PACTO DE LA CONSEJERA CHACÓN CON LA ANC

Ruido de sables en la Generalitat: cómo quieren sacar a Torra de la presidencia

En gran parte de los sectores políticos catalanes existe el convencimiento de que la legislatura de Torra está próxima a acabar, aunque él mantenga lo contrario en público

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra, acompañado por la 'consellera' de Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, acompañado por la 'consellera' de Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón. (EFE)

La proximidad de las elecciones municipales y europeas ha traído movimientos subterráneos en el PDeCAT, la formación sucesora de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), cuya actividad y perfil ha sido casi anulado por la pujanza de Junts per Catalunya (JxCAT) y por la Crida Nacional, ambas plataformas lideradas por el fugado Carles Puigdemont. Pero en realidad el PDeCAT es el único partido con cara y ojos que da apoyo al 'president' Quim Torra, ya que ERC es un simple socio que mantiene una tensa relación con los partidarios de Puigdemont.

En gran parte de los sectores políticos catalanes existe el convencimiento de que la legislatura de Torra está próxima a acabar, aunque él mantenga lo contrario en público. En conversaciones informales, los propios dirigentes de los partidos soberanistas admiten que el 'president' dice que su situación es poco menos que insostenible: existe una preocupante paralización del Ejecutivo y además no ha aprobado ni una sola ley en el año que lleva de máximo mandatario. Y ello ha hecho que comiencen a trazarse algunos movimientos de fichas para sustituirle.

Uno de los nombres que más suena es el de la actual consejera de Empresa, Àngels Chacón, que sería la persona de confianza de David Bonvehí, líder del PDeCAT, para sustituir a Torra. Y ello por varios motivos: primero, porque el partido quiere más protagonismo en la escena política catalana. Sus cuadros y su estructura es la que aupó a Puigdemont, pero éste siempre ha minimizado, cuando no ridiculizado, al partido; en segundo lugar, en correspondencia a su aportación, el PDeCAT quiere asegurarse que el próximo 'president' sea de su confianza. Torra, por ejemplo, no es militante de la formación. Simplemente fue puesto ahí por su vinculación con Puigdemont y por el mínimo rechazo que despertaba en el resto de formaciones independentistas; y tercero, Chacón es una mujer y los posconvergentes quieren jugar la baza de que sea la primera mujer en presidir la Generalitat.

Para jugar esa baza, ya han comenzado a moverse fichas en el complicado tablero catalán. Fuentes bien informadas señalan a El Confidencial que Chacón ya podría contar con la anuencia de la Asamblea Nacional Catalana (ANC). Es un intercambio de favores o un cambio de cromos. "Chacón le hizo el favor de imponer el voto electrónico y prohibir el voto en papel, que es el más seguro, en las elecciones a las cámaras de comercio", subrayan las fuentes. Así, estas elecciones fueron ganadas con una justa mayoría absoluta por las candidaturas independentistas auspiciadas por la ANC. Los resultados están bajo sospecha. Desde las listas no independentistas aseguran que los números no cuadran. "Al menos dos grandes grupos de empresas que emitieron más de cien votos cada uno se han encontrado con que se contabilizaron apenas unas decenas de ellos. ¿Dónde están los demás? ¿Si se emitieron los votos y no fueron contabilizados quiere decir que hubo tongo?", explica una fuente de una de las candidaturas a la Cámara de Comercio de Barcelona.

Los sindicatos no tragaron

"De lo que se trató es de un pacto subterráneo. Tú me haces el favor de facilitarme el camino en las cámaras y yo te doy mi apoyo", escenifica una fuente consultada por este diario. Lo cierto es que el voto electrónico fue crucial para la victoria 'indepe', ya que su emisión tampoco se puede controlar y, a pesar de que está prohibida por ley la cesión de voto, se tiene constancia de que se ha hecho.

En las elecciones sindicales celebradas hace dos meses, el Govern quiso implantar el voto electrónico. Pero los sindicatos no se fiaban de la limpieza de ese escrutinio. Chacón se obstinó en tirarlo adelante, pero los máximos dirigentes sindicales de UGT y CCOO se reunieron con el vicepresidente del Govern, el republicano Pere Aragonès, y la medida se anuló.

"El voto electrónico es un sistema que tarde o temprano se implantará. Pero hay que vigilar que tenga todas las garantías que tiene el voto presencial o el voto por correo. En primer lugar, ha de garantizarse la confidencialidad del mismo y que no es manipulable. Y en segundo lugar, se debe saber si se elimina todo rastro del voto para garantizar esa confidencialidad", explicó a El Confidencial Núria Solé, secretaria de Organización de la UGT.

Para la dirigente sindical, la implantación del voto electrónico "no puede ser una imposición de una parte sobre la otra, sino un tema de consenso. La Administración ha de facilitar todos los medios y siempre, siempre, se ha de huir de la imposición. En el ámbito sindical, acordamos crear un grupo de trabajo donde estén todas las partes implicadas, también las patronales, para consensuar el tema". CCOO y UGT coinciden al 100% en el posicionamiento sobre el particular.

En el ámbito de las Cámaras de Comercio, no hubo consenso posible: Chacón eliminó de un plumazo la seguridad del voto presencial en papel y urna y el voto por correo y obligó a todos a tragar con el voto electrónico, lo que ha levantado sospechas de pucherazo y que algunos de los candidatos estudian llevar a la Fiscalía. Pero, según las fuentes consultadas, ese 'trágala' le sirvió para obtener el apoyo de la ANC en su carrera hacia la presidencia de la Generalitat.

Peligra la presidencia del PDeCAT

Sin embargo, no es solo la consejera de Empresa la que mueve ficha. Artur Mas (que está inhabilitado hasta marzo del año que viene) es otro de los que mantiene muchos contactos con el mundo económico y político para diseñar su vuelta triunfal a la política en forma de redentor que viene a salvar la situación de caos y radicalización.

También suena el nombre de Elsa Artadi, la hasta hace poco consejera de vicepresidencia y portavoz del Govern y ahora segunda en la candidatura de JxCAT al Ayuntamiento de Barcelona (tras Joaquim Forn, que está encarcelado y, por tanto, no podría ejercer de jefe de filas). Y en las últimas semanas ha sonado incluso el nombre de Lluís Recoder, exalcalde de Sant Cugat y exconsejero de Territorio. Recoder fue el artífice de la venta de ATLL a Acciona por sorpresa (la mayor privatización de una empresa de la Generalitat en toda la historia), con un Govern en funciones. El nombre se ha posicionado entre algunos cuadros del PDeCAT como un candidato "potente".

Estos movimientos hacia el poder en la Administración se complementan con otros movimientos subterráneos para hacerse con el control del PDeCAT: el actual consejero de Interior, Miquel Buch, es, por ejemplo, uno de los nombres que suenan como sustituto del propio Bonvehí al frente del partido. Buch, que había presidido la Asociación Catalana de Municipios (ACM), es uno de los 'barones' posconvergentes que podría marcar perfil propio y plantar cara a Puigdemont y a las maniobras desde Waterloo para anular al PDeCAT.

"Pero todo depende de cómo sean los resultados de las elecciones municipales y europeas. Si Puigdemont saca dos eurodiputados, como va diciendo al partido, su figura se verá reforzada después del 26-M. Si no saca escaño, su carrera estará cerca del final", admiten en el entorno del PDeCAT.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios