Es noticia
Menú
Puigdemont ofrece "cargos relevantes" a Marta Rovira (ERC) y Anna Gabriel (CUP)
  1. España
  2. Cataluña
En el Consell per la República

Puigdemont ofrece "cargos relevantes" a Marta Rovira (ERC) y Anna Gabriel (CUP)

El 'expresident' sondea a dirigentes rivales para desestabilizar al resto de partidos independentistas y someterlos así a sus planes. Las dos están fugadas en Suiza

Foto: El expresidente catalán Carles Puigdemont. (EFE/David Borrat)
El expresidente catalán Carles Puigdemont. (EFE/David Borrat)

Carles Puigdemont negocia en secreto la incorporación de las también fugadas Marta Rovira (secretaria general de ERC) y Anna Gabriel (exdiputada de la CUP) a su Consell per la República. Este órgano áulico no tiene legitimidad alguna ni está reconocido institucionalmente por ninguna Administración, pero será el principal instrumento del 'expresident' de la Generalitat para canalizar su activismo político desde la primera semana de junio, fecha en que piensa abandonar la presidencia de Junts per Catalunya (JxCAT).

Las maniobras de Puigdemont para atraer a las dos activistas huidas en Suiza tienen una lectura perversa: la pretensión última del posconvergente es intentar 'romper' a sus más directos rivales, republicanos y cuperos, como golpe de imagen ante el electorado independentista. "Está muy dolido con la actitud de ERC y la CUP, porque no apoyan oficialmente al Consell per la República. Por eso, si logra que figuras destacadas accedan a formar parte del Consell, sería una victoria muy importante, porque visualizaría de esta manera una deslegitimación de los partidos rivales por parte de dos figuras de alto nivel", explica a El Confidencial una fuente de JxCAT.

Foto: Carles Puigdemont (i) y Pere Aragonès. (Reuters/Yara Nardi)

El propio Puigdemont se comprometió el pasado fin de semana con la Asamblea de Representantes (el Parlamento supuestamente ‘democrático’ formado solo por independentistas que quiere suplir al Parlamento catalán) a sondear de nuevo a las dos activistas para que adopten un papel activo dentro del Consell per la República. "Yo ya he hablado con Marta Rovira y Anna Gabriel en varias ocasiones —reconoció Puigdemont en la cumbre de este fin de semana—. Saben que tienen todas las puertas abiertas. Pero, a veces, hemos de ser respetuosos con lo que son las dinámicas de cada organización política. Y, a veces, hay dinámicas personales también".

No obstante, para atraer 'talento' hacia su órgano, Puigdemont no puede limitarse a hablar: ha de ofrecer algo a cambio. Así, según manifestó el fugado a sus compañeros del Consell, ofreció a las dos activistas de partidos rivales un "papel relevante", lo que quiere decir su integración en la cúpula de la organización, que está formada por el propio Puigdemont y un elenco nombrado por él (lo que se conoce como Govern del Consell, que viene a ser algo así como el 'Consejo de Ministros').

Ello, según manifestó, contribuiría a reforzar el propio Consell como 'institución' "con vocación de unidad, de imparcialidad, de frente amplio". Afirmó también que, aunque no es una obsesión, "sí que es una cosa irrenunciable la búsqueda de esa unidad del independentismo, que es esencial". "No perderé ocasión, tanto con ellas como con otras personas que crea que pueden ser válidas, de ofrecerles la posibilidad de entrar en el Consell", añadió, y subrayó que "todo lo que sirva para forzar la unidad, yo me podré al frente. Por eso no perderé la ocasión de hablar con quien sea, ya sea con el 'president' Aragonès, con Marta Rovira o con Anna Gabriel".

Una cuestión de imagen

En las filas de ese órgano áulico, no obstante, son conscientes de que la disciplina de partido puede ser un obstáculo, especialmente en lo que se refiere a Anna Gabriel, que en la actualidad ocupa el cargo de secretaria regional de Unia, el mayor sindicato helvético (donde cobra un salario de 100.000 euros anuales).

No parece fácil, por tanto, que Puigdemont pueda alcanzar su objetivo, porque ambas activistas están muy comprometidas con sus respectivas organizaciones, pero Puigdemont no pierde la esperanza. "Ahora vuelve a insistir en el tema porque las condiciones están a punto de cambiar. Ya no será el presidente de un partido, JxCAT, quien les ofrezca nada, sino un líder que no depende de ningún partido", añaden las mismas fuentes. Además, con ello piensa reforzar la imagen de transversalidad del Consell. "La foto fija está clara: un líder sin vinculación partidista acoge bajo su liderazgo a representantes de todas las fuerzas políticas, proyectando un órgano transversal y por encima de partidismos. Esa es una imagen muy potente que se pretende transmitir y en lo que se trabaja desde Waterloo", explican fuentes cercanas al Consell.

Foto: Parlament de Cataluña. (iStock)

En la cumbre, Puigdemont advirtió a sus colegas: "Somos una institución, nos hemos de reivindicar como tal y hemos de actuar como tal". Según el 'expresident', el Consell tiene "una legitimidad indiscutible, que sale de unas urnas, de unas decisiones de las instituciones catalanas y que el Gobierno español pretende parar mediante todos los medios ilegales". Aseguró que, tras presentar la "primera generación" de representantes internacionales, "esto tiene que ir a más". Y en la hoja de ruta está el atraer a perfiles que puedan simular pluralidad ideológica.

El 'Consejo de Ministros' de Puigdemont está formado en la actualidad por 10 personas además de él. El reglamento del ente prevé que en este Consell puedan tener cabida hasta 25 miembros, a conveniencia de Puigdemont. Entre los que conforman este 'sanedrín' se encuentran los exconsejeros fugados Toni Comín (vicepresidente) y Lluís Puig (responsable de Acción Cultural), pero también la actual diputada de Junts y miembro de la Mesa del Parlament Aurora Madaula (responsable de Acción Política Interior); Antoni Castellà (presidente del pequeño partido Demòcrates de Catalunya y responsable de Relaciones Institucionales); Guillem Fusté (miembro de Poble Lliure, partido componente de la CUP y responsable de Acción Económica al tiempo que secretario de ese ‘Govern’); Lluís Llach (consejero político), y Neus Torbisco (miembro de la cúpula de Òmnium Cultural y responsable de Acción Internacional en el Consell).

Carles Puigdemont negocia en secreto la incorporación de las también fugadas Marta Rovira (secretaria general de ERC) y Anna Gabriel (exdiputada de la CUP) a su Consell per la República. Este órgano áulico no tiene legitimidad alguna ni está reconocido institucionalmente por ninguna Administración, pero será el principal instrumento del 'expresident' de la Generalitat para canalizar su activismo político desde la primera semana de junio, fecha en que piensa abandonar la presidencia de Junts per Catalunya (JxCAT).

Carles Puigdemont Nacionalismo
El redactor recomienda