artadi y aragonés se reunieron el domingo

JxCAT y ERC frenan la búsqueda del sucesor de Puigdemont por temor a la calle

Ahora el independentismo asume que hay que pasar página y nombrar lo que la propia Elsa Artadi definió en la televisión pública catalana como un “presidente de verdad”

Foto: Los Mossos d'Esquadra impiden el paso de manifestantes en las inmediaciones de la Delegación del Gobierno en Cataluña este domingo. (EFE)
Los Mossos d'Esquadra impiden el paso de manifestantes en las inmediaciones de la Delegación del Gobierno en Cataluña este domingo. (EFE)

El pasado domingo por la noche, cuando ya era público y notorio que Carles Puigdemont había sido detenido en Alemania, dos personas se reunieron con todo sigilo: eran la portavoz de JxCAT, Elsa Artadi, y el nuevo adjunto a la presidencia de ERC, Pere Aragonés. Ambos pactaron nombrar un presidente de la Generalitat después de Semana Santa, ante el vacío de poder que abría la detención de Puigdemont, según explican fuentes soberanistas conocedoras del encuentro. Pero entonces salió la CUP reivindicando investir al 'expresident', y con el cadáver político todavía caliente nadie tuvo el coraje de seguir adelante. Al contrario. Al día siguiente, Artadi fue a TV3 y allí abogó por investir a Puigdemont. Lo contrario de lo que había acordado con ERC.

Así que ahora el independentismo asume que hay que pasar página y nombrar lo que la propia Artadi definió en la televisión pública catalana como un “presidente de verdad”. Pero no ahora. Hay que pasar una fase de duelo, que por ahora nadie se atreve a acotar en el tiempo. Puede ser hasta después de Semana Santa, puede ser de dos semanas. Puede ser más larga. Como siempre, el factor clave es el sentimental, por encima del racional. Por ello, tanto la CUP como JxCAT y ERC han optado por esperar a tomar una decisión.

En este duelo el pleno de hoy va a tener la función de misa mayor a favor del difunto político. Se resaltará el derecho de Puigdemont a ser presidente. Pero se evitará designarlo, votarlo o investirlo. Riesgo legal cero, como le gusta al presidente del Parlament, Roger Torrent. Se aprobará una resolución retórica dando apoyo a Puigdemont, y también a los otros presidenciables, Jordi Sànchez o Jordi Turull, cuya investidura ya fracasó.

La inutilidad del pleno de hoy es patente si se consulta la hemeroteca. En el pleno del pasado 1 de marzo ya se aprobó una propuesta de resolución en la que se instaba a “ratificar la confianza a Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat de Cataluña, y exige que cesen las injerencias del Gobierno del Estado ante las instancias jurisdiccionales y el Tribunal Constitucional que pretenden impedir la materialización de esta voluntad democrática de los representantes del pueblo de Cataluña”. Difícilmente en el pleno de hoy se irá más lejos. Y no hace ni un mes. La única cosa que ha cambiado es el contexto. El principal cambio desde entonces es el contexto, es que Puigdemont se encuentra en una cárcel en Alemania. El pleno funcionará como un funeral laico para el hombre que utilizó la cámara catalana para proclamar la independencia el pasado 27 de octubre.

Nadie quiere ser el primero

Con la dimensión mítica que había asumido Puigdemont, nadie quiere ser el primero en dar el primer paso para dar por finiquitada su figura en el sentido político del término. Además, resulta arriesgado hacerlo antes de que se pronuncie el tribunal alemán. Si los jueces germanos optan por extraditarlo a España sin enmendar el auto del instructor del Tribunal Supremo (TS) Pablo Llarena, Puigdemont será un mártir. Si se produce alguna enmienda al mismo, aunque se le entregue igual a las autoridades españolas, Puigdemont será un héroe. En ambos casos, y con el discurso que están construyendo los independentistas, resultará difícil para los partidos de esta opción política presentar otro candidato. Llarena podría ser la solución cuando suspenda en el cargo a Puigdemont y al resto de diputados encausados.

Como nadie quiere dar por acabada la fase de duelo político por la figura de Puigdemont, Llarena podría solucionarlo cuando le suspenda en el cargo

La tentación por parte de todos los partidos será esperar hasta finales de mayo y apurar los tiempos al máximo para que la situación legal de Puigdemont se haya aclarado lo más posible. También para que en el imaginario independentista deje de pesar su detención, el golpe más duro que ha recibido el soberanismo catalán desde la aplicación del artículo 155 a finales de octubre del año pasado.

JxCAT asambleario

Una de las bromas que corrían ayer por el Parlament es que desde la detención de Puigdemont el verdadero grupo parlamentario asambleario no es la CUP sino JxCAT, en la que un grupúsculo de diputados ha tomado el control y actúa por decisiones colegiadas. Elsa Artadi, Eduard Pujol, el vicepresidente del Parlament, Josep Costa y el diputado Quim Torra formarían parte de este directorio de notables que ha tomado el control del grupo, ahora que no está Puigdemont y que dos pesos pesados como Jordi Turull o Josep Rull han sido encarcelados.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios