"Escenario espléndido para un Tsunami"

El independentismo prepara golpes para que “los nervios europeos se multipliquen”

Su objetivo es visualizar que España tiene un grave conflicto llamado Cataluña y volver a poner en un brete al Estado, como hizo cuando bloqueó el aeropuerto de Barcelona

Foto: Un manifestante intenta romper el cordón policial en el Aeropuerto de El Prat. (EFE)
Un manifestante intenta romper el cordón policial en el Aeropuerto de El Prat. (EFE)

El resultado de las elecciones ha dado oxígeno al independentismo. De un total de 48 escaños que corresponden a Cataluña, tiene 23, a falta de los últimos flecos. Es cierto que, con más del 99% escrutado, ERC perdía unos 155.000 votos (y sólo sacó 1 escaño más que su inmediato seguidor, el PSC), pero ya a esas alturas JxCat superaba los resultados del 28-A en 26.000 y la CUP superaba los 242.000. Por tanto, el soberanismo no dio el ‘sorpaso’, pero amplió resultados. Por tanto, se considera más legitimado para aplicar su propia hoja de ruta. Lo avanzaba el ex de Podemos, reconvertido escudero de Carles Puigdemont, Albano-Dante Fachín, nada más conocerse los sondeos: “Quedará un escenario espléndido para un Tsunami Democrático”.

Y ahora, a hacer temblar Europa. Porque será una hoja de ruta dura. La plataforma CNI Catalunya, una de las más activas y contundentes que existen en la galaxia independentista lo avisaba este domingo, en plena jornada electoral: “Mañana montaremos un lío muy gordo que hará que los nervios europeos se multipliquen”. Algo parecido, pues, a una ‘operación Europa’.

Las acciones serán coordinadas por Tsunami Democràtic, a golpe de mensaje por móvil. Se pretende internacionalizar aún más el conflicto y molestar a Europa para que haya algún atisbo de mediación internacional. Sea cortando las vías de comunicación, colapsando aeropuertos u ocupando importantes sedes y edificios. Lo que importa es que se hable de Cataluña y de que hay un conflicto. O un problema, mejor dicho. “Ojo, que no es lo mismo ir al aeropuerto a las 12 del mediodía que a La Jonquera a las 7 de la mañana”, avisaba en la tarde de este domingo a Tsunami uno de sus activistas.

Nuevo concepto de democracia

En plena jornada electoral, Tsunami Democràtic publicó un escrito en el diario independentista ‘Vilaweb’. En él, advierte que esta plataforma “los próximos días, hará nuevas propuestas de desobediencia civil masiva no llevadas a la práctica hasta ahora”. En cierta manera, la excusa independentista para saltarse las normas es que todo lo hecho hasta ahora ya está caduco y la democracia va más allá. Su democracia, por supuesto. “Los estados en decadencia siempre pretenden hacer creer que lo tienen todo bajo control, que todo está atado y bien atado, que no hay alternativa. Lo hacen, pero desde las ruinas con las que han limitado los fundamentos de los sistemas democráticos, reduciéndolos a simples mecanismos de representación que ya son peligrosamente anacrónicos. La democracia no es sólo votar cada 4 años (o cada seis meses), es preciso ser más ambiciosos y exigentes, de ello depende el futuro y las oportunidades de todos”.

Se trata, en definitiva, de significado y significando. De la misma manera que califica determinadas actitudes de democracia, el levantar barricadas, tirar cócteles molotov o piedras a la Policía no es violencia. “Es autodefensa”, no se cansan de repetir desde partidos políticos o entidades cívicas.

Termina recordando que “Tsunami Democràtic es una campaña con objetivos y métodos muy definidos. Ahora bien, lo que realmente importa es que la lucha por la autodeterminación y los derechos fundamentales, no está subordinada a una marca: quien encabeza del Movimiento es la ciudadanía. Y esto no se puede parar. Ésta es la fuerza de la gente. Y mañana será un nuevo ejemplo”.

Movimiento reincidente

Tsunami, pues, quiere ser un movimiento reincidente. Su objetivo es visualizar que España tiene un grave conflicto llamado Cataluña. Y volver a poner en un brete al Estado, como hizo cuando bloqueó el aeropuerto de Barcelona es una buena opción. Además, se ufanan sus responsables de que la cúpula de la plataforma permanece en la sombra. No deja de ser inusual que una organización cuya cúpula nadie conoce pueda ejercer el poder de movilización de Tsunami y tener un enorme ascendente sobre una muchedumbre que, a menudo, es acrítica. En situaciones como ésta se comprueba el verdadero potencial de las técnicas de control de masas que tanto se han enseñado en las facultades universitarias.

Para el independentismo catalán, hoy por hoy, sólo existen unas reglas que a veces distorsionan las normas del juego. Se vio en la jornada de reflexión, en la que hubo mítines políticos durante la concentración de Barcelona, con la ‘actuación’ estelar de Albano-Dante Fachín pidiendo el voto para una opción política determinada el mismo sábado por la tarde. Es “juego sucio” incluso para sus colegas soberanistas.

Durante la jornada de reflexión, todas las plataformas soberanistas insistieron en las redes sociales y en los grupos de activistas en que había que votar a JxCat, Se enviaron no sólo mensajes personalizados, sino también carteles con la fotografía del fugado en Waterloo, aunque el llamamiento al voto horas antes de abrirse las urnas no forma parte de las reglas democráticas del juego. El propio Fermín Muguruza, un no catalán con frecuentes visitas a Barcelona, dejaba caer la misma mañana de la votación que había firmado “el manifiesto ‘Ingobernables’ de apoyo a la CUP”. Da la impresión de que el ‘Moviment’ (‘Movimiento’, así llaman al ‘procés’ los soberanistas) tiene como objetivo principal retorcer la legalidad e imponer sus reglas. En este contexto, es muy revelador uno de los gritos de la última manifestación, la de este sábado por la noche, de los CDR y de Tsunami Democràtic: “Fuera la prensa de nuestras manis”. Pone los pelos de punta.

Los nuevos conceptos independentistas sorprenden y escaman incluso a los suyos. En una desgarradora entrevista publicada en ‘El Periódico’ este domingo, el director teatral Lluís Pasqual, ahora en Málaga enfrascado con el último proyecto de Antonio Banderas, dejaba caer su desazón en la Cataluña de hoy: “Necesitaba poner distancia de un lugar tóxico (…) Siento que damos pasos atrás. No veo mucha diferencia entre ciertas proclamas estalinistas y algunas que escucho ahora”. Y nadie puede llamarle a él anticatalán.

El mismo ambiente entre independentistas se está agriando. La exlíder de la CUP Mireia Boya (salida de la cúpula tras un oscuro episodio conde hubo acusaciones de acoso laboral), que a punto estuvo de pasarse con armas y bagaje a las filas de los rivales en estas elecciones, publicó la viral foto del republicano Gabriel Rufián junto a un apoderado de Vox que le pidió hacerse una foto con él en el colegio electoral. El comentario no invita a la calma. “Yo soy más de Cantona con el fascismo: patada y no abrazo”, dice la ‘cupera’, aludiendo al violento jugador francés Eric Cantona. La banalización de la violencia es, quizá el gesto extremo que le faltaba al ‘Moviment’. Por la noche, tras conocerse los resultados, Boya recuperó trincheras: “El cordón sanitario antifascista es imprescindible, en las calles y en los medios. Nosotros, en fase de resistencia, y mañana, que el Tsunami Democràtic sea estratosférico”. O sea, comienza de nuevo el ‘mambo’.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios