La entidad perdió 839.000 euros en 2018

Òmnium prestó 145.000 € a su filial belga el año que Puigdemont llegó a Waterloo

El responsable de la gestión de Òmnium CRE, filial de Òmnium constituida en Bélgica, fue el ingeniero Jaume Cabaní, jefe de operaciones del entramado asociativo del 'expresident'

Foto: Carles Puigdemont junto a una pancarta de Jordi Cuixart. (Reuters)
Carles Puigdemont junto a una pancarta de Jordi Cuixart. (Reuters)

La asociación cultural independentista Òmnium Cultural prestó 145.000 euros sin intereses a su filial belga Òmnium Civil Rigth Europe (Òmnium CRE) en 2018. Así consta en las cuentas anuales de la entidad correspondientes al año 2018 que se han hecho públicas este mes de agosto. En la memoria se justifica el préstamo para “internacionalizar la entidad”, sin aportar más detalles. Este movimiento de fondos hacia Bélgica fue el mismo año en que los hermanos Josep Maria y Joan Matamala creaban las asociaciones belgas CATGlobal ASBL y CATCiP AISBL para dar cobertura legal a la operativa del Consell per la República de Carles Puigdemont que funciona desde la mansión en Waterloo.

Este crédito, además, se concedía en un año de pérdidas récord para la entidad. El año 2018 se cerraba con números rojos de 830.036 euros. Otros años, Òmnium había perdido dinero, pero no tanto como este ejercicio. Así, las pérdidas normalmente asumidas por Òmnium podían oscilar entre los 29.350 euros de 2015 y los 185.716 de 2016, pero nunca habían sido tan altas: casi cinco veces más.

Òmnium Cultural, que preside el encarcelado Jordi Cuixart, al contrario que la ANC, siempre ha hecho públicas sus cuentas e incluso las audita, siguiendo los mismos criterios de transparencia que se aplicarían a una empresa convencional.

El Confidencial ha intentado ponerse en contacto con diversos portavoces de Òmnium para recabar su versión de este apunte contable, pero no se han respondido nuestras peticiones.

Se da la circunstancia de que, durante todo ese año, el responsable de la gestión de Òmnium CRE, la filial de Òmnium constituida en Bélgica, fue el ingeniero Jaume Cabaní, el responsable de operaciones del entramado asociativo de Carles Puigdemont en Bélgica y principal impulsor del registro ciudadano por el que los independentistas pagan 10 euros para formar parte de una teórica república digital virtual.

Cabaní ha sido recientemente relevado de la gestión diaria de CATGlobal y ha sido sustituido por el empresario Sergi Miquel, como adelantó El Confidencial este fin de semana. Pero en 2018 Jaume Cabaní estaba instalado en Bélgica, de hecho trabajaba en la Casa de la República en Waterloo y llevaba tres 'gorros': responsable de operaciones del Consell per la República, administrador de CATGlobal, junto al empresario Josep Maria Matamala, y administrador a su vez de Òmnium CRE. Esta duplicidad duró siete meses, hasta enero de 2019.

Òmnium CRE mantiene una sede en un 'coworking' de Bruselas en el número 3 de Rue Abbé Cuypers, la dirección donde notificaron su residencia ficticia los miembros fundadores de CATGlobal en el documento fundacional de su asociación. Òmnium CRE trasladó allí su sede en julio de este año.

Durante el año 2018 no se le conocen a Òmnium CRE actividades, más allá de poner en marcha una página web, llevar un quinqué con la flama del Canigó a la capital belga y una cena del 'sopar Estellés', un acto que combina gastronomía y poesía inspirado en actos similares del nacionalismo escocés, pero que en el caso catalán homenajeaba al poeta valenciano Vicent Andrés Estellés. Aparte de estos dos eventos, nada, según consta en la memoria de gestión de Òmnium. De hecho, en dicha memoria, ni se menciona la constitución de la filial belga ni que esta participase de manera total o parcial en dichos actos. Tal y como se cuentan, son actos de Òmnium Cultural, no de su filial belga.

Firma de un convenio

En la memoria económica se explica que se ha firmado un convenio entre Òmnium y Òmnium CRE pero no se ofrecen detalles sobre el alcance del mismo. Sobre los 145.000 euros prestados, solo se señala que “se devolverán al 0% de interés cuando su actividad [la de la filial belga] sea estable”. Durante 2018, Òmnium cobró 89.247 euros en subvenciones públicas de una veintena de ayuntamientos, diputaciones y consejos comarcales de Cataluña. Sin embargo, la principal fuente de ingresos son los socios. Òmnium cuenta con 131.000 asociados, el doble que el Consell per la República de Carles Puigdemont, y percibe cuotas por valor de 6,8 millones.

Òmnium Cultural y su filial belga Òmnium CRE firmaron un convenio durante el año 2018 pero se ha evitado detallar el alcance de este acuerdo

Lo mismo se quiere hacer con Òmnium CRE. Se pretende que los 131.000 socios de Òmnium paguen dos euros más al mes y se incorporen a Òmnium CRE, matizando que “son dos entidades jurídicas diferentes, aunque la dirección política se lleva desde Cataluña”.

Peligro español

Òmnium justifica la filial en el extranjero “para denunciar desde el corazón de Europa ante toda la comunidad internacional la represión, los ataques a las libertades y derechos fundamentales que estamos sufriendo en el Estado español” y “porque, si alguna vez el Estado español clausura o ilegaliza Òmnium, tendremos una organización en un país libre desde el cual poder seguir haciendo nuestro trabajo”. Òmnium CRE funcionaría así como una copia de seguridad del Òmnium original en Cataluña.

Sobre las pérdidas de más de 800.000 euros, pocas explicaciones en la memoria. Se cargan contra fondos propios, que pasan de 2,1 millones a 1,2 millones. Para 2019, Òmnium plantea un importante aumento presupuestario: pasar de 7,2 millones a 12,6 millones. Un incremento del 76%. Así que nada de esperar un ajuste.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios