servicio de la gente, ¿no creéis que a lo mejor todos los que no hayamos sido capaces tenemos que dar un paso atrás y no volver a presentarnos?", ha planteado el dirigente de Más País, antes de subrayar que se trata de un "compromiso" que "espera" que suscriban "los demás". "Si no hacemos nuestro trabajo, si no estamos a la altura, yo creo que todos deberíamos dar un paso atrás y dejar paso a gente que sepa. Ahí está mi compromiso, espero que recojan el guante", lanzó.

"La política no está para ganar relatos, sino para cambiar y transformar realidades", dice Mónica Oltra

Errejón prefirió poner el foco en el candidato socialista y sus intenciones si, como anticipan las encuestas, gana las elecciones sin mayoría suficiente. “Sánchez ha de explicar si renuncia a un Gobierno progresista y si le va a pedir una abstención al señor Pablo Casado”, indicó para exigir al líder del PSOE no tenga dudas y no titubee sobre “justicia fiscal" o "federalismo”. “El federalismo no tiene que ver con enfrentarnos unos y otros, sino con garantizar la igualdad de derechos e igualdad de servicios y protección social”, dijo el candidato de Más País, que no fue el encargado de cerrar el acto. Baldoví fue quien lo hizo. El cabeza de lista por Valencia de la coalición confederal reclamó la necesidad de conformar un Gobierno progresista tres el 10 de noviembre "que derogue la reforma laboral, que apruebe unos presupuestos justos y que luche contra la emergencia climática", afirmó tras reclamar una reforma del sistema de financiación autonómica.

Errejón y Baldoví sucedieron a Mónica Oltra, que fue la que lanzó el discurso más emocional y la que levantó en varias ocasiones a los asistentes. "Hay que descarbonizar la economía y descabronizar la política", arengó la vicepresidenta de la Generalitat. La dirigente valencianista reivindicó las políticas sociales y educativas del Consell valenciano como ejemplos de “política útil” exportable al Gobierno de España. "¿Para que sirve la política útil?", se preguntó. "Para que los padres no tengan que pensar en septiembre de dónde sacarán el dinero para comprar los libros de texto, para acabar con las listas de espera de personas en teledependencia", ejemplificó. "Algunos se han empeñado en ganar el relato y se han olvidado de la realidad. La política no está para ganar relatos, sino para cambiar y transformar realidades", insistió.

Errejón usa el bulo de que el abuelo de Espinosa de los Monteros firmó la sentencia de muerte de las Trece Rosas para atacar a Vox

Oltra lanzó varios mensajes críticos contra Sánchez, a quien comparó con el suicida de la autopista que cree que todos los coches menos él van en dirección contraria. “Quién en su sano juicio, pudiendo ser presidene le da una segunda oportunidad al trifachito", asestó en referencia a una posible alianza entre PP, Ciudadanos y Vox". "Si los de la plaza de Colón tienen la oportunidiad, tienen gobierno en un mes. No les interesa la gente, sino el poder”. En esa clave pareció asestar otro aviso a Podemos, sin llegar a citar al partido morado ni a su líder Pablo Iglesias: ¿De qué sirve la pureza ideológica si no tenemos las herramientas para que la gente pueda tener una vida mejor?¿De qué sirve tener las verdades absolutas si después tenemos la impotencia absoluta de ponerlo en práctica?".

Errejón fue muy incisivo con Vox, a cuyos dirigentes de refirió permanentemente como "los señoritos de Vox". El líder de Más País se hizo eco, además, de uno de los bulos que circulan sobre Iván Espinosa de los Monteros, vicesecretario de la formación de extrema derecha, el de que su abuelo "firmó las sentencias de muerte de las Trece Rosas", algo que, según el portal Maldita.es, no es cierto. “Nadie se ríe de los nuestros muertos. De los demócratas, de la gente que luchó por la libertad, de la gente que defendió la democracia y se la jugó, no se ríe nadie. Resulta que mientras nuestros abuelos estaban defendiendo la libertad, la democracia, la justicia social y la soberanía popular, parece ser que el abuelo del señorito Iván estaba firmando sentencias de muerte para las Trece Rosas”.

Comunidad Valenciana
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios