Es noticia
Menú
Un 'gurú' independentista defiende que no se arrincone el castellano en Cataluña
  1. España
  2. Cataluña
Grietas en el bloque soberanista

Un 'gurú' independentista defiende que no se arrincone el castellano en Cataluña

El bloque soberanista se resquebraja por la lengua en la Comunidad Autónoma: "El discurso identitario está dinamitando el independentismo"

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la 'consellera' de la Presidencia, Laura Vilagrà. (EFE/Marta Pérez)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la 'consellera' de la Presidencia, Laura Vilagrà. (EFE/Marta Pérez)

El discurso identitario de algunos sectores extremistas del independentismo catalán ha provocado serias grietas en el bloque soberanista, hasta el punto de que puede llegarse a un desmembramiento de ese frente. Quien advierte de esta situación no es un denostador del nacionalismo, sino uno de los gurús independentistas más serios y reputados: Francesc Abad. "La emergencia de un discurso identitario está dinamitando los fundamentos más sólidos que había tejido el independentismo para poder llegar a ser mayoría social y democrática: un proyecto para todos, un país para todos, un país de todos", dice el activista en su blog 'Díes de Fúria'.

Aunque alineado con JxCAT, Abad siempre ha sido uno de los creadores de opinión e intelectuales más sólidos y agudos del espectro soberanista. Asegura el activista que este discurso identitario "ha cogido la lengua como punta de lanza" y se caracteriza "por negar sistemáticamente el país que somos, la sociedad que somos, cómo somos. Hemos pasado de luchar por nuestra lengua y por su plena normalización, como factor de integración, a una especie de castellanofobia que quiere convertir —guste o no— la lengua mayoritaria de nuestra sociedad en un enemigo a combatir y eliminar de nuestra realidad, de nuestra sociedad. Y eso es una monumental bestialidad. El enemigo del catalán es el Estado español, no la lengua castellana. Ambas lenguas pueden convivir".

Foto: Protesta contra Felipe VI en Barcelona. (Joan Mateu Parra)

El independentismo más exacerbado, agotado el filón del 'procés' y con la calle desmovilizada, intenta atizar el fuego de la discordia social a través de la lengua, con un discurso victimista, a pesar de que los propios informes de las entidades separatistas advierten de que el catalán no está en peligro. El tema identitario es utilizado, así, como arma arrojadiza para alimentar un discurso del odio que pretende, en última instancia, crear tensión social y poder organizar de nuevo masivas manifestaciones y protestas que lleven a otro referéndum unilateral.

El independentismo más exacerbado no está dispuesto a aflojar. La Plataforma per la Llengua, la entidad social que marca la pauta en cuestión de lengua y que combate el bilingüismo a favor del monolingüismo (catalán) ha puesto en marcha una campaña contra lo que considera "activismo judicial". Reclama, entre otras cosas, un "frente judicial" formado por Govern, entidades, familias y el sector educativo para "contestar el embate judicial contra la inmersión lingüística y así conseguir jurisprudencia favorable y llegar con éxito a las instancias internacionales". Sus dirigentes consideran que "se podría denunciar que la sentencia [que obliga a las escuelas a dar un 25% de las clases en castellano] incumple la CELRoM, un tratado internacional firmado por el Estado español".

La CELRoM es la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias. Entre los incumplimientos aludidos figuran, por ejemplo, que el Estado español no ha solicitado la oficialidad del catalán en la UE, que no se promociona el catalán y el aranés internacionalmente, que las sentencias del Constitucional restringen la regulación lingüística, que las sentencias que imponen un porcentaje de enseñanza en castellano no respetan la competencia del Govern, que trabajadores de colectivos como el judicial o el de las fuerzas de seguridad no hablan en catalán o que hay normas estatales que exigen el castellano, pero ignoran el catalán.

Los consejos para ser un 'buen catalán'

Y va más allá: otra campaña, bajo el lema 'Actívate por la lengua' propone seis puntos de obligatorio cumplimiento para los 'buenos catalanes', que van desde la intransigencia con el idioma hasta la delación permanente: hablar en catalán al interlocutor siempre; escoger solo empresas de telefonía, bancarias o de servicios que tengan opción en catalán; pedir que en cualquier establecimiento se dirijan al cliente en catalán y solicitar las facturas en este idioma; presentar quejas y reclamaciones contra cualquier empleado que no hable catalán "para vivir plenamente en catalán"; estar en contacto con la Plataforma per la Llengua; y hacer proselitismo de estas normas. Según la entidad, el catalán es utilizado solo habitualmente por el 32% de los ciudadanos de Cataluña y "es preciso revertir la tendencia".

En medio de esta batalla, Abad defiende el pacto por la lengua alcanzado por PSC, ERC, JxCAT y comunes en el Parlament, rechazado por Vox, CUP, Ciudadanos y PP, así como por las entidades cívicas más extremistas, como la ANC, Òmnium, Somescola o la Plataforma per la Llengua. Ese pacto podría permitir que las dos lenguas, castellano y catalán, conviviesen en la escuela catalana, afirman al unísono todos los firmantes del acuerdo. Por eso, Abad arremete contra los que quieren utilizar la lengua como herramienta de confrontación.

"Los dinamizadores del espacio independentista están teniendo una complicidad extraordinaria para esparcir sus repugnantes mentiras"

"Los dinamizadores del espacio independentista están teniendo una complicidad extraordinaria para esparcir sus repugnantes mentiras en entidades como la Plataforma per la Llengua y sindicatos de enseñanza. Decir que el pacto para hacer frente a la sentencia del 25% introduce la vehicularidad del castellano en la escuela es miserable, asquerosamente miserable. El castellano es lengua vehicular en la escuela desde 2010".

El activista reflexiona también sobre la "letal capacidad destructiva" y el cainismo del espectro independentista y señala que esa capacidad destructiva radica en el abandono "de los elementos que habían sido claves para hacer del independentismo el movimiento democrático y social mayoritario de nuestro país y su sustitución por los elementos más divisivos que puede tener el independentismo: los identitarios. Así, la suma de la frustración, la mentira y el 'identitarismo' es lo que está llevando al independentismo a este escenario terroríficamente autodestructivo".

Foto: Manifestación a favor de la inmersión lingüística en catalán y contra pacto del catalán. (EFE/Quique García)

Su posicionamiento analítico contrasta con el de otros 'gurús' que se han significado en los últimos años y que se han hecho imprescindibles en las agendas de los líderes soberanistas, ya sea de Carles Puigdemont o de Laura Borràs. Mark Serra es otro de las referentes del independentismo, pero navega en dirección contraria a Abad. Apuesta por las posturas extremistas de Plataforma per la Llengua o de la ANC, por ejemplo, y por seguir una estrategia belicosa: "La única lengua que sobrevive es la que tiene un Estado independiente detrás para protegerla. Lo demás son chácharas para imbéciles".

Serra, que ha publicado fotos con Carles Puigdemont o con Artur Mas y que ha tenido enfrentamientos con independentistas que lo tildan de extremista radical, es uno de los que sustenta la teoría de que "ERC sabe que un acuerdo para defender el catalán que incluya al PSOE es, en realidad, un acuerdo para acabar con el catalán, pero la sumisión al amo va por delante de la nuestra lengua y del país. Jamás nadie ha hecho tanto daño a Cataluña desde dentro de la propia Generalitat como ERC".

Foto: El lider del PSC, Salvador Illa (d), saluda al 'conseller' de Educació, Josep González Cambray (i). (EFE/García)

Serra practica el 'tiro a ERC', lo que en las filas republicanas llaman del 'pressingERC'. Calificó al republicano Gabriel Rufián como "macarra cani", por ejemplo, a la dirección de ERC, de "desgraciados españolistas: ERC no es un partido político, es una extensión de las cloacas del España y los que los votan, los tontos útiles", a Oriol Junqueras de "infiltrado de las cloacas españolas" y a Pere Aragonès de "usurpador de la Presidencia de Cataluña, un reverente FdP [HdP] españolista". En uno de sus últimos mensajes pedía, también, la "expulsión del territorio catalán hacia sus países de origen" de los jóvenes extranjeros que se dedican a robar a los turistas y a los vecinos en el casco viejo de Barcelona. Y afirma: "Pensábamos que eran los españoles y, en cambio, la prioridad ahora mismo es abatir a ERC y a una buena parte de Junts. No llegamos a echar a los españoles de nuestra tierra porque ellos están en medio".

En el mismo sentido, reman otros 'gurús' soberanistas, como el catedrático Héctor López Bofill, que tras estar cercano a ERC ahora es concejal de JxCAT en Altafulla, o Rai López, un curioso personaje que se ha convertido en el mayor propagandista y defensor de Laura Borràs.

El discurso identitario de algunos sectores extremistas del independentismo catalán ha provocado serias grietas en el bloque soberanista, hasta el punto de que puede llegarse a un desmembramiento de ese frente. Quien advierte de esta situación no es un denostador del nacionalismo, sino uno de los gurús independentistas más serios y reputados: Francesc Abad. "La emergencia de un discurso identitario está dinamitando los fundamentos más sólidos que había tejido el independentismo para poder llegar a ser mayoría social y democrática: un proyecto para todos, un país para todos, un país de todos", dice el activista en su blog 'Díes de Fúria'.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Catalán Independentismo
El redactor recomienda