Perfil: Matamala, el empresario y gran amic que acompaña a Puigdemont a Dinamarca. Noticias de Cataluña
lo ha acompañado en bruselas

Matamala, el empresario y 'gran amic' que acompaña a Puigdemont a Dinamarca

Desde febrero de 2015 es administrador único de Incatis SL, una empresa que se encarga de organizar ferias de producto y gastronómicas

Foto: Josep Maria Matamala, alias 'Jami', acompaña a Puigdemont a Copenhague. (EFE)
Josep Maria Matamala, alias 'Jami', acompaña a Puigdemont a Copenhague. (EFE)

Carles Puigdemont ha aterrizado en Copenhague. A primera hora del lunes, en el primer vuelo de Ryanair desde Bruselas y acompañado de un escolta y un empresario. ¿Quién es este último? Se trata de Josep Maria Matamala Alsina, el 'gran amic' del expresidente de la Generalitat, que lo ha acompañado en todo momento en su periplo belga, que arrancó unos días después de que el Parlamento, entonces presidido por Carme Forcadell, aprobara la declaración unilateral de independencia bajo la sombra de la activación del artículo 155 de la Constitución.

[Siga en directo el paso de Puigdemont por Copenhague]

Matamala, al que cariñosamente se le conoce como 'Jami', es desde febrero de 2015 administrador único de Incatis SL, una empresa que se encarga de organizar ferias de producto y gastronómicas, y que en octubre de 2016 se encargó de la organización del sexto Salón del Ocio Creativo organizado por el Ayuntamiento de Girona. Precisamente en el ayuntamiento gironés estuvo el propio Matamala, años atrás, donde ejerció de concejal entre 1987 y 1995, cuando la alcaldía la ostentaba el socialista Joaquim Nadal —quien después, por cierto, fue consejero de la Generalitat durante el Govern de Pasqual Maragall—.

Ahora gran amigo del ex 'molt honorable' Puigdemont, la relación entre ambos se remonta a principios de los noventa, cuando este todavía ejercía de periodista. En un artículo, el expresidente de la Generalitat criticaba al entonces candidato por CiU a la alcaldía de Girona, Josep Arnau, una pieza que molestó a Jami, quien fue a verlo. De este inicial desencuentro nació la amistad que aún los une.

En 2006 CiU vio cómo el que había sido elegido como candidato a la alcaldía, Carles Mascort, decía adiós tras haber recibido amenazas de muerte y dejaba al partido sin alcaldable. La sorpresa llegó cuando se decidió que el que sustituiría a Mascort fuese Puigdemont, un candidato independiente sin pasado político, que hasta ese momento ejercía de director de un semanario catalán escrito en inglés. Aunque no fue en este caso Matamala quien persiguió a Puigdemont: lo hizo Jordi Xuclà. Y costó que desde Barcelona se aprobara a Carles Puigdemont como candidato, dado que, según cuenta el 'Diari de Girona', Artur Mas no estaba convencido.

Finalmente, la opción de Puigdemont no le salió mal al partido y Matamala, integrado en el grupo municipal de CiU desde antes de conocerse, decidió echarse a un lado y abandonar sus responsabilidades en el comité local de la formación. A partir de entonces, la relación entre Puigdemont y Matamala deja de ser política y profesional, y este pasó a ser consultor, confidente y 'gran amic' de aquel.

Fue con Matamala con quien Puigdemont compartió un café en Bruselas mientras Oriol Junqueras y los 'exconsellers' declaraban en la Audiencia

Antes de aquel polémico café que Puigdemont compartió con Jami en Bruselas mientras en España Oriol Junqueras y ocho 'exconsellers' catalanes acudían a declarar en la Audiencia Nacional, la amistad que los une se demostró cuando sobre Puigdemont planeaba la posibilidad de sustituir a Artur Mas. Matamala, que estaba con su esposa de camino a Santa Coloma, recibió una llamada de Carles, quien le pedía que se encargara de cuidar a sus hijas porque tenía que viajar "urgentemente" a la Ciudad Condal. Poco después y en tono confidencial, este le explicaba a Matamala que existía la posibilidad de que se convirtiera en 'president' de la Generalitat.

"Está preparado", dijo entonces su amigo de él. Matamala aseguraba que nunca dio Puigdemont una muestra de nerviosismo, a pesar de la responsabilidad que le llegaba con la presidencia de la Generalitat catalana. Casi dos años pasaron desde este momento hasta el famoso café de la cafetería Karsmakers de Bruselas, hasta las navidades que Puigdemont pasó, en una mansión cerca de Amberes, junto a su familia y su amigo, casi parte de su familia. Y algo más de dos años desde que Puigdemont llegó, contando con el apoyo de Matamala, al Palau hasta el momento en el que aterrizó, acompañado del mismo Matamala, en el aeropuerto danés.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios