Multas de 3.000 euros a quien deje Igualada

Quim Torra anuncia el confinamiento de toda Cataluña mientras en Madrid se duda

Por ahora, las cifras en Cataluña son más de 500 positivos activos y seis muertos, tres de ellos en Igualada pero el 'president' de la Generalitat dice que los contagios crecen rápido

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)

El presidente de la Generalitat Quim Torra ha anunciado el confinamiento de toda Cataluña en una línea de endurecimiento de las medidas para intentar contener los contagios de coronavirus. Lo ha anunciado en una comparecencia pública. Mientras en Madrid, que está en una situación mucho peor, se duda, la Generalitat ha tomado la iniciativa. El jefe de los Mossos, Eduard Sallent incluso ha reconocido en Catalunya Ràdio que manejan un plan de confinamiento para toda Cataluña.

Torra lo ha justificado por “una extensión demasiado rápida de la enfermedad en nuestro país porque no nos podemos permitir el colapso del sistema sanitario”. Y ha pedido que el Estado español apoye esta iniciativa para cerrar el acceso de puertos y aeropuertos y que esto puede ser facilitado por el Estado de Alarma que Pedro Sánchez declarará mañana.

Cataluña se prepara para lo peor por la crisis del coronavirus. Ya ha decretado el cierre de centros comerciales y locales de ocio, gimnasios, discotecas y estudia hacer los mismo con los bares, según ha explicado el conseller de Interior Miquel Buch. Y eso que hay dos Cataluñas, la que espera en casa a que pase esta oleada y la que se encuentra en Igualada, confinada, casi 70.000 catalanes. Hoy los Mossos han anunciado que multarán con 3.000 euros a los catalanes que intenten romper la cuarentena forzada a la que se somete esa ciudad.

Por ahora, las cifras en Cataluña son más de 500 positivos activos y seis muertos, tres de ellos en Igualada. En hospitales y centros de salud se están reprogramando el grueso de las pruebas médicas de la próxima semana para dejar plena disponibilidad a los pacientes que se esperan que serán muchos más. Revisiones de rutina se eliminan del calendario, por ejemplo, a las que se someten a niños pequeños. Y se recomienda no acercarse a centros sanitarios si no es estrictamente necesario y sólo en caso de urgente necesidad. Todo para dejar personal, espacio y recursos a los futuros contagiados por el Covid-19.

Aunque las clases se han suspendido dos semanas, hasta las vacaciones de Semana Santa, en el sector de la enseñanza se da por descontado que este curso ya se ha perdido. La evolución de Italia, o de Madrid, hace pensar a los responsables de la Generalitat que esta crisis durará meses. Y la prioridad es que no colapse el sistema sanitario, por ejemplo por falta de plazas de Unidades de Cuidados Intensivos.

De los centros de salud a los hospitales de referencia el mensaje desde la Generalitat es el mismo: estamos en Estado de Emergencia Fase-1. Por tanto, mejor que la gente se quede en caso. En caso de afecciones de salud leve mejor automedicarse que arriesgarse a contraer el coronavirus en un centro médico, sea público o privado. La instrucción a los pacientes es clara. Mejor alejarse de ellos y centrar el grueso de los recursos en esperar la ola que viene, que será muy grande. Incluso se cerrarán muchos centros de atención primaria, según ha reconocido Adrià Comella, director de CatSalut, en una comparecencia pública.

En otros centros se avisa a los pacientes que si se dirigen a uno de ellos es bajo su estricta responsabilidad. Las personas lo asumen con cierto estoicismo. Por norma, se comunica por teléfono que la visita prevista se ha anulado. No se da nueva fecha. Sólo se anuncia que se agendará en un futuro indeterminado. De manera que sí, todo apunta a que se espera lo peor.

La vida diaria se complica

En Barcelona la vida diaria se ha complicado. Mucha menos gente por la calle, como si fuera domingo. Y muchos casos curiosos. Como el chófer de autobús de la línea V15 que se ha instalado una cinta junto a su asiento para que nadie se le acercase. Pedía a la gente que entrase por la puerta trasera. Y si alguien quería pagar le decía que no hacía falta. Que ese día viajaba gratis. Un intento de mantener el servicio público tomando el máximo de medidas para no contagiarse.

En un Condis de L’Hospitalet de Llobregat la cajera hace el gesto de estrangular a una clienta que le reclama un producto en concreto. Explica que llevan así toda la semana y que tienen tal avalancha de gente que no les da tiempo a descargar los camiones, que siguen llevando. Ese Condis en especial, en el barrio de la Torrassa tiene mucho éxito porque se encuentra papel higiénico. En otras enseñas cuesta de comprar este producto.

Semana dura

Cataluña empieza a asumir que la semana que viene la cifra de casos se disparará y que todo será más complicada. En los departamentos de la Generalitat se va optando por el teletrabajo, que ya se habilitó hace dos días. Muchas veces bajo la autoorganización de los propios trabajadores públicos. La próxima semana la actividad caerá de manera drástica porque en la práctica nadie acudirá a las oficinas de la administración catalana. Con los colegios cerrados y los funcionarios en casa, la actividad bajará mucho. Los responsables de Salut cruzan los dedos para que sea suficiente para frenar el número de contagios. Si no es así, vendrá lo más duro.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios