Lluís Puig se salta las normas del Parlament: oculta datos en su declaración de actividades
  1. España
  2. Cataluña
Insiste en ser diputado a distancia

Lluís Puig se salta las normas del Parlament: oculta datos en su declaración de actividades

El 'exconseller' de Cultura omite datos en su declaración de intereses y actividades, respecto a sus vínculos con el Consell per la República y también con CATGlobal ASBL

placeholder Foto: El 'exconseller' de Cultura de la Generalitat Lluís Puig. (EFE)
El 'exconseller' de Cultura de la Generalitat Lluís Puig. (EFE)

El 'exconseller' de Cultura de la Generalitat Lluís Puig es el nuevo diputado de JxCAT en el Parlament. Ya antes de tomar posesión su presencia desató polémica por su pretensión de ejercer su cargo a distancia, ya que no puede pisar España al encontrarse huido de la Justicia por el intento de sedición de octubre de 2017. Puig está ocultando datos en su declaración de intereses y actividades, omitiendo sus trabajos en Bruselas vinculados a Carles Puigdemont. Así, Puig que lleva en el cargo solo ocho días ya ha violado en ese periodo el Reglamento del Parlament y el Código de Conducta de los parlamentarios. Pese a ello, tanto él como el independentismo están centrados en que pueda votar, aunque tendría que hacerlo a distancia, sin pisar el hemiciclo y violando la legalidad vigente.

En julio de 2018 Lluís Puig fue nombrado por la Generalitat de Quim Torra para un cargo de nueva creación: director del Programa para el desarrollo de proyectos culturales de ámbito internacional del Departamento de Cultura. Ejercía este puesto desde Bruselas, mientras seguía huido y trabajando para Carles Puigdemont. Por su parte, Meritxell Serret (ERC) dejó su plaza como alta representante de la Generalitat ante la UE el pasado 8 de marzo, hace 11 días. Lluís Puig dimitió del suyo el pasado 10 de marzo, donde había estado cobrando 91.242 euros brutos anuales, según consta en el registro de Transparencia de la Generalitat. El sueldo es incompatible con su salario de diputado, así que tuvo que dimitir .Fuentes parlamentarias han apuntado que su caso acabará en la Comisión del Estatut del Diputado de la Cámara catalana.

placeholder [Haga clic aquí para leer el documento]
[Haga clic aquí para leer el documento]

El Confidencial se ha puesto en contacto tanto con Lluís Puig como con los portavoces de la Conselleria de Cultura.No ha habido respuesta. También se ha requerido por sus logros concretos estos dos años y medio en que ha ejercido el cargo, ya que no consta ni su actividad concreta ni viajes para promocionar la cultura catalana. Tampoco se ha obtenido información al respecto. La memoria de la 'conselleria' de 2019, última disponible, no refleja actividad alguna de este alto cargo.

En su discurso de toma de posesión el pasado 12 de marzo, Laura Borràs marcó una de sus prioridades programáticas al referirse a Lluís Puig: “El ilustre diputado —que recuperará pronto su derecho a voto— Lluís Puig”. De que el “ilustre diputado” cumpla la ley, Borràs no dijo nada, pero ya advirtió la presidenta que su actuación se centraría en “no permitir injerencias de los otros poderes, ni del Ejecutivo ni del Judicial”. Es decir, en colocar al Parlament por encima de la ley.

Ocultando datos

Sobre su declaración de intereses, lo menos que se puede apuntar es que resulta incompleta. Lluís Puig oculta al Parlament su pertenencia al Consell de la República que preside Puigdemont, aunque es el número cuatro de este ente, según consta en su página web. Que se destaque todo el tiempo la mayoría independentista de la Cámara, pero que se pase de puntillas sobre la pertenencia a un organismo independentista que lleva años interfiriendo en la política catalana resulta, cuando menos, curioso.

Lluís Puig quiere hacer creer que careció del apoyo de entidades belgas soberanistas

También obvia Lluís Puig el haber recibido apoyo de CATGlobal ASBL o el resto de entidades belgas que son el respaldo legal de Puigdemont para su actividad internacional. Se ha preguntado a Lluís Puig al respecto y también sobre si CATGlobal asumió los costes de su defensa legal ante los intentos de la Fiscalía de que el 'exconseller' de Cultura fuese entregado a la justicia española. Tampoco se ha obtenido respuesta.

El ejemplo de Puigdemont

Puigdemont ya ocultó al Parlament estas circunstancias cuando fue diputado en 2018. Sin embargo, en cuanto fue nombrado eurodiptuado reconoció que recibía el apoyo de CATGlobal ASBL ante el Parlamento Europeo. Es decir, es una actitud extendida en el entorno de Waterloo despreciar a la Cámara catalana en contraposición a otros poderes legislativos. Parece poco probable que CATGlobal ASBL y CATCiP AISBL hayan concedido “apoyo económico, de personal o de material” según reconocen Puigdemont, Toni Comín en sus declaraciones al europarlamento y que no se lo otorgaran a su vez a Lluís Puig, que ha mantenido un importante pulso legal en Bélgica.

En 2016 el Parlament aprobó su código de conducta, ratificado por el pleno. Su artículo 5 reza: “Los diputados del Parlament deben actuar de acuerdo con el principio de transparencia y deben cumplir las obligaciones de información y de publicidad relativas al ejercicio del cargo”. Lluís Puig tiene muchos deberes pendientes con la cámara, más allá de reclamar un derecho a voto que, ley en mano, a día de hoy, no puede ejercer a distancia.

Carles Puigdemont Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Parlamento de Cataluña Junts per Catalunya Parlamento Europeo Bélgica Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda