MIENTRAS LOS CDR PIERDEN FUELLE

ANC y Òmnium se radicalizan para calentar el otoño y presionar a los partidos 'indepes'

La visualización de esta unidad estratégica de la 'sociedad civil' ocurría horas después de que los partidos fueran excluidos de cualquier protagonismo durante los actos de la Diada del 11-S

Foto: La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie (i), y el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri. (EFE)
La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie (i), y el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri. (EFE)

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural tejen una estrategia conjunta para volver a dominar las calles de Cataluña y aprovecharse del actual vacío de movilizaciones después de que los comités de Defensa de la república (CDR) hayan perdido fuerza tras el fiasco de la CUP en las últimas elecciones municipales. El miércoles de esta semana, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, y el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, comparecían juntos para demostrar la “buena sintonía y “conjurarse para liderar el independentismo civil en esta nueva etapa que ha de llevar a la culminación del proceso de autodeterminación de Cataluña”.

La visualización de esta unidad estratégica de la ‘sociedad civil’ ocurría horas después de que los partidos políticos fueran excluidos de cualquier protagonismo durante los actos de la próxima Diada del 11 de septiembre y que algunos de los históricos dirigentes de ERC anunciasen que no irían a la manifestación convocada por las dos entidades, que quiere copar Barcelona esa jornada.

Hay un dato a tener en cuenta: a comienzos de julio, un comunicado del CDR de la Cataluña central, el más activo de los CDR operativos, alertaba a los partidos de que “el tiempo de las coreografías se ha acabado y buscamos la efectividad del resultado del 1-O. Estos tan nuestros partidos políticos se han sometido al régimen y se han rendido”. Exigían los comités “un paso al lado o atrás a todos aquellos miembros cobardes y traidores de partidos que hacen pactos con los del 155 solo por conservar la silla y el poder. Les exigimos a aquellos que todavía guardan vicios convergentes, apartarse, y a ERC también, para no caer otra vez en la vergüenza que supuso hacernos pasar por las miserias del Tripartito”. Y acababa con una amenaza en toda regla: “Dimitid o la historia os hará dimitir”.

Inmediatamente, la ANC salía a la palestra a recuperar el tiempo y la distancia perdidos y pedía que no se pactase con partidos que no fueran netamente independentistas. Y la presidenta de la ANC reivindicaba la unilateralidad como única vía para llegar a la independencia. Una manera de marcar perfil ultraindependentista. Días más tarde, la ANC resolvía no invitar a los partidos políticos a la cabecera de la manifestación del 11-S.

“Toma de las calles”

En esta coyuntura es especialmente revelador el posicionamiento de uno de los referentes del ‘procés’, el exterrorista Fredi Bentanachs (uno de los fundadores de Terra Lliure). “Las posiciones vergonzosas de los líderes del PDeCAT y ERC, así como la práctica desaparición de la CUP, abocada a solucionar los gravísimos problemas internos que hace tiempo que arrastra (…) han dejado al pueblo huérfano y desorientado, los líderes en el exilio, más solos que nunca, y en el interior las puñaladas de ERC y de parte de JxCAT para aislar al ‘president’ Torra (…) No lo han conseguido”, dice Bentanachs en un artículo de opinión escrito en el ‘Unilateral’, un órgano portavoz de los ‘indepes’.

Manifestación convocada por ANC y Òmnium Cultural para protestar por el juicio del 'procés'. (EFE)
Manifestación convocada por ANC y Òmnium Cultural para protestar por el juicio del 'procés'. (EFE)

Para el exterrorista, “todos sabemos que este 11-S no será una ‘performance’ más, sino una toma de posición de las calles por parte del pueblo, una recuperación del liderazgo del ‘president’ Puigdemont y el CNR [Consell de la República] para hacer efectiva la declaración unilateral de independencia votada. Después del crimen de Estado del 17-A, puesto al descubierto recientemente, las sentencias de los juicios farsa hechas por los prevaricadores que todos esperan durísimas, todo se hará muy difícil para ERC y los arribistas del PDeCAT, que continúa con el ‘procesismo’ absurdo”.

Y es que a los ‘traidores’ no se les perdona. Este jueves, se ha dejado caer un mensaje en las redes sociales a los dirigentes desmarcados, en especial a la que había sido miembro de la Mesa del Parlament, que está encausada, Anna Simó. El mensaje no puede ser más claro: “Hola, Anna Simó, ¿piensas devolver los 25.000 euros que puso el pueblo por ti? [se refiere a la fianza depositada, sufragada por la Caja de Solidaridad, igual que las de los demás imputados]. Sí, los que la ANC pidió para ti y después pagó. Lo digo por tu dignidad”. Un golpe bajo que evidencia una lucha sin cuartel por la hegemonía soberanista.

Santiago Espot, un controvertido empresario impulsor del grupúsculo ultraindependentista Catalunya Acció, lanzaba un tuit incendiario esta semana: una fotografía del portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, entre el presidente del Parlament, Roger Torrent, y el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, los tres con el puño en alto. “Los ‘revolucionarios’ de casa. Roger Torrent: 120.000 euros al año; Pere Aragonès: 110.000 euros al año; Gabriel Rufián: 85.000 euros al año”, era el explicativo pie de foto. El Front Nacional, una organización extremista, le contestaba añadiendo a la lista el nombre de Sergi Sol, asesor especial en políticas estratégicas de Vicepresidencia y ex mano derecha de Oriol Junqueras. Le adjudica más de 70.000 euros en sueldo como asesor.

La vieja guardia ultra del ‘procés’ vuelve, pues, por sus fueros. Bentanachs subrayaba en su artículo: “Por suerte, España tampoco falla y, con su soberbia, el PSOE ha fracasado en la investidura y con este fracaso, tal y como les imploraba vergonzosamente Rufián, han hecho fracasar el ‘junquerismo’ tan bien tramado por Junqueras, Sol, Tardà y sus acólitos”.

Las dos razones para radicalizarse

Pero lo cierto es que a la ‘espantá’ de una parte de ERC se une la campaña de algunos círculos radicales que estudian también un boicot activo a la manifestación oficial y que proponen colapsar Barcelona y rodear el Parlament, aunque en los últimos días ha saltado la propuesta de asistir primero a la manifestación oficial y rodear después el Parlament. La ANC y Òmnium apoyarían esta alternativa, en un último intento de desactivar el boicot de los más radicales. El mensaje que se quiere enviar es que ‘para radicales, nosotros’.

El salto adelante y la radicalización de la ANC y de Òmnium, pues, son evidentes. Y ello por dos motivos: primero, por la necesidad de marcar perfil propio, visualizar su independencia de los partidos políticos y marcar el camino de la hoja de ruta unilateral. En otras palabras: convertirse en los notarios del nuevo ‘procés’ y los guardianes de las esencias de la república catalana.

A la ANC y a Òmnium les es relativamente fácil ahora retomar el control de las movilizaciones. Solo tienen que plantear propuestas radicales

Por otra, recuperar el control de las calles ante los CDR. Es cierto que en algunas plataformas, ante la alarmante inoperancia de los CDR, se ha comenzado a hablar de revitalizar los grupos autónomos de acción rápida (GAAR), formados para la jornada de protesta del 21 de diciembre de 2018. Pero de ahí a que se pueda mover la calle con estos grupos de base anárquica y sin un control efectivo de una cúpula política va un abismo. A la ANC y a Òmnium les es relativamente fácil ahora retomar el control de las movilizaciones. Solo tienen que plantear propuestas radicales. Paluzie también cuenta, para ello, con su hombre en la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, que este miércoles propuso una huelga general como respuesta a la sentencia del Supremo. Propuesta que la ANC y Òmnium organizarían instrumentalizando la estructura de los sindicatos 'indepes' y de la propia Cámara, claro.

Así es como Paluzie puso sobre la mesa la necesidad de apostar por la unilateralidad y de proclamar la república efectiva en el caso de que las fuerzas independentistas saquen el 50% de los votos más uno en las próximas elecciones. Tras la desaparición del Consejo Asesor del Proceso Constituyente, que presidía Lluís Llach, ya hay un pliego de documentos preparados para afrontar la nueva etapa del ‘procés’, que quiere alcanzar la independencia en nueve meses y tres etapas.

Ya hay un pliego de documentos preparados para afrontar la nueva etapa del ‘procés’, que quiere alcanzar la independencia en 9 meses y tres etapas

Uno de los documentos, a los que ha tenido acceso El Confidencial, detalla que un grupo de ‘patriotas’ se encargará de redactar la Constitución catalana. “Los redactores de la Constitución han de trabajar para elaborar un texto constituyente respetando los resultados del mutirreferéndum que genere el máximo apoyo posible. Por este motivo, es preciso que los redactores de la Constitución aprueben la propuesta de la Constitución con una mayoría reforzada. Respecto al referéndum de ratificación, se pide una aprobación con el 50% de los votos + 1”, dice el ‘Documento de consensos a ratificar por las entidades’.

No deja de llamar la atención que un aspecto de tanta trascendencia y que tiene que generar consenso en la sociedad (so pena de provocar una fractura social) como el de decidir la ruptura con España, se despache con un apoyo de mínimos. Y, sin embargo, el texto legal que se presenta a votación ha de salir adelante con ‘mayoría reforzada’. Claro que todos los redactores serán exclusivamente independentistas, por lo que su acuerdo sobre los términos del texto no tendrá muchos problemas para ser consensuado.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios