EL PARLAMENT, EN UN PUNTO DE NO RETORNO

Cataluña, al borde de la fractura: “Vetaron a Iceta porque no les gusta cómo piensa”

En las filas socialistas, la lectura unánime que se hace del cierre de filas del independentismo es que "temen una solución política al conflicto. Quieren seguir con el bloqueo"

Foto: El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, durante el pleno del Parlament de Cataluña. (EFE)
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, durante el pleno del Parlament de Cataluña. (EFE)

La decisión de los independentistas de vetar, por primera vez, a un senador autonómico es una línea roja de la política que puede marcar un antes y un después en la política catalana. Cataluña jamás había vetado el nombramiento de un senador autonómico. Miquel Iceta no será senador —ni, de rebote, presidente del Senado— porque el independentismo ha querido bloquear las instituciones del Estado. Cataluña se asoma, así, a un punto de no retorno. A una fractura total en el ámbito político que puede traducirse más tarde en una peligrosa fractura social.

En el Parlamento catalán, JxCAT, ERC y la CUP no permitieron que el socialista fuese nombrado senador “porque no les gusta cómo piensa. No les gusta a ellos, pero sí les gusta a más de 600.000 catalanes. Este jueves, hemos asistido a un pleno parlamentario donde se vuelve a machacar a las minorías”. Así lo afirma con contundencia un alto cargo del PSC a El Confidencial.

A primera hora, se ha conocido quienes serán las propuestas que este viernes aprobará la ejecutiva federal del PSOE, convocada a las 12:30: la ministra Meritxell Batet presidirá el Congreso y el filósofo Manuel Cruz, el Senado.

“En mayo de 2018, con el 155 en vigor, el Parlament dio luz verde a Lorena Roldán como senadora de Ciudadanos. ¿Qué ha cambiado desde entonces? Que Pedro Sánchez es ahora presidente y hay en Madrid un Gobierno que quiere dialogar”, explica a El Confidencial un alto cargo del PSC. La conclusión es lógica: “Los independentistas tienen miedo al diálogo, porque el diálogo es lo único que se debe ofrecer en esta situación y eso no les satisface”. Ese miedo al diálogo se produce, además, por el hecho de que “se ofrece dentro de la ley. Y no se lo pueden explicar a su gente. Por eso, la negación al diálogo es la única manera que tienen de sobrevivir. Necesitan seguir teniendo a un Mariano Rajoy enfrente y no a un Pedro Sánchez que puede encontrar una solución”.

Cataluña, al borde de la fractura: “Vetaron a Iceta porque no les gusta cómo piensa”

En las filas socialistas, la lectura unánime que se hace del cierre de filas del independentismo es que “temen una solución política al conflicto. Quieren seguir con el bloqueo. Nosotros, si algo es bueno para el conjunto de la sociedad, no bloqueamos nada”.

El diputado José Zaragoza respondió en las redes sociales reproduciendo una frase del propio Quim Torra: “Carroñeras, víboras, hienas. Bestias con forma humana, que destilan odio”, había escrito el ‘president’. Y así se lo recuerda el diputado socialista. Además, este miércoles, Torra se había jactado de que “hemos acabado ya con Miquel Iceta”. Y Zaragoza le responde con dureza: “Se comienza negando la humanidad y después se acaba con ellos. Solo saben odiar”.

Un derecho vulnerado

El exdiputado ecosocialista Joan Coscubiela lanzaba algunas consideraciones. Rival de los socialistas, recuerda Coscubiela que el reglamento asigna a cada grupo parlamentario un cupo de senadores. “Una vez los grupos han designado a sus candidatos y se hacen públicos sus nombres, el presidente del Parlament convoca el pleno para que este ratifique la designación efectuada por cada grupo. Insisto: quien elige son los grupos y el Parlament solo los ratifica”. Añade el ecosocialista que el pleno no debe dejar de ratificar lo que cada grupo elige “porque ello significaría hurtarles su derecho a la designación de los futuros senadores”. Además, recuerda que el pleno no puede elegir a otra persona distinta a la que propone un grupo parlamentario “porque así lo establece el reglamento y el acuerdo de la Mesa, y tampoco puede dejar a ningún grupo sin senador/a que proporcionalmente le corresponde”.

Además, el exdiputado remacha que “si el pleno impide las elecciones de un senador o senadora propuesto por el grupo al que le corresponde hacer la designación, está vulnerando el derecho de representación política previsto en el artículo 23 de la Constitución. Este derecho a la representación política no puede ser limitado por ninguna decisión ‘soberana’ del pleno del Parlament, salvo que se considere que las mayorías lo pueden todo, incluso impedir el ejercicio de los derechos de las minorías”.

Cataluña, al borde de la fractura: “Vetaron a Iceta porque no les gusta cómo piensa”

Se trata, pues, de un atropello ‘totalitario’ de los derechos políticos. Y no se ha roto solo una tradición (desde 1980, jamás se había vetado a un aspirante a senador, máxime cuando reúne las condiciones de elegibilidad). Según Coscubiela, “no se trata, como se ha argumentado, de ninguna norma de cortesía parlamentaria, ni de buenos modos, ni de buena predisposición ni de negociaciones políticas. Quienes ostentan un derecho constitucional no tienen ninguna obligación de negociar su ejercicio”.

Lo malo es que el veto a Iceta “genera un precedente que nos conduce a la antidemocrática situación por la que la mayoría podría, siempre que le apeteciera, impedir que los grupos minoritarios puedan designar a sus senadores/as”. Y zanja: “La mayoría, por muy mayoría que sea, no puede impedir con su voto el ejercicio de los derechos reconocidos por la ley. Al menos, en democracia”.

El PSC ya interpuso recurso ante el TC, lo que es duramente criticado por los independentistas (que consideran que el recurso de Iceta es judicializar la política, pero no los recursos de los independentistas ante los tribunales). Para el abogado Carlos Sánchez Almeida, “el respeto a la Constitución no es cortesía, sino el imperativo que sustenta las instituciones”. En declaraciones a este diario, Sánchez Almeida señala que el recurso “está muy bien fundamentado” y hace hincapié en que el formato del voto electrónico permite el voto en contra, por lo que “se puede privar al único grupo parlamentario legitimado para proponer a Iceta de este derecho”.

Desde el punto de vista técnico y jurídico, “este es un tema muy interesante. Y al final del recurso se pide la suspensión de los efectos de la votación para no causar perjuicios irreparables”. El letrado es inflexible en sus conclusiones: “Si un método de votación electrónico no garantiza el ejercicio de un derecho fundamental, tal sistema es nulo. Lo que tiene que fallar el TC va muchísimo más allá de lo que los responsables del veto podrían imaginar”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
63 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios